TV EN VIVO

sábado, 17 de febrero de 2024

PERÚ: ¡Todo está podrido!

Venga ya, a la luz de los últimos acontecimientos, donde las revelaciones de graves escándalos de corrupción y oscuros negociados salen prácticamente todos los días y que envuelven tanto a su desprestigiada clase política como a su sistema de justicia y autoridades electorales, es imposible no hacerse la pregunta de qué hacer con todos ellos y quienes los reemplazarían, porque los que vienen atrás son igual de peores, ya que solo esperan su oportunidad para entrar al Estado y saquearla a mas no poder. Nadie se salva y esto no parece tener solución. Como recordaréis, aquí en Sin Sentido siempre hemos afirmado por ejemplo, que la llegada a Palacio en el 2021 del delincuente terrorista Pedro Castillo (alias Abimael 2.0) fue producto de un grotesco fraude montado por los parásitos caviares enquistados en el JNE, la ONPE y la RENIEC, quienes contaron con la “bendición” de la impresentable JNJ para validar esa burda maniobra, tal como se ha conocido esta semana gracias a las revelaciones de Jaime Villanueva (colaborador eficaz y ex asistente de la suspendida Fiscal de la Nación, Patricia Benavides) quien ha detallado como el cuestionado titular del JNE Jorge Salas Arenas y el fiscal Rafael Vela se confabularon para “asegurarse” que ese burro chotano - un pobre diablo de limitado lenguaje y nula inteligencia - se impusiera a como dé lugar en el ballotage a su contendora Keiko Fujimori, y que hoy está en la cárcel por golpista y ladrón. Asimismo, Vela decidió arbitrariamente no incluir a Castillo por lavado de activos en el Caso de Los Dinámicos del Centro, pero este ‘favor’ obviamente, no lo haría gratis dado que le habría pedido a Villanueva que le pidiera algo a cambio a Cerrón. “Literalmente me dijo ya, vamos a dejar que Castillo se siente en el cargo y se comprometió que no lo incluirían en la investigación. [...] Me pidió que le diga a Vladimir Cerrón que se vea la posibilidad de que en el Congreso se apruebe una ley que permita que los fiscales puedan postular para fiscal supremo acreditando los 15 años de experiencia con su labor fiscal y como profesores, porque él todavía no había cumplido los años para postular como fiscal supremo”, precisó Villanueva. Ya en la reunión con Cerrón, en la casa de la parlamentaria Luque, Villanueva cuenta que llamó a Vela y que en la llamada, la cual fue puesta en altavoz, este le indicó a Cerrón que lo iban a apoyar y que no incluiría a Castillo en la investigación, tal como efectivamente sucedió. No podíamos olvidarnos obviamente en esta oscura trama de esa rata judía de Gustavo Gorriti, quien al frente de IDL (financiado por Soros), hace y deshace a su gusto en la Fiscalía, utilizándolo para sus campañas en contra de sus enemigos políticos. La denuncia es gravísima, pero lo peor es que esos sujetos juntos con otros de su calaña, tanto en los organismos electorales como en el Ministerio Público, continúan libres como si nada hubiese pasado, esperando seguramente dirigir otra fraudulenta elección, esta vez en el 2026 para favorecer a su candidato, que no es otro que ese despreciable asesino de policías y adicto de marihuana Antauro Humala. Sus intenciones están la vista de todos pero increíblemente el Congreso, aparte de unas declaraciones liricas de sus integrantes, no hace prácticamente nada por evitarlo. Como sabéis, toda la podredumbre caviar comenzó a salir a la luz que cuando la fiscal Marita Barreto y su secuaz el coronel Harvey Colchado detuvieron a Villanueva, quienes jamás soñaron, ni en sus peores pesadillas, que “su testigo estrella” que les sirvió para echar de su cargo a la fiscal de la Nación Patricia Benavides, terminaría incriminando a sus amigos y protectores de ambos: los fiscales Pablo Sánchez, Rafael Vela, José Domingo Pérez y el ‘periodista’ Gustavo Gorriti. En efecto, a Villanueva lo convencieron para que se convirtiera en colaborador eficaz y, a cambio de su libertad, incriminara exclusivamente a Benavides para sacarla de su puesto. Lo consiguieron, pero, por lo que ahora se conoce, no fue lo que esperaban ya que este involucró a varios elementos delincuenciales de su entorno caviar en una serie de graves delitos. A inicios de este año, apenas su caso pasó a la fiscal suprema Delia Espinoza, Villanueva, conocido como el ‘Filósofo’, empezó a cantar y confesar hechos que se sospechaban desde hace muchos años, pero que nadie había podido corroborar: durante su gestión como fiscal de la Nación (2015-2018), Pablo Sánchez permitió que Vela y Pérez, digitados por Gorriti, direccionaran el caso Odebrecht en contra de sus ‘enemigos’ políticos. Específicamente fueron dirigidos contra il Capo Della Mafia Alan García Pérez (quien acabó suicidándose cuando iba a ser arrestado por la policía, que lo tenía rodeado en su guarida) y Keiko Fujimori, la lideresa de Fuerza Popular, quien en tres oportunidades fue enviada a prisión injustamente, como así lo consideraron las instancias judiciales que ordenaron su libertad. Las declaraciones de Villanueva - difundidas por la periodista Milagros Leiva en Willax TV - tendrán que ser corroboradas, sin distingo alguno, pero hay varios indicios que le dan plena credibilidad. Una persona clave para desentrañar cómo se fue tejiendo el control político de las investigaciones es el doctor Hamilton Castro, el primer fiscal del caso Odebrecht. Castro fue separado de ese proceso, luego de una discusión que tuvo con Gorriti. La riña se originó cuando el fiscal, quien sostenía una conversación con el ‘reportero’ (por pedido de Pablo Sánchez), se dio cuenta de que este sujeto lo estaba grabando sin su consentimiento. Hamilton Castro era un fiscal discreto y acucioso, que no se dejaba manipular por nadie, mucho menos por un sujeto de lo más ruin y miserable como Gorriti, como él mismo lo dice en su libro ‘Juicios paralelos y procesos penales’. Allí relata: “Un ‘periodista’ de casos emblemáticos acude a la Fiscalía y le explica al fiscal su punto de vista sobre la necesidad de establecer ‘alianzas’ entre medios de investigación y el Ministerio Público (…). Enseguida sugiere que el medio de comunicación al que él representa conozca con antelación los viajes que, por entonces, se tornaban ineludibles”. Castro era un rotundo opositor al acuerdo con Odebrecht. Pero al poco tiempo, cuando se encontraba en diligencias en Brasil, fue separado de su cargo sin ninguna explicación. En su reemplazo fue nombrado Rafael Vela. Luego fue incorporado a ese Grupo Especial el fiscal José Domingo Pérez, a quien se le encargó el caso ‘Cocteles’ de Keiko Fujimori. A partir de allí, Vela y Pérez convirtieron Odebrecht en un caso extremadamente político. Para empezar, llegaron a un acuerdo que favorecía únicamente a la corrupta empresa brasileña. Es más, las declaraciones de los ‘colaboradores eficaces’ se convirtieron en un festival de filtraciones que se entregaban a periodistas amigos. Varios de ellos han contado y demostrado que recibían la información en tiempo real y vía WhatsApp. De hecho, la intención era criminalizar a las personas que ellos investigaban. Muchos de los investigados terminaron presos, pese a que no había denuncia formal alguna, pero luego recobraron su libertad porque sus detenciones habían sido arbitrarias. Por cierto, un socio clave de dichos fiscales fue el juez Richard Concepción Carhuancho, quien, sin el menor rigor de evaluación, aceptaba los pedidos de prisiones preventivas. Lo cierto es que la investigación del caso Odebrecht necesita un cambio radical ya que está totalmente politizado y direccionado para proteger a sus directivos, afectando gravemente los intereses del Perú, por lo que ha perdido toda credibilidad. Lo mismo debe ocurrir en las altas instancias del Ministerio Público. Pero ¿quién hará ese cambio si hasta el mismo fiscal de la Nación interino, Carlos Villena, ha sido mencionado en esta trama siniestra? No cabe duda que frente a lo declarado por Villanueva, hay tres niveles de análisis: el jurídico, que exige pruebas de todo lo afirmado; el político, que evalúa el efecto de las revelaciones; y el mediático, que informa y opina desde la convicción sobre la veracidad de los hechos. Villanueva ha revelado en realidad lo que ya se sabía a sotto voce. El tráfico de influencias, la usurpación de funciones, el cohecho, el desvirtuamiento funcional de los fiscales comprometidos en los casos contra Keiko Fujimori, las investigaciones sobre Odebrecht, el suicidio de García Pérez y el fraude electoral para favorecer a Pedro Castillo ya se intuían. Pero, claro, el nivel de detalle y la precisión de los datos ahora alcanzados además de verosímil resulta espeluznante y lleva a una conclusión inicial: el Ministerio Público estaba criminalmente controlado e instrumentalizado por los caviares, con Gustavo Gorriti a la cabeza de una corrupción sistémica que implica a varios medios periodísticos, decenas de ‘periodistas’ convertidos en activistas y la utilización de audios y videos ilegalmente captados y filtrados para extorsionar a quienes osaran cuestionar a los parásitos izquierdistas, o se enfrentaran a las empresas corruptas. Ante estas evidencias correspondía investigar y sancionar integralmente. Pero con descaro, el Fiscal de la Nación interino acaba armar una farsa: Se investigara por tráfico de influencia y cohecho solo a Pablo Sánchez, Rafael Vela y Patricia Benavides, pero de una forma escandalosa deja fuera de toda investigación a Gustavo Gorriti y José Domingo Pérez pese a todos los indicios y elementos de convicción, cuando debía incluírseles como partes de la misma organización criminal. Además ninguno tiene medidas preventivas, como simples órdenes de arraigo, con lo cual podrían escaparse, ocultar pruebas y dificultar la acción de la justicia. Así hoy solo queda la esperanza de que el Congreso se arme una comisión investigadora que ponga orden; o que el Ejecutivo declare en reorganización tanto a la Junta cuanto al Ministerio Público, porque se está corriendo el peor de todos los riesgos: que los crímenes descubiertos realizados por la podredumbre caviar queden en la impunidad total. ¿Por qué a Benavides se le destituyó del cargo pero a Pérez y Vela ni un mero rasguño? ¿Por qué ese inmundo roedor de Gustavo Gorriti, sigue gozando de impunidad? ¿Dónde están las marchas, los tuits o las reprimendas de la sociedad civil? ¿Están los peruanos todos ciegos o solo tienen sesgos ideológicos? Dada esta inmadurez política y doble moral de la izquierda, resulta oportuno dejar en claro, al menos, dos aspectos esenciales que refieren a como ordenar la justicia. En primer lugar, la justicia antes que buscar una posición favorable a la ideología de turno tiene que ser estricta respecto a las cosas que son incorrectas y denotan una falta de respeto a las leyes. Es decir, si es que X persona, independientemente de su afiliación o postura política, es acusado a un acto criminal, tiene que ser no solo sancionado sino no justificado. Se debería conforme a una correcta noción de justicia, tratar de llegar al meollo del asunto y hacer que impere la ley, no los arreglos afuera de esta. En segundo lugar, la justicia no puede ser de unos solamente. Como puede ser posible que solo para un sector, el de la derecha, es que los mecanismos jurídicos funcionen y para el otro - sus secuaces de la izquierda - se disipen. Desde cuándo la justicia ha de ser doble cara, desde cuándo existen dos varas diferentes para medir el mismo delito. Si es que a un determinado grupo se le impone fuertemente las leyes ha de ser exactamente igual para el otro. No hay razón de ser que sean diferentes, ¿O acaso los peruanos viven en una sociedad que no concuerda con la igualdad ante la ley? En otras palabras, no es una incapacidad o negligencia en el uso del derecho, sino todo lo contrario. Lo que se ve es una directriz sumamente tajante para utilizar la ley conforme esta debe ejecutarse únicamente contra un determinado grupo. Unos gozan de privilegios y tienen corona, pero otros no. En resumen, actualmente existe una manipulación de las normas jurídicas que son únicamente puestas en un grupo político, lo cual evidencia que aquello que poseen las herramientas estatales son los ‘enemigos’. En pocas palabras, la izquierda parasita aún controla las reglas del juego en el Poder Judicial - como en otros organismos del Estado como el JNE - porque de una forma por lo demás inexplicable se lo permite el Congreso, ya que están facultados constitucionalmente para echarlos a la brevedad posible, pero de un forma por lo demás cobarde no lo hacen. Si bien este viernes se acaba de aprobar en la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales la destitución de los integrantes de la JNJ, esta todavía debe pasar al pleno para ver si es aprobado. Sin embargo, aún no hay fecha para que sea vista y donde se debe ratificar su cese e inhabilitación. Repetimos ¿A que están esperando? (Patético como siempre, Gorriti acaba de hacer su aparición, presentándose “como enfermo de cáncer” esperando de esa forma eludir la cárcel donde debía de estar desde hace mucho tiempo ¿Habrá alguien que le crea el cuento?)

