TV EN VIVO

sábado, 17 de noviembre de 2018

PERÚ: La implosión inevitable

En estos días, todos los peruanos son testigos de un patético espectáculo a todas luces previsible: la desintegración de la minúscula bancada oficialista en el Congreso, eufemísticamente llamada Peruanos por el Kambio (PpK), un grupete de tránsfugas, arribistas y oportunistas de la peor especie que se reunieron apresuradamente en torno al conocido lobbysta y Traidor a la Patria Pedro Pablo Kuczynski - quien llego al extremo de hacer coincidir las iniciales de su nombre con el de ese remedo de “partido político” - apenas se enteraron que tenia alguna opción de llegar al poder, tras la exclusión del por entonces favorito Julio Guzmán de la pasada carrera electoral por decisión del JNE. Las ambiciones y ansias de poder de quienes se subieron al coche a último minuto evidencio desde el comienzo la fragilidad y falta de cohesión de sus integrantes, quienes una vez en el gobierno de manera fortuita e inmerecida, solo velaban por sus intereses sin importarles los demás, por lo que como es obvio, no tardaron en surgir las primeras fricciones que se tradujeron en deserciones de sus filas apenas estallaron una serie de escándalos que comprometieron seriamente al propio Kuczynski, quien desesperado ante la posibilidad de ser vacado, indulto ilegalmente a un despreciable genocida como Fujimori, pero ello no evito su salida, solo lo retraso. Aun así, esa burda maniobra abrió las primeras grietas en el oficialismo de parte de aquellos descontentos por tal acto de felonía, quienes lo utilizaron como un pretexto para irse. Traidores y desleales al fin y al cabo, no tuvieron ningún problema en morder la mano de quien les dio de comer - ya que están acostumbrados a hacerlo en su larga y prolífica ‘carrera’ - abandonándolo raudamente a su suerte, buscando el momento adecuado para integrarse a otra bancada y allí repetir el mismo juego una vez mas. Lo extraño es que sabiendo lo que son, haya quienes los acepten. La ignominiosa caída de Kuczynski y la llegada de Vizcarra - alguien tan ajeno a ellos - no vario en modo alguno los planes de esta panda de improvisados, acelerando por el contrario su salida, con mayor razón cuando este se encuentra involucrado hasta el cuello en el Caso Chinchero, cuyas nuevas revelaciones terminaran por hundir a este (des)gobierno. No es de extrañar por ello que la disgregación de la bancada oficialista responda a un problema que ya era visible desde su fundación. “Nosotros somos un gobierno que ni bancada tenemos”, reconoció recientemente el presidente del Consejo de Ministros, César Villanueva. Y como si se hubiesen apresurado a prestarle visos de verosimilitud a la frase, en menos de cuatro días, otros tres integrantes del grupo parlamentario oficialista, siguiendo el camino de otros tránsfugas, decidieron dejarlo. No interesa las razones específicas de tales retiros, pero el síntoma es el mismo: una bancada de gobierno que se va quedando sin miembros y reducidos a la insignificancia a solo dos años y medio de haberse iniciado la caótica administración. El fenómeno, por supuesto, no es nuevo ni exclusivo de Peruanos por el Kambio. Si se observa lo que ha pasado últimamente con la organización delincuencial fujimorista Fuerza Popular en el Legislativo desde que comenzó este periodo de gobierno (de los 73 miembros iniciales, hoy solo conserva 61) y con su cabecilla Keiko Fujimori tras las rejas, su colapso también es inminente, demostrando la fragilidad del sistema político peruano, formado por aventureros sin escrúpulos en busca de fortuna. Como sabéis, tanto Alan García como Kenyo Fujimori eran unos pobres diablos que entraron