TV EN VIVO

sábado, 14 de agosto de 2021

PERÚ: Tiempos de oscuridad

Hace unos días atrás, un folklórico personaje, cuyos lazos con Sendero Luminoso son innegables y que fue nombrado primer ministro por Pedro Castillo - fiel discípulo de Abimael Guzmán - dio un lamentable y a su vez preocupante espectáculo en el Cuzco, donde dejando de lado a la policía, hizo su patético ingreso a la antigua capital de los Incas, montado a caballo y rodeado por los ronderos como su ‘guardia personal’, el cual por cierto, no oculta su deseo que 40 mil indios que lo conforman “tomen” Lima en los próximos días - que se muestra reacia al régimen comunista recién instaurado - y convertirlas en milicias armadas con el inocultable propósito de que mediante el miedo y la represión, acallar las multitudinarias protestas que exigen la vacancia del improvisado, y defender su “revolución”. Como podéis imaginar, nos estamos refiriendo al senderista Guido Bellido, quien al igual que Castillo, Cerrón, Bermejo, y toda aquella banda delincuencial que han asaltado el poder, amenazan diariamente y en todos los tonos con disolver el Congreso, para llamar al margen de la ley a una Asamblea Constituyente que redacte una constitución a su medida que les permita eternizarse en el cargo, al cual llegaron mediante el fraude. Es indudable que lo hecho por Bellido de prescindir para su resguardo de los oficiales de Seguridad del Estado en el Cuzco, sienta un precedente nefasto para la institucionalidad del país y pone, además, en riesgo la estabilidad y la estructura del propio Estado. No sorprendería por ello que Castillo anunciase estos días que su seguridad estaría a cargo de sus hermanos, los ronderos de Cajamarca, y así el partido Perú Libre comenzará a conformar una guardia paraestatal acorde a la creación de un Estado paralelo consecuente con la ideología marxista leninista que su grupo terrorista profesa. Como sabéis, ese organismo de fachada de Sendero Luminoso busca construir su propio Estado; para ello necesita construir sus propias fuerzas armadas. Solo así podrá sustituir el “Estado burgués” –es decir, el Estado republicano democrático– por lo que sus partidarios llaman el Estado revolucionario. El peligro es grande. Las organizaciones armadas que no son parte del Estado terminan convirtiéndose en grupos paramilitares. La historia del comunismo está plagada de estos eventos, pero en el propio país andino, hace un par de décadas, Vladimiro Montesinos –quien no era marxista leninista como su tocayo Vladimir Cerrón, pero usaba muchas de las estrategias del marxismo en su afán represor– creó primero el grupo Colina y más adelante el grupo Júpiter. El grupo Colina era una unidad de élite destinada a darle al senderismo de su propia medicina: Montesinos lo creó para responder eliminando senderistas o sospechosos de serlo cada vez que esa organización criminal cometía un atentado. El grupo Júpiter, en cambio, fue más sofisticado; lo conformaban alrededor de 70 policías altamente entrenados y a sueldo del Servicio de Inteligencia Nacional. Su objetivo era prestarle seguridad y proteger la vida del asesor presidencial, así como cada una de las locaciones adonde este se desplazaba. Con el mismo criterio, el de la seguridad personalizada, pero en la lógica del marxismo leninismo, la organización criminal de Cerrón pretende crear para quienes están a cargo de la dirigencia de su partido su propia guardia personal. Para nadie es un secreto que el afán del régimen es formar pequeños grupos de élite cuyos guardias - si acaso terminan siendo todos ronderos de la sierra del Perú o también militantes extranjeros tanto cubanos como venezolanos - quienes obviamente dejarán de lado el látigo y el hacha, y los sustituirán por armas de fuego. Se trata del terror de las milicias chavistas que Castillo busca implantar en el Perú. Y es que su apuesta por tener un grupo armado en las calles del país, paralelo a la Policía, va causando zozobra en la ciudadanía. Esta propuesta tiene como ejemplo a las temerarias milicias civiles de Cuba y Venezuela. Como recordareis, en su mensaje a la nación de 28 de julio, ese individuo, que postuló con un ideario “marxista-leninista-mariateguista-maoísta-Pensamiento Gonzalo”, dijo que expandirá “el sistema de rondas” en todo el país. Una manera de ser recíproco con los que lo apoyaron en el ballotage, ya que este sujeto en algún momento fue parte de las Rondas en su natal Chota, Cajamarca, y las usó como un simbolismo en la campaña electoral.“(La ronda campesina) no es otra cosa que la población organizada para dar seguridad (...) nos proponemos a conformarlas donde no existen e incluirlas en el sistema nacional de seguridad ciudadana en los niveles regionales y locales”, anunció en aquella oportunidad. Sin embargo, Castillo prefiere darles lugar a los ronderos en el sistema de seguridad nacional, cuando solo pueden actuar en sus comunidades, en lugar de fortalecer a la Policía, la entidad formada para dar seguridad a los ciudadanos. Distintos especialistas han advertido que el régimen quiere implementar un grupo paramilitar y, de esa manera, arremeter contra sus opositores, como sucede en Venezuela. El exministro del Interior José Luis Pérez Guadalupe expresó su preocupación. En diálogo con Perú21, dijo que lo que se quiere es conformar un grupo civil que solo responda al gobernante. “Lo que quieren es acabar con toda institucionalidad, igual que en las dictaduras; como sucede en Cuba y Venezuela, los ronderos aún no tienen fuerza pero si la proyección es la milicia venezolana, estamos mal”, refirió. Los grupos armados civiles en Cuba llevan por nombre Milicias Nacionales Revolucionarias. Fueron creadas por el mismo terrorista Ernesto ‘Che’ Guevara hace 60 años para proteger “la revolución” iniciada por Fidel Castro de “una probable invasión de los EE.UU.”, según el oficialismo castrista. Pero, en la práctica, contribuyeron a que la sangrienta dictadura comunista se mantenga por seis