martes, 13 de febrero de 2024

EL BARRIO CHINO DE LIMA: Tradiciones propias del Lejano Oriente

A pocos días de que se haya iniciado el Año del Dragón, que mejor ocasión para referirnos en esta oportunidad al Barrio Chino de Lima (利马唐人街 en chino) una zona emblemática del centro histórico de la ciudad, ubicado en los Barrios Altos. Comprende principalmente la primera cuadra del jirón Ucayali, y algunas cuadras del jirón Paruro. Este barrio se originó como resultado de la importante afluencia de población china desde las provincias de Cantón y Sichuán, y otros lugares de China, al Perú para cubrir la escasez de mano de obra en las haciendas costeñas a mediados del siglo xix. Los primeros 75 chinos llegaron al Perú - a la provincia de Cañete y al departamento de Ica - en 1849. Vinieron para trabajar en las haciendas de la costa, donde hacían falta trabajadores debido a la liberación de los esclavos negros. En los 25 años siguientes ingresaron al Perú alrededor de 100 mil chinos, quienes no sólo trabajaban en las haciendas, sino en la construcción de ferrocarriles, en la extracción de guano, y en menor medida en tareas domésticas y como servidumbre. Al terminar la Guerra del Pacífico, la mayoría de los chinos emigraron a las principales ciudades, especialmente a Lima, en donde se formó el asentamiento de cantoneses más importante del país. Los inmigrantes chinos provenían principalmente de la provincia de Cantón y se afincaron principalmente en la ciudad de Lima. Para el año 1854 ya se podía identificar la concentración de inmigrantes chinos en los alrededores de la calle Capón, zona que actualmente conforma el Barrio Chino, colindante con el centro histórico de Lima. El llegar a este lugar me permitió entender más de los lazos que se mezclan en la cultura peruana y la versatilidad que esta tiene, de hecho una de las cosas que me llamó la atención fueron los dos leones que piedra que se encuentran al pie del arco como si estuvieran custodiando toda esta entrada imponente llena de mucha historia para los visitantes. El Arco Chino, por donde se ingresa al lugar, fue donado por la colonia china e inaugurada el 12 de noviembre de 1971 y en su parte superior reza una frase en caracteres chinos: "bajo el mismo cielo, todos los hombres son hermanos". Por cierto, ingresar a la calle Capón es como teletransportarse a una calle de China, donde no solo se pueden ver personas ofreciendo productos chinos, donde los bancos, las tiendas de ropa y cada uno de los negocios que se encuentran allí llevan al mismo tiempo los idiomas español y chino en sus paneles de información. Una cosa que os recomiendo poder revisar con atención son los pisos rojos que se encuentran en la Calle Capón ya que allí van a poder encontrarse con diferentes nombres de personas, familias y parejas esto se debe a que cada una de ellas fueron los donantes para la creación de dichas losetas en el piso. Podría decir que la calle Capón es de alguna manera pequeña pero concisa al mismo tiempo ya que en ella se puede resumir parte de la llegada de los chinos al Perú, por ejemplo os comentó que una de las cosas que circulan en este lugar es un diario escrito totalmente en idioma Chino Mandarín, llamado Man Shin Pao. Para los que no estáis enterados, la calle Capón se denomina así porque ahí era donde se caponaba (castraba) a los cerdos. Hoy se conoce así a la cuadra siete del Jr. Ucayali, pero hasta el año 1909 también abarcaba la cuadra 6, frente al Mercado Central. Actualmente, en el Barrio chino, funcionan diversas sociedades, siendo la principal (y la que agrupa a todas) la Sociedad Central de Beneficencia China del Perú, con su extensa biblioteca y reliquias llegadas del lejano oriente, la cual fue creada oficialmente en octubre de 1882, adquiriendo su local actual en febrero de 1886 (nombrándose desde entonces “Ton Huy Chong Koc”). En ella se conserva un retrato del primer embajador chino en Lima y edictos firmados por el propio emperador. Esta sociedad encarga desde entonces de brindar diverso apoyo solidario a los miembros de la colonia china en el Perú, mediante actividades que los integren. Otras importantes sociedades que aún subsisten y tienen importante labor son Chung Shan que mantiene vivo el arte de la danza del león y dragón; así mismo la enseñanza del kung fu, Cu Con Chau (fundada en 1868), Pun Yui (1888) y el templo taoísta más conocido y frecuentado por los limeños, perteneciente a la sociedad Tung Sing, que es el más antiguo de Sudamérica (1868), donde se le rinde culto a Kwang Kung, deidad protectora de los negocios, el hogar, los artistas marciales y la justicia. Aquí también se lee el antiguo oráculo del I-Ching a la manera tradicional. Según cifras aceptadas por la misma embajada de la República Popular China, se calcula que en el Perú existen aproximadamente 3 100 000 descendientes de chinos, siendo de esta forma más del 9 % al 10% de la población peruana y constituyendo la población más grande de descendientes chinos en América Latina. Cabe destacar que a los restaurantes chinos en el Perú, se les llama chifas. Sin embargo, la comida que sirven es diferente a aquella china que generalmente se puede degustar en otras partes del mundo, aunque los mejores chifas de Lima argumentan que “su sazón es proveniente de la cocina chino cantonesa”. La característica principal de esta comida es que combina por igual sabores dulces y salados. Los platos más representativos son el tallarín saltado, la sopa wantan, el arroz chaufa, el wantán frito, entre otros; así como una variedad grande de bocaditos o dim sum y carnes asadas. El chifa es, para los especialistas, el producto de una calmada fusión entre la cocina de inmigrantes chinos y la cocina criolla peruana formada a partir de ingredientes originarios del Perú y aquellos traídos por los conquistadores españoles luego del siglo xvi. Inicialmente, los inmigrantes chinos llegaron a trabajar al Perú en las haciendas azucareras del norte del país. Luego pasaron a residir y desarrollar comercios diversos en ciudades de la costa peruana, como Lima. Allí, se produjo paulatinamente la gran popularidad y éxito del chifa entre los peruanos, quienes correctamente lo estiman y consideran parte de la culinaria peruana. Actualmente, el lugar se vuelve cada vez más limeño, pero manteniendo su diseño oriental en sus muros, bancas e incluso piso. El aroma a incienso continúa siendo algo característico de la calle, la cual ya no solo es un lugar turístico, sino también una zona comercial y financiera que crece cada día más y más.