al gobierno con una mano atrás y otra adelante, pero salieron millonarios luego de saquear a su antojo las Arcas Publicas, así como de los múltiples negociados con grave perjuicio de los intereses nacionales (me pregunto porque nadie quiere investigar los signos exteriores de riqueza del bufón aprista, si es mas que evidente su origen ilícito y a quien la plata no le llegaba sola, sino de la Caja 2 de Odebrecht). El deseo de beneficiarse económicamente de los recursos del Estado una vez llegados al poder es el objetivo primordial de todos aquellos muertos de hambre - sean del espectro político que sean - que crean movimientos formados a su medida, donde prima el caudillismo sobre todas las cosas. ¿Porque no es posible formar verdaderas organizaciones políticas sólidas y durables y no creados únicamente de cara a los comicios? ¿A que se debe esta improvisación en el Perú? Preguntas fundamentales que caben plantear hoy en día al ver lo que esta sucediendo y que es algo se ha repetido infinidad de veces ¿No era previsible dado el caos en que se desenvuelve el oficialismo, que ello iba a ocurrir indefectiblemente en el corto plazo? Y la respuesta es sí. Un enrolamiento de candidatos al Congreso que privilegie el aporte financiero, la popularidad del eventual postulante por razones ajenas a la política (es decir, las figuras del deporte o del mundo del espectáculo) o su cercanía al cabecilla de un movimiento surgido poco más que como una aspiración presidencial tiene altísimas probabilidades de producir un resultado como el que estamos observando. ¿Fue ese el caso de PpK? Por supuesto. No hubo, por ejemplo, mayor cohesión programática o de visión del país entre quienes fueron incorporados a la lista congresal a último momento. Fueron más bien tránsfugas de otras agrupaciones políticas y allegados a Pedro Pablo Kuczynski los que obtuvieron plaza en ella. Tras su forzada renuncia a la jefatura del Estado, para evitar una humillante destitución por el Congreso, acusado de gravísimos casos de corrupción por los que debe terminar en la cárcel, ¿qué cosa podía pasar con toda esa estructura labrada de manera informal y personalista? Vamos, lo que estamos viendo. El desmembramiento de la bancada oficialista, por ello era una implosión inevitable. De esta manera se extingue sin pena ni gloria otra agrupación fantasmal creada apresuradamente solo para las elecciones, terminando posteriormente en desmembrarse ya sea bien por disputas internas, falta de puntos de vista en común, no recibir los ministerios prometidos o simplemente al acercarse los próximos comicios, sus integrantes buscan subirse al coche ganador para seguir disfrutando de las delicias del poder. Y lo mismo cabe decir de lo sucedido con todos los otros proyectos que están corriendo o han corrido una suerte similar. Lamentablemente en países bananeros como el Perú - donde no existen ni por asomo verdaderas organizaciones políticas - será una escena grotesca que se repetirá ad infinitum. De otro lado, de ser aprobada la no reelección parlamentaria en el referéndum del 9 de diciembre, se impedirá que el Parlamento siga siendo su cortijo como hasta ahora, pero a su vez originará la llegada de aventureros sin historia ni experiencia partidaria preocupados únicamente en enriquecerse a costa del Estado, anticipando desde ya que su desempeño y su compromiso durante su eventual gestión legislativa será un desastre total. La solución por ello no es permitir que los actuales continúen en sus curules - como algunos puedan imaginar - sino simplemente clausurar el Congreso de una manera definitiva, ya que ha quedado demostrado que no sirve absolutamente para nada. A por ellos :)