décadas en el poder, reduciendo a los opositores. En la década del 70, el fallecido genocida le dedicó unas palabras a su brazo armado, 15 años después de haberlo fundado. “Se expuso ante el pueblo la decisión de armar y entrenar militarmente a los obreros, a los campesinos, a los estudiantes e intelectuales, para que estuvieran en condiciones de ejercer su derecho a defender la soberanía de la patria, a salvaguardar las conquistas de la Revolución y a preservar su porvenir de dignidad y justicia social”, manifestó. Era de esperar que la Venezuela de Hugo Chávez copiara esa idea y en el 2007 formó las Milicias Bolivarianas. La justificación era la misma: proteger el país “de una invasión estadounidense”. Los dos países son socialistas y se oponen a la política capitalista y de libre mercado que rige en los países democráticos. En el régimen chavista, por ejemplo, las milicias civiles son integradas por ciudadanos comunes de todas las edades y son dirigidas por exmilitares. Ancianos, jóvenes, estudiantes, profesionales, desempleados, toda persona es recibida como un potencial soldado, hasta personas con discapacidades físicas. A todos ellos se les proporciona armas de fuego y se les adiestra en combate. A cambio, los voluntarios reciben alimento - que es muy escaso en Venezuela- y otros beneficios de parte de la dictadura. Sin embargo, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha calificado de amenaza a las milicias venezolanas. En un informe publicado en el 2017, la CIDH alertó que el “despliegue de fuerzas militares y milicias civiles armadas ordenadas por el Poder Ejecutivo representa una grave amenaza a los deberes estatales en materia de protección de la seguridad ciudadana y la protección de los derechos humanos”. Asimismo, condenó el entrenamiento militar de civiles por incorporarlos en conflictos armados que solo les compete a militares y la Policía. “La población no debe ser incorporada en ningún tipo de estrategia de defensa interna, así como tampoco debe desvirtuarse el rol de la sociedad en relación con la seguridad de la nación”, concluyó. En ese mismo año, la CIDH alertó que el gobierno chavista de Nicolás Maduro estaba sumando 500 mil civiles armados a la Milicia Bolivariana. “La CIDH expresa su profundo rechazo al llamado a 500,000 milicias civiles, incrementando a niveles alarmantes el índice de civiles que participan de la seguridad estatal. Ya la CIDH ha expresado su más enérgico rechazo frente a medidas que suponen el involucramiento de civiles en tareas de seguridad”, se lee en el informe titulado “Situación de derechos humanos en Venezuela”. Otro de los que afirma que el uso de ronderos para resguardar las calles es una réplica exacta de estas milicias es el ex-GEIN José Luis Gil. Para el policía en retiro, el poder que se pueda ceder a los ronderos es para que el gobierno tenga una protección militar propia. “La primera fase ha sido la toma del poder, la segunda etapa es la implementación de ese proceso y la tercera fase será la consolidación; van a ubicar en el Estado a una serie de personas con ideas determinadas para que avancen con sus proyectos y para eso necesitan una fuerza de seguridad que no sea la PNP ni las FF.AA. en los cuales no confían”, declaró. Por estos días los ronderos se sienten protagonistas. Hace unos días, incluso, realizaron una especie de cumbre en la que ya trazaban que, en el lapso de tres años, habría 40 mil de ellos “custodiando” las calles de Lima. Su vocero y presidente, Víctor Vallejos, es quien aparece ante los medios para recordarle a Castillo su promesa. Por el momento, los ronderos solo usan una penca para resolver las cosas a su manera: con castigos físicos y sin ningún criterio de justicia. De cumplirse el anuncio de Castillo, ¿combatirán a la agresiva delincuencia de la capital con un látigo y un sombrero? Cuesta creer que Pedro Castillo dejará indefensos, y desarmados, a las rondas campesinas, que parecen más dispuestos a servir a el que al propio país. Según Vallejos, esperan recibir de presupuesto “al menos el 50% que el Estado destina para la seguridad ciudadana” lo cual a todas luces es un despropósito. Por cierto, las milicias venezolanas son la copia perfecta de los comités de defensa de la revolución cubana. En Venezuela, a diferencia del Perú, no existían ronderos; había Policía Nacional descentralizada. Hugo Chávez creó las milicias porque empezó a dar de baja a policías y militares para sustituirlos. En principio, estas milicias solo iban a proteger a los funcionarios de altos cargos de gobierno, pero posteriormente Chávez se dio cuenta de que estos sujetos eran tan violentos que podían servir de control social. “Cuando salíamos a protestar pacíficamente a las calles, recibíamos ataques de la policía política del Estado más la fuerza bolivariana” indicó al respecto, Paulina Facchín, abogada venezolana en Derechos Humanos. “En Venezuela estos grupos paramilitares ingresan a las instalaciones de los medios de comunicación y apresan a los periodistas que les son incómodos a la tiranía. Los civiles armados por el régimen chavista tienen libertad para entrar a los canales de televisión para amedrentar a directivos y conductores de programas, amenazando con enviarlos a la cárcel y cerrar la estación televisiva si seguían mostrándose críticos con el régimen. Las armas que manejan son AK-47, granadas y bazucas y los usan a voluntad sin rendirle cuentas a nadie. Solo la Policía debería brindar seguridad en las calles porque sus efectivos están preparados para ello, pero en mi país eso no sucede” agrego. Que este terrible escenario no se repita en el Perú (Llama la atención que al agitador boliviano Evo Morales se le permita inmiscuirse continuamente en los asuntos internos de un país que no es el suyo haciendo apología del delito, y lo que es peor, con todos los gastos pagados por el Estado peruano, alojándose en un hotel de 5 estrellas y con seguridad a cargo de la policía. Y este ¿de que va?) :(