sábado, 10 de febrero de 2024

PERÚ: La génesis del ‘outsider’

Como sabéis, las condiciones que facilitaban el ascenso al poder de un ‘outsider’ en el Perú han pasado de ser esporádicas a cotidianas. Con el abrumador aumento de la insatisfacción ciudadana, es más probable que el próximo presidente democráticamente elegido no aparezca aún en las encuestas o que lo haga con un porcentaje ínfimo. Así, cualquier desconocido puede ser presidente. No existe tal cosa como algo parecido a una carrera política desde hace muchos años debido a la desaparición de los partidos políticos tradicionales - barridos en las urnas en medio del descrédito total - y ese camino no va a cambiar en el corto plazo. Por eso, muchas expectativas empresariales están congeladas, nada se transmite mejor que la incertidumbre y los inversionistas lo saben. Pocas cosas deben espantar tanto a cierta parte del ‘establishment’ peruano como la posibilidad de ir a elecciones democráticas en un contexto en el que un Gobierno (que busca mantenerse a como dé lugar hasta el 2026 sin hacer nada) y un Congreso (que no legisla ni fiscaliza, cuyos impresentables integrantes de la peor calaña que uno recuerde, solo buscan beneficiarse económicamente y ser reelectos indefinidamente) son tan equitativamente repudiados, en el que todo desenlace es un albur o una tragedia, en el que nada se puede controlar si se deja que las fuerzas de la historia se desaten. Por eso el ‘establishment’ peruano anda en busca de su ‘outsider’. Al menos eso parece desde hace varias semanas. Alguien a quien aplaudan en algún conversatorio luego de un discurso de superación personal y consigan colocar en algunas entrevistas televisivas en ‘prime time’. Buscan la promesa de un Nayib Bukele peruano, que con certeza pueda enlazar un discurso contra el crimen organizado y con una promesa inequívoca de mano dura. Pero esta búsqueda de cierta parte del ‘establishment’ peruano no deja de ser tan trágica como patética. Es quizá solo una estrategia para no perder poder ni fuelle. Quieren anticipar aquello que por la naturaleza es impredecible e inevitable luego de una conmoción política. Más aún si quien está en búsqueda es el ‘establishment’ peruano que ha dado tantos indicios de estar desconectado de la realidad nacional. El ‘outsider’ que busca debería ser tan disruptivo como mesurado, alguien capaz de agitar a las masas contra la injusticia, pero al mismo tiempo que pueda contestarles el WhatsApp. El requisito entonces es que no sea un ‘outsider’ antisistema como Antauro Humala, a quien odian con toda el alma. El ‘establishment’ peruano ha llegado a la conclusión de que, más que apoyar a proyectos políticos con los que comulgue religiosamente, tiene que buscar alternativas que le permitan controlar las condiciones precarias políticas del Perú. Conservar el poder económico para ellos es lo más importante. Tal como ha sucedido con Dina Boluarte, este camino les ha demostrado que es mejor soportar un régimen impopular, pero influenciable - y manejable - a tirar la moneda al aire. Es por ese motivo que el ‘establishment’ peruano ya no se va a aventurar por el camino de una eventual e imposible victoria de Keiko Fujimori en segunda vuelta, como ha sucedido en todos los comicios en donde ha participado. Ello podría abrirle la puerta a otro desconocido como sucedió con Pedro Castillo - un oscuro y mediocre profesor rural que accedió al poder mediante el fraude con la complicidad de cuestionadas autoridades electorales que increíblemente aún continúan en sus cargos, y que pretendió dar un golpe de Estado para instaurar un régimen comunista, fracasando miserablemente en su intento y terminando a las pocas horas en la cárcel - por lo que para evitar repetir ese escenario, entonces es mejor construir al ‘outsider’ a su medida antes que padecerlo en una elección nada democrática, amañada de antemano por los caviares de la ONPE, JNE y la RENIEC. Sin embargo, el colapso de los viejos partidos que otrora (des)gobernaron el país y el surgimiento en su reemplazo de nuevas “organizaciones políticas” (cascarones vacíos sin ideología ni militantes que solo representan a un grupo de arribistas que pusieron dinero para su inscripción, con el único objetivo de alcanzar algún puesto público - sea el que fuere - para mediante el robo y los negociados en contra de los intereses del Estado, “recuperar su inversión”) no parece alinearse con esta estrategia política. Lo que resulta más previsible es que, en una infinidad de horizontes paralelos con candidatos improvisados y oportunistas de la peor especie, lleguen otra vez a una segunda vuelta candidatos con porcentajes de votación mínimos y bancadas pequeñas. Es decir, un país que continúe siendo más presa de la ingobernabilidad que de la estabilidad. Por eso la estrategia de parte del ‘establishment’ peruano en la búsqueda de su ‘outsider’ es un despropósito anticipado, buscan los medios sin importarles el sustrato. Ninguno de los nombres que actualmente dan vueltas en círculo pueden ganar una elección. Ni López Aliaga que ha fracasado de la forma más clamorosa como Alcalde de Lima, que está convertida en un asco; ni ese cacique provinciano llamado César Acuña que de la forma más ridícula se ha hecho construir una estatua dorada para inflar su enanismo mental; ni tampoco la destituida Fiscal de la Nación Patricia Benavides con muchos cuestionamientos en su contra, quien acorralada ataco sin pruebas a la presidenta, haciéndole el juego a la izquierda parasita y los caviares; ni mucho menos ese cómico ambulante que intenta emular al traidor colaboracionista ucraniano de Vladimir Zelenski (un pobre diablo que fue colocado como “presidente” por los estadounidenses y que hoy envía a la muerte a miles de sus compatriotas a una guerra que siempre la tuvo perdida de antemano), tienen opción alguna por más que algunos medios pretendan imponerlos a la fuerza. En lugar de buscar afianzar las bases de proyectos políticos sólidos, van por apuestas de corto plazo. Buscan capitalizar el desahogo y tratan de importar algún modelo. Admiran a Nayib Bukele que fue reelegido abrumadoramente en El Salvador con el 87%, pero su modelo y su estilo de ‘outsider’ son difícilmente replicables en un país tan diverso como el Perú, en el que los problemas regionales son tan disímiles y las geografías electorales tienen tonos tan marcadamente divididos. Quizá por buscar un ‘outsider’ de mano dura que no les complique la vida, terminen atrayendo, como tantas veces ha sucedido en su historia reciente, un ‘outsider’ que les cause repulsión. Ansían encontrar a un demagogo populista de derecha como el argentino Javier Milei, quien decepciono a muchos ya que en su campaña combatía implacablemente a la “casta” responsable del desastre económico de su país, con quienes hoy cogobierna de la forma más desvergonzada. Con Dina Boluarte en el Perú que se queda en Palacio hasta el 2026 - con el apoyo de un Congreso que no desea dejar por ningún motivo sus inmerecidos privilegios - el ‘establishment’ cree que aún tiene tiempo para lograrlo, pero los plazos se acortan cada día más. Quizá solo les quede apostar por la improvisación, pero ello tiene un costo muy alto, aunque algunos estén más que nunca dispuestos a pagarlo con tal de no perder su cuota de poder... Y la historia volverá a repetirse.