jueves, 15 de noviembre de 2018

3 EN 1: La gota del silencio

Esta es la historia de un icono que se volvió un genérico que se ha convertido en imprescindible incluso en los hogares. Como recordareis, en un capítulo de la serie Boardwalk Empire, producida por Martin Scorsese y adaptada a la televisión por el escritor de Los Soprano, el gánster italiano Gyp Rosetti se vara en la mitad del camino porque las ruedas de su carro están oxidadas. Ninguno de sus matones sabe qué hacer para reparar el daño, hasta que llega un lugareño y le dice que use “3 en 1”. Rosetti, desconcertado, le pregunta al desconocido bonachón a qué se refiere con eso. El interlocutor, aun más desconcertado, le responde con naturalidad que está hablando del aceite 3 en 1. El gánster le dice que no es tan obvio, que “3 en 1” podría ser incluso una pinza; el otro le responde que de ninguna manera. Se despiden, y cuando el desconocido se da media vuelta, Rosetti lo mata con una varilla. Luego de 124 años de historia y con una presencia en más de 60 países, Rosetti debería haber sabido qué es el aceite 3 en 1. Fundado en 1894, contemporáneo de la aspirina, el betún y la Coca Cola, este producto fue creado en los EE.UU. para limpiar, lubricar y proteger. De ahí, el nombre. Empezó con un envase de época en vidrio, con un corcho en la boquilla, pero la dosificación se dificultaba. Luego, llegó la presentación en hojalata, pero se oxidaba. Finalmente, se diseñó el tarro plástico, que sobrevive hasta hoy. Posteriormente, se lanzó una versión en aerosol. Producida originalmente por Home Products, este a su vez fue adquirido por Colgate Palmolive. Entonces, 3 en 1 pasó a manos de Reckitt & Colman (hoy, Reckitt Benckiser), para finalmente, en 1996, quedarse en manos de WD-40, también estadounidense. “Lo que buscó aceite 3 en 1 desde el principio fue mejorar la calidad de vida de las personas disminuyendo el ruido que se genera por las actividades cotidianas. El más común de todos: abrir y cerrar una puerta” dijo el representante de 3 en 1 en el Perú. Hoy, su utilidad en los hogares es tan evidente y es algo que no se puede negar, circulando aproximadamente 18 millones de frascos en el mundo. El principal problema al que se enfrentan son las falsificaciones o competencia desleal, que le quita a 3 en 1 cerca de 20% de las ventas. Además, en mercados como EE.UU. se ha venido presentando un consumo decreciente - algo que no se da en el resto del mundo - a causa de otros productos en aerosol llamados Cleaner. Aun así, 3 en 1 se ha vuelto tan conocido que ni siquiera necesita publicidad. Sin embargo, el reto será la recordación de marca en las nuevas generaciones. “Cuando un producto tiene un costo tan bajo y es tan necesario, se vuelve de impulso, es decir, la gente lo compra porque lo ve”. A pesar de todo, no se descartan estrategias publicitarias a mediano plazo. La idea es que la ‘gota del silencio’ siga sumando años a los 124 que tiene permitiendo que la gente pueda llegar tarde a la casa sin que nadie se dé cuenta :)