jueves, 12 de agosto de 2021

DENDUR: Ama tu libertad

¿Te gustaría impresionar a esa persona en especial? Entonces, debes saber que muchas cosas influyen para lograrlo, y el aroma es uno de ellos. Por ese motivo, Unique/Yanbal te trae Dendur, ideal para quien ama su libertad y sabe vivirlo a cada momento, donde nada pueda detenerte. Dendur es un homenaje aquel con espíritu aventurero, desafiante e incansable que deja una impresión duradera. Una colonia para aquel que se siente libre, autentico y seguro de sí mismo. Se trata de una fragancia con notas especiadas y maderosas que remiten el poder de los desiertos, la perfecta combinación desafiante en donde destacan los acentos picantes de la pimienta negra y el jengibre, sobre un recio de tabaco, para que eleves la temperatura. Notas frescas y expansivas de la bergamota, mandarina y limón aportan el aire de libertad característico del hombre Dendur. Su increíble aroma se debe a la pimienta negra, aporta notas de calor pero también de frescura intensa; Jengibre, vigorizante, estimulante y con trazas de picante; Tabaco, sensualidad, misterio y un toque de dulzura. Inspirado en las puestas de sol que ve el hombre Dendur en sus viajes. El frasco es de vidrio pintado en degradé traslúcido, el cual es una combinación súper elegante. Cabe destacar que las mejores zonas para aplicarse un perfume son los puntos de pulso. Zonas como el interior de las muñecas y detrás de las orejas son ideales puesto que el calor corporal de esas partes mantendrá la fragancia por más tiempo. Su aroma no puede pasar desapercibido, así que en cualquier lugar que vayas podrás resaltar. Un perfume que combina ingredientes únicos e intensos. Un aroma oriental que representa la libertad absoluta, Si esa es tu personalidad, con un tono desafiante ante cualquier situación, entonces este perfume es para ti. Estamos seguros por ello que Dendur será el complemento perfecto para cualquier ocasión :)

martes, 10 de agosto de 2021

PELEAS DE TOROS: ¿Una “tradición” de Antaño en Arequipa?