martes, 6 de febrero de 2024

VIRGEN DE LA CANDELARIA: Entre la devoción y el sincretismo

El 2 de febrero es una fecha muy especial para las personas que profesan la fe católica, ya que en ese día se celebra en el Perú y en otros países del mundo la festividad de la Virgen de la Candelaria, o simplemente el Día de la Candelaria, cuyo origen se remonta hasta el siglo XIV. Se trata de una de las advocaciones marianas más importantes que cuenta con una gran cantidad de fieles devotos en todo el mundo. Según la tradición, dos aborígenes ‘guanches’ que pastoreaban su rebaño fueron sorprendidos por la presencia de la Virgen María en Tenerife (España) quien les anuncio una serie de calamidades “si dejaban se seguir las enseñanzas de la Iglesia”. Ella tenía aproximadamente un metro de alto y en el brazo derecho cargaba un niño, quien tenía un pequeño pajarito de oro en sus manos, y una vela en su mano izquierda, según contaron los jóvenes testigos. El relato - real o inventado - de aquel encuentro creo gran conmoción entre los crédulos feligreses por lo que la devoción por esta virgen comenzó a ser tan grande, que no tardó en extenderse y cruzar fronteras hasta llegar al continente americano. Actualmente, la imagen de la Virgen de la Candelaria se venera en la Basílica de Nuestra Señora de la Candelaria, en Tenerife y es considerada, además, como la patrona de Canarias. A ella acuden a diario miles de personas que busca obtener alguna gracia o milagro por su intercesión. Cabe precisar que la palabra candelaria deriva de candelero o candela, que hace referencia a la luz santa que guía hacia el buen camino y la redención, y que aviva la fe en Dios. ¿Qué se recuerda con esta advocación mariana? Principalmente, y según la tradición católica, con la devoción a la Virgen de la Candelaria se recuerda la presentación de Jesús en el templo de Jerusalén luego de su nacimiento y la purificación de María. Con el tiempo, esta festividad logro tener un importante arraigo en el sur del Perú, especialmente en Puno, donde se celebra con mayor fervor y constituye como una de las actividades culturales, religiosas y sociales más importantes del calendario local. Así, es común apreciar cada año cómo en su honor se realiza la tradicional procesión de su imagen, así como un colorido espectáculo que incluye pasacalles y danzas típicas de la región. Esta fiesta congrega a gran cantidad de turistas locales y extranjeros, que incluso llegan a la ciudad con varios días de anticipación para no perderse ninguna de las actividades programadas en honor a la Virgen de la Candelaria. ¿Pero cómo llegó a imponerse en Puno? Cuando los sacerdotes españoles llegaron a la zona en el siglo XVI tanto para extirpar idolatrías como imponer la religión católica a los indios, se percataron que su culto estaba relacionado a las prácticas celebratorias de un calendario ritual agrícola, cuya expresión estaba fuertemente impregnada de danzas y música, donde se adoraba tanto al sol (Inti) como a la luna (Quilla). Por ello para ganarlos a su causa, permitieron que continuasen celebrando sus fiestas, solo que a partir de ese momento estarían dedicadas a la Virgen, a cuya imagen colocaron a su alrededor la corona del resplandor solar, mientras que en la parte baja pusieron a la Luna. Así, mientras veneraban a la imagen, seguirían a su vez adorando a su Inti y a su Quilla. Un sincretismo religioso que se repitió en otras ocasiones - como por ejemplo con Pachacámac, “metamorfoseado” en el Señor de los Milagros, o con el Kuntur (Cóndor) y el Waman (Halcón), antiguas divinidades andinas que fueron incorporadas fácilmente a la imaginería religiosa, representados como Los Arcángeles Arcabuceros de la Escuela Cuzqueña - para “cristianizarlos” al punto que quienes hoy los veneran, no se dan cuenta que en realidad siguen adorando a antiguas deidades indígenas. De esta manera, la advocación a la Virgen de la Candelaria, se convirtió en una de las principales herramientas utilizadas por los evangelizadores españoles para promover la “cristianización” en los Andes y que se centró, en este caso, en el altiplano peruano. En la actualidad, tras el sincretismo generado, las danzas que hacen apología a sus divinidades ancestrales - con la presencia de diablos como sus servidores - se han convertido en parte intrínseca del acervo cultural de Puno.