martes, 13 de noviembre de 2018

EL METROPOLITANO: Entre el caos y la indiferencia

Nacido para solucionar el agudo problema de transporte urbano de la capital, han transcurrido ocho años desde su creación y ha pasado de ser una solución a convertirse en un nuevo problema, el cual como una pesada herencia, se la deja Luís Castañeda a su sucesor Jorge Muñoz, quien asumirá el cargo de Alcalde de Lima el 1 de enero. Aparte de las incomodidades que sufren sus usuarios y del hecho que el proyecto sigue inconcluso, hay que mencionar los vicios administrativos que han ocasionado que la Municipalidad de Lima haya tenido que pagar millonarias sumas a los concesionarios como ‘compensación’ por un pésimo servicio. Como recordareis, durante la campaña municipal del 2002, cuando Lima ya era una ciudad caótica, el problema del transporte público era un asunto de discusión recurrente. Hasta aquel escenario electoral se rastrean los orígenes del Metropolitano, hoy cuestionado por sus múltiples deficiencias y sus elevadas tarifas. Hace 18 años, el entonces alcalde Alberto Andrade, que buscaba la reelección, propuso crear el primer sistema de buses de la capital, al que bautizó como "Lima Bus". Se calculaba que costaría alrededor de US$ 200 millones. "Es muy sencillo. Es un sistema en el cual en un carril exclusivo van vehículos de más de 160 pasajeros", explicaba. Su intención era replicar las experiencias exitosas de Curitiba (Brasil), Bogotá (Colombia) y de Quito (Ecuador), que ya tenían sistemas similares. La propuesta era rechazada con efusividad por su principal contendor, Luis Castañeda Lossio, quien a la postre alcanzó la alcaldía, hizo suya la iniciativa y la convirtió en su obra emblemática. En el 2004, en su primer mandato al frente de la ciudad, Castañeda convirtió ese proyecto en un "organismo público" y le encargó los estudios para crear el "sistema de corredores segregados de buses de alta capacidad": el Metropolitano. Hoy nadie duda que el sistema sea fundamental, dado que moviliza a más de 600 mil pasajeros al día, pero entre la idea de Andrade y la forma en que fue concretada por Castañeda existe gran distancia. Los estudios preliminares para la ruta troncal empezaron en el 2003, pero se continuaron hasta el 2009, cuando ya había iniciado la ejecución. Se realizaron al menos 23 consultorías: estudios de arquitectura, ingeniería, impacto ambiental, expedientes técnicos, entre otros. La inversión total no está clara, ya que no todas aparecen detalladas en los reportes de gastos de Protransporte ni en sus memorias institucionales. A pesar de todos los estudios previos, la ejecución tomó más tiempo del esperado, ya que se inició en el 2007 y se culminó recién en el 2010. La construcción se dividió en corredores (sur, centro y norte), cada uno subdivido en tramos de distinta extensión. En ese periodo empezaron las denuncias de sobrecostos que la gestión Castañeda, ya en su segundo mandato, justificaba con "modificaciones" al proyecto, incrementos en el precio de los materiales de obra (como cemento y fierros) e incluso con la variación del tipo de cambio. Debido a las ampliaciones de plazo, algunas de las constructoras iniciaron arbitrajes para exigir pagos adicionales, los cuales le fueron otorgados por distintos montos. Terminada la ruta principal entre Chorrillos y Naranjal, fueron los propios regidores oficialistas quienes, ante la evidencia, revelaron que la construcción del Metropolitano había costado más de US$ 300 millones, cuando el presupuesto inicial se había fijado en US$ 135 millones. Igual quedó pendiente la construcción del tramo Naranjal-Chimpu Ocllo (Carabayllo), lo que generó problemas posteriores, ya que hasta ahora no ha sido construida. Las complicaciones, sin embargo, se originaron mucho antes de tener casi lista la infraestructura. El primer gran defecto del sistema, cuyas consecuencias se manifiestan hasta la actualidad, se retrotrae hasta noviembre del 2008, cuando se firmó el contrato del consorcio coordinador de la concesión. Esta instancia, que tiene la facultad de fijar las tarifas del servicio, está conformada por los cuatro operadores de buses que se adjudicaron la licitación en setiembre del mismo año; el operador de recaudo y Protransporte. Cada uno tiene un voto. Debido a ese diseño, en caso existan diferencias con el privado, la posición de la entidad pública siempre perderá por ser minoritaria. Así quedó demostrado en el 2014, cuando los operadores incrementaron el pasaje de S/ 2.00 a S/ 2.50 pese a la oposición de Lima. La situación ha sido similar en la última semana, cuando las mismas empresas acordaron subir la tarifa a S/2.85. Esta vez, sin embargo, el Poder Judicial ordenó que su suspenda el alza mientras se resuelve la controversia en la vía arbitral. A raíz de los problemas recientes se han revelado incumplimientos contractuales por parte de los operadores y de la propia Municipalidad de Lima. La principal demanda de las empresas es que la comuna termine la ampliación hasta Carabayllo. Entre 2008 y 2010, debido a esa obra pendiente, la gestión Castañeda firmó 17 adendas con varias empresas para postergar el inicio de las distintas fases de operación. Se estableció que el plazo de la concesión, que era de 12 años, empezaría recién cuando Lima entregue "la totalidad de la infraestructura", incluido el tramo hasta Chimpu Ocllo. Al no haberse cumplido las condiciones fijadas en ellas, el Metropolitano todavía se encuentra en etapa de preoperación desde el 2010. Según dichas empresas, el no tener el tramo completo ha impedido que la demanda de pasajeros evolucione de acuerdo a lo proyectado y, por tanto, se ha afectado la sostenibilidad del sistema. Respaldados por un estudio de demanda del 2015, sostienen que, para el año actual, la ruta troncal (desde Chorrillos hasta Carabayllo) debería ser utilizada por más de 700 mil personas al día, sin contar los alimentadores. Sin embargo, según cifras de Protransporte, hoy se llega solo a 600 mil entre ambos servicios. Debido a ese déficit y a la obra pendiente, las empresas operadoras han presentado al menos ocho arbitrajes y han ganado compensaciones por más de S/ 467 millones. En la actualidad el Metropolitano funciona con 300 vehículos. La programación de las rutas y la frecuencia de los buses están a cargo de Protransporte, que ha optado por multiplicar sus servicios. Hoy funcionan cuatro rutas "regulares" y 11 "expresos". Las empresas se quejan porque ese diseño operacional no es eficiente porque "dispersa" la demanda y hace que los buses recorran muchos kilómetros vacíos, es decir, se generan gasto en vano. Desde la segunda gestión de Castañeda, pasando por el periodo de Susana Villarán, el argumento para no construir el tramo pendiente ha sido que el municipio no tiene presupuesto. Parte de este problema se rastrea también hasta el 2008. En julio de ese año, según la Contraloría, Lima contaba con S/ 70 millones para ampliar la ruta norte. Sin embargo, el dinero fue reasignado a cubrir "los mayores costos" de otros tramos. El ente de control también señala que en julio y septiembre del 2010, la gestión Castañeda firmó adendas "sin sustento". Debido a ellas los operadores dejaron de pagar S/ 124 millones recaudados en exceso, ya que la tarifa cobrada en el 2010, 2013, 2014 y 2015 superaba el límite permitido (ver recuadro). Ese dinero, que debió ir a una Reserva de Infraestructura y Contingencia, pudo utilizarse para financiar la ampliación de la ruta troncal, que cuesta unos S/ 200 millones. En suma: las deficiencias de origen en el contrato, así como sus modificaciones, han impedido que Lima tenga los recursos y las herramientas necesarios para mejorar el servicio del Metropolitano. Debido a los incumplimientos de los operadores, Protransporte inició el proceso para resolver sus contratos de concesión. Esto podría ocasionar que el servicio se detenga desde el 2 de enero de 2019, tal como lo denuncio el alcalde electo Jorge Muñoz, quien se encontrará con este tremendo problema ni bien asuma la alcaldía. Por lo visto, quienes utilizan ese servicio para movilizarse de un punto a otro de la ciudad, seguirán sufriendo las consecuencias de la incapacidad de su antecesor :(