Quien visita la Ciudad Blanca, puede encontrar en la Alameda Central de la Av. del Ejercito en el distrito de Yanahuara un curioso monumento dedicado a las peleas de toros, un acto de barbarie a todas luces deleznable que tiene sus seguidores especialmente en el sur del Perú y que se muestran contrarios a su prohibición. Se dice que esta infame celebración nació como una “diversión” de los agricultores arequipeños, pero con el transcurrir de los años se convirtieron en una costumbre infaltable en las festividades, sobre todo el 15 de agosto, mes jubilar de Arequipa. “Esta tradición nace del sentimiento del arequipeño loncco, del cariño y la fuerza de sus animales, como es el toro, que ayudan a los agricultores a labrar la tierra a través de las yuntas, dejando listos los campos para colocar las semillas. La fuerza descomunal de los toros llevó a los hombres del campo a querer demostrar que su animal era el mejor y el más fuerte, iniciando las peleas primero por diversión entre los del mismo establo, luego con los vecinos, entre pueblos, distritos y hoy en toda Arequipa. Por tal motivo, no se puede precisar en qué pueblo nació esta tradición, aunque algunos documentos precisan que en el siglo XIX ya se realizaban estas peleas en la plaza de las Siete Chombas en Yanahuara y en miércoles de Ceniza en Cayma. Anteriormente, los desafíos se hacían de banda a banda, entre propietarios de toros de la margen derecha del río Chili contra la izquierda, hoy en día las peleas son reguladas de acuerdo al peso, edad y cuernos del animal y se realizan para recaudar fondos que son destinados a la ejecución de una obra comunal o apoyo a la ciudadanía. Los toros de peleas tienen nombres singulares como Cien Fuegos, Gran Chaparral, Oro Negro, Lunar de Zamacola, Menelik, Miserable, entre otros que son puestos de acuerdo al pelaje y destreza de cada uno. La Asociación de Propietarios y Criadores de Toros de Peleas es la que se encarga de realizar tres campeonatos al año donde entregan el Astero de plata al ganador, un trofeo preciado por los criadores. Sin embargo, todo el año se efectúan encuentros de ayuda en diversos locales como el Azufral de Zamácola, Menelik de Socabaya, y en distritos como Cayma, Characato, Polobaya, entre otros” podemos leer en una publicación, que no dice una sola palabra acerca del sufrimiento del animal. A modo de excusa y tratando de ‘justificar’ su existencia, un negacionista arguye: “A diferencia de las corridas que se realizan en las plazas de toros, esta es una pelea donde no se ve sangre y el animal no muere, los toros solo miden sus fuerzas y pierde el que sale huyendo de la cancha” manifestó muy suelto de huesos el muy sinvergüenza. Por cierto, este decadente espectáculo fue declarado Patrimonio Histórico de Arequipa al considerar el enfrentamiento entre estos pesados animales “como parte de las tradiciones arequipeñas” (?). Actualmente existen más de 3 mil toros de pelea y unas mil 800 personas se dedican a la crianza de estos animales. "Es una raza de combate, si se prohíben las peleas prácticamente se extinguiría esta raza, además se afectaría a las familias que dependen económicamente de esta actividad"; indicó el susodicho. Sin embargo, desde hace unos años, ha surgido una corriente ciudadana para suprimir - junto con las corridas de toros y las peleas de gallos - este tipo de espectáculos barbaros, llegando a presentar en el 2020 un recurso ante el Tribunal Constitucional buscando que sean prohibidas. Pero como recordareis, luego de cuatro horas de debates, lamentablemente no alcanzo los votos para ser declarados inconstitucionales, lo que implica que estas actividades seguirán siendo consideradas como “expresiones culturales” del Perú. A que no lo entiendo. ¿Desde cuándo el maltrato a los animales pueden ser considerada como “cultura”? Han pasado los años y todo sigue igual. Venga ya, hay que ser unas bestias para gozar con el sufrimiento ajeno :(
Creative Commons License
Esta obra está bajo una Licencia de Creative Commons.