sábado, 3 de febrero de 2024

PERÚ: El crepúsculo del lagarto

Como sabéis, esta semana, personal del Equipo Especial de Fiscales contra la Corrupción del Poder (Eficcop) y de la policía lideró un operativo para, entre otras medidas, capturar a cinco personas y allanar 17 inmuebles. Los detenidos fueron funcionarios de Provías Descentralizado durante el régimen golpista de Martín Vizcarra: Carlos Revilla Loayza, exdirector; Alcides Villafuerte Vizcarra, exgerente de obras; Elizabeth Ugarte Manrique, excoordinadora de Abastecimiento y Control Patrimonial (Gerencia de Administración); Juan José Enciso Torres, miembro titular de los comités de selección de las licitaciones públicas de la entidad; y el empresario Hugo Javier Meneses Cornejo. Todos ellos integrarían una organización criminal denominada Los Intocables de la Corrupción, dirigida por ese miserable lagarto y que la integran además de su mujer - Maribel Díaz - sus exministros de Transportes y Comunicaciones Edmer Trujillo y Carlos Estremadoyro, asimismo del exasesor de Carlos Revilla en Provías Descentralizado, Hugo Mario Misad, ‘El Turco’. Ellos, según testimonios recabados por la fiscalía, integran además el núcleo delincuencial conocido como Los Moqueguanos, llamados así porque acompañaron a Vizcarra cuando este fue gobernador de esa región y luego, tras el salto a la política nacional de este, fueron convocados para ocupar puestos de mayor jerarquía. La tesis fiscal sostiene que esta organización criminal dirigió las licitaciones de Provías Descentralizado durante la etapa en la que Vizcarra fue ‘presidente’, entre marzo del 2018 y noviembre del 2020. El Ministerio Público ha puesto la lupa en tres procesos -Tintay, Samegua y Pampas - y cuenta con declaraciones de colaboradores eficaces y de testigos protegidos que dan cuenta de cómo había operado esta red. Hay que añadir, sin embargo, que en la época en la que esta organización había operado, Provías Descentralizado llevó a cabo 16 licitaciones y 91 concursos públicos, por lo que no se descarta que los procesos salpicados por la sombra de la corrupción sean más. Según la fiscalía, Revilla había utilizado su cargo como director de Provías Descentralizado para dirigir los procesos de contrataciones públicas a fin de captar el 3,5% del costo de cada convocatoria en coordinación con malos empresarios. Para ello, Revilla había “captado” a Alcides Villafuerte y a Elizabeth Ugarte, quienes, en su condición de gerente de obras y gerenta de administración, respectivamente, se habrían encargado de “la designación estratégica de sujetos que integrarían los comités de selección de las diversas contrataciones estatales de la entidad”. Todo con el pleno conocimiento de Vizcarra. Una vez cobrados los sobornos, Revilla se había encargado de repartirlos entre sus cómplices, incluido el lagarto, a quien, le llevó el dinero a Palacio de Gobierno en varias ocasiones “en maletas y tubos portaplanos” en visitas en las que el golpista ordeno “que se apagaran las cámaras de seguridad para que no quedara registro de los ingresos de Revilla”. Seguramente en los próximos días irá saliendo más información concerniente a este caso y todavía quedan varios puntos por aclarar, como aquella declaración del testigo TP-03-2023 sobre aquellos funcionarios implicados en su relato que “aún se encuentran trabajando y operando en el actual gobierno”. Pero lo conocido hasta el momento demuestra fehacientemente que Martín Vizcarra había repetido las prácticas corruptas por las que se lo acusa en Moquegua (recordemos que está procesado por haber recibido coimas a cambio de los proyectos Lomas de Ilo y Hospital Regional, que se licitaron cuando él era gobernador regional) a escala nacional. Solo queda esperar que el caso avance rápido ya que en la lucha contra la corrupción no puede haber intocables. Esta demás decir que la presente investigación marcara el final de la carrera política de uno de los personajes más oscuros de la historia reciente del Perú. ¿Cómo podemos olvidar que Martín Vizcarra llegó a la presidencia traicionando y complotando contra PPK? ¿Cómo podemos olvidar que Martín Vizcarra uso su poder para pintarse hipócritamente como un paladín “de la lucha contra la corrupción”, cuando robo a manos llenas las Arcas del Estado desde que estaba al frente del Gobierno Regional de Moquegua? ¿Cómo podemos olvidar que Martín Vizcarra busco un baño de popularidad en un referéndum que término aprobando medidas extremadamente dañinas o innecesarias para el país, como la introducción de una reforma electoral, incluyendo la figura de las PASO, que ya han sido derogadas, o cambiando solo en nombre del Consejo Nacional de Magistratura por una Junta Nacional de Justicia integrada de caviares, que le sea leal a sus intereses políticos? ¿Cómo podemos olvidar que Martín Vizcarra fue el primero que introdujo el cuento del adelanto de elecciones, medida que la izquierda parasita mantiene hasta el día de hoy como una propuesta para desestabilizar a todo el país? ¿Cómo podemos olvidar que Martín Vizcarra quebranto el Estado de Derecho y cometió un Golpe de Estado al cerrar de manera completamente ilegal, hecho reconocido por el Tribunal Constitucional, forzando una figura legal de interpretación auténtica de la denegación fáctica, y dejando la cancha libre para que el filosenderista Pedro Castillo intentara replicar la misma jugada años más tarde? ¿Cómo podemos olvidar que tras haber cerrado el Congreso de la República, y gobernar por Decreto por meses, no se vio satisfecho y volvió a antagonizar a los nuevos parlamentarios, demostrando un completo irrespeto por el Poder Legislativo? ¿Cómo podemos olvidar que la gestión de Vizcarra durante la pandemia fue una de las más desastrosas en todo el mundo, llevando a la muerte a 200 mil peruanos por la falta de oxígeno y capacidad del Estado de adquirir vacunas, donde se demostró que a este miserable sujeto le interesaba más vacunarse él mismo en las sombras, que ayudar al resto de peruanos? ¿Cómo podemos olvidar que las medidas optadas por Vizcarra durante la pandemia fueron tan drásticas que se terminó destruyendo el avance de casi 30 años de progreso económico, dejando en la pobreza a millones de peruanos y obligando a una generación entera de jóvenes a tener que abandonar el país? En ningún país del mundo se utilizó la excusa de la pandemia para paralizar por completo la economía, como se hizo en el Perú, cerrando restaurantes, hoteles, centros comerciales, negocios, entre otros, y hasta el día de hoy se pueden sentir las repercusiones de esta decisión. Finalmente, ¿cómo podemos olvidar que incluso cuando fue vacado por el Congreso de la República, movió todo su aparato político de la mano de Sendero Luminoso y de sus ‘camaradas’ caviares para forzar violentas movilizaciones masivas en todo el país, que trajo como consecuencia la caída de Manuel Merino a menos de cinco días de que accediera el cargo? Es innegable que sin Vizcarra habría sido muy difícil tener un Castillo, dado que, al erosionar las instituciones del país, los senderistas vieron una ventana perfecta para instalarse en el poder, mediante el fraude montado por los caviares del JNE, la ONPE y la RENIEC, cuyos responsables de aquel delito increíblemente aún continúan en sus cargos. Una amenaza que sigue latente hasta el día de hoy, ya que intentaran repetir la jugada, permitiendo que un despreciable asesino de policías y adicto a la marihuana como Antauro Humala sea candidato. Sin duda, el Perú de hoy es un país mucho más pobre, fragmentado e inestable que el que Martín Vizcarra recibió cuando asumió la Presidencia de la República. Corresponde a aquellos que defienden la democracia no olvidar el gran daño que le ha hecho este impresentable sujeto al Perú para que toda la sociedad civil en su conjunto se dé cuenta de que ya llegó la hora de que deba pagar por sus delitos... A la cárcel con el delincuente.

martes, 30 de enero de 2024

SALKANTAY: Una aventura ancestral

Salkantay es un gigantesco e imponente nevado que parece estar más cerca del cielo que de la tierra, que fue considerado desde tiempos remotos en el mundo andino como un ícono sagrado. Para la cosmovisión andina, la reverencia a los Apus o montañas sagradas, no pasó desapercibido en el tiempo. Se encuentra en la Cordillera de Vilcabamba, en la provincia de La Convención, distrito de Santa Teresa. Es el 12vo nevado más alto del Perú, y el segundo más alto de la región del Cusco detrás del Ausangate. Su cumbre presenta dos cimas o cabezas; una al lado Este y otra al Oeste, esto es conocida como mole bicéfala. El lado oeste era más esbelto y atractivo que el lado Este, este último a su vez era ligeramente más elevado debido a un serac o bloque grande de hielo fragmentado por grietas. Pero tras el paso de los años y el derrumbe de este serac, la altura quedo prácticamente idéntica en ambas cimas. Desde tiempos inmemoriales, el Salkantay ya era adorado por las etnias que habitaban sus cercanías. Según antiguas crónicas, los incas siguieron adorando a este imponente nevado al cual lo llamaban ‘Apu’, o sea ‘gran señor’, donde los rituales más comunes eran los llamados ‘pagos a la tierra’, el cual consistía en ofrendar maíz, hojas de coca y sangre de auquénidos. Para los incas el Salkantay también estaría implicado en los ciclos vitales del río Urubamba o Willca Mayuc, ya que las aguas de sus deshielos alimentan este sagrado rio. Según una leyenda, “venían las aguas que, fertilizaban a la madre tierra (Pachamama) a través del río Urubamba”, que los incas veían desaparecer en la selva amazónica, sin verlo llegar al océano; por lo que creían que sus aguas regresaban durante la noche a sus nevados sagrados desde la selva en forma de un río celestial, que eran las estrellas de la Vía Láctea. Durante la época colonial se trató de prohibir el culto a las montañas, lo que a los ojos de los españoles era considerada ‘idolatría’. Sin embargo, el culto a las montañas estaba tan arraigado que no pudo ser erradicado y actualmente los pobladores quechuas siguen rindiéndoles culto. Actualmente, el Salkantay forma parte de una ruta de senderismo de 5 días y 4 noches que finaliza en Machu Picchu. Llegar allí es todo un desafío. Esta ruta atraviesa la llamada ‘Abra Salkantay’, en las faldas del nevado a 4630 metros de altitud que conforme se avanza desciende en más de 2000 metros hasta llegar a la selva lluviosa o ceja de selva a unos 2000 metros de altitud. Durante esta caminata se aprecia una serie de cadenas montañosas cubiertas de nieve, lagunas glaciares, pampas, ríos, arroyos y aguas termales. Esta caminata cruza una serie de pisos ecológicos cargados de la más diversas variedades de flora y fauna de donde destacamos a los cóndores andinos, a toda una gran variedad de colibríes y a los osos de anteojos, por el lado de la flora si se es un conocer del tema se pueden apreciar hasta 300 variedades de orquídeas en toda esta zona. A propósito, ¿te has preguntado qué significa Salkantay y cuál es su historia y las fascinantes leyendas que lo rodean? En el idioma quechua, se traduce como “Montaña Salvaje” o “Montaña Inexpugnable”. Este nombre refleja la imponente belleza y la poderosa presencia de esta montaña en la cultura andina. Para las comunidades nativas, el Salkantay es considerado una deidad protectora y una fuente de energía espiritual. Se le rinden honores y respeto a través de rituales ancestrales, expresando así la profunda conexión que existe entre la montaña y las personas que habitan en sus alrededores. Como no podía ser de otra manera, el Salkantay está rodeado de fascinantes leyendas que han sido transmitidas de generación en generación. Estas historias enriquecen la comprensión y el misterio que rodea a esta majestuosa montaña. Una de ellas afirma que es un espíritu protector que vela por el bienestar de las comunidades y la naturaleza circundante. Se cree que su presencia imponente defiende a la región de los peligros y trae fertilidad a las tierras. Los habitantes locales cuentan historias de cómo el Salkantay ha intervenido en momentos de necesidad, protegiendo a las personas y proporcionando prosperidad a la zona. Otra conocida leyenda relata la existencia de un tesoro escondido en sus profundidades. Se dice que a la caída del Imperio Inca, se habrían escondido grandes riquezas en cuevas secretas en las laderas de la montaña para evitar que terminen en manos de los españoles. No es de extrañar que el transcurso de los siglos, codiciosos aventureros hayan buscado estos tesoros perdidos, pero hasta el día de hoy, permanecen sin descubrir. Si te apasiona la naturaleza y la historia, no puedes dejar pasar la oportunidad de vivir una experiencia única en el Salkantay trekking, donde podrás recorrer los impresionantes paisajes de los Andes peruanos, caminar por senderos ancestrales y disfrutar de vistas panorámicas del nevado sagrado. Salkantay es mucho más que una montaña. Es un símbolo de poder, espiritualidad e historia ancestral. Al conocer su significado, explorar su historia y escuchar sus leyendas, nos sumergimos en la grandeza de este majestuoso nevado. ¡Atrévete a descubrir Salkantay y vive una experiencia inolvidable en pleno corazón de los Andes peruanos!
Creative Commons License
Esta obra está bajo una Licencia de Creative Commons.