sábado, 10 de noviembre de 2018

ALAN GARCIA: El siguiente de la lista

Con Keiko Fujimori tras las rejas, y el monstruo de su padre ad portas de regresar a su centro de reclusión en la DINOES tras la anulación de su indulto, ha llegado el momento que Alan García Pérez - protagonista estelar de genocidios y todos los escándalos de corrupción habidos y por haber en el Perú - responda por sus múltiples delitos ante la justicia. ‘Autoexiliado’ en España y al enterarse que este 15 de noviembre tendrá que regresar al país para declarar ante el fiscal José Domingo Pérez por el caso del Metro de Lima (por la cual la constructora brasileña Odebrecht pagó 24 millones de dólares en sobornos al gobierno aprista, según reconocen sus exdirectivos) y temeroso de que si se presenta, pueda dictarse una orden de prisión preventiva en su contra, puso en marcha desde su cómodo refugio en Madrid una campaña de psicosociales afirmando que se estaría preparando “un golpe de Estado” con el claro objetivo de desviar la atención pública, buscando con ello ‘victimizarse’. En efecto, el pasado 1 de noviembre, en una seguidilla de mensajes divulgados a través de su cuenta de Twitter tras la captura de Keiko Fujimori, el bufón aprista planteó una hipótesis temeraria y poco fundamentada. Tras hacerse eco de una afirmación del Fiscal de la Nación, Pedro Chávarry, sobre un presunto interés político coordinado entre el fiscal José Domingo Pérez y el gobierno para ‘tapar’ la investigación del Caso Chinchero, dio por sentado que fueron el improvisado inquilino de Palacio Martín Vizcarra (integrante de ‘Los Cuellos Blancos de Choquehuanca’) y su primer ministro César Villanueva quienes encarcelaron a Keiko Fujimori - cabecilla de una banda delincuencial destinada al lavado de activos de dinero procedente de la corrupción - para luego diagnosticar que se ha “politizado la justicia” y hacerse - dos veces - la pregunta retórica de si ese escenario, el de aplicar la justicia a los criminales convictos y confesos, suponía “una ruptura” del orden constitucional. “¿Es un golpe de Estado?”, escribió. No se estaba refiriendo con esa expresión, a uno de esos cuartelazos que tristemente caracterizaron la historia política de este país de pandereta el siglo pasado, sino al supuesto avasallamiento al que un poder del Estado - el Ejecutivo - podría haber sometido a otro - el Judicial - y a una entidad autónoma como la fiscalía. Un atropello semejante, qué duda cabe, configuraría también una alteración de la institucionalidad… Pero la verdad es que sencillamente no existen elementos que permitan aseverar, con algún viso de seriedad, que tal cosa haya ocurrido, porque aunque Vizcarra lo deseara para frenar las investigaciones del Caso Chinchero, no esta capacitado para hacerlo ya que solo busca sobrevivir políticamente el máximo tiempo posible que pueda. Salvo algunos descerebrados de siempre y los impresentables parlamentarios del APRA, muy poca gente ha prestado credibilidad alguna a la pretendida alarma activada por García. Ni siquiera en el fujimorismo, sus socios del delito y principal interesado en que la prisión preventiva dictada contra la hija del genocida sea percibida como “una medida abusiva”, se han animado a ir tan lejos. El congresista Carlos Tubino, nuevo vocero de la bancada de Fuerza Popular, ha calificado de “imprudente” la agitación del tópico golpista y ha dicho: “Hay que tener el sustento del caso; […] no estamos para ese tipo de cosas”. Daría la impresión, en consecuencia, de que García ha quedado descolocado con su absurda amenaza. En lugar de regresar inmediatamente y ponerse a disposición de la justicia para responder por las múltiples acusaciones en su contra, este vil sujeto parecería haberse lanzado esta vez a una piscina sin agua, arrastrando además a varios de sus compañeros del viejo y desgastado partido de la estrella en el inconducente clavado, producto de la desesperación por el cariz que van cobrando las investigaciones de los aportes y sobornos otorgados por Odebrecht al propio García, por lo que no está en la mejor posición de exigir nada. “García está buscando crear un ambiente de inestabilidad y zozobra para argumentar ‘una persecución política’, preparando las condiciones para evitar regresar al Perú y no presentarse frente a la posibilidad de que la justicia defina una medida de detención preliminar o de una prisión preventiva”, opinó Luís Alberto Salgado, ex procurador público especializado supranacional. “Al afirmar falazmente que ‘se intenta chantajear al Congreso, forzar la renuncia del Fiscal de la Nación, descabezar la Corte Suprema, digitar a los fiscales y comprar opiniones, lo que es un golpe, aunque no use tanques’, lo que está buscando García es crear un ambiente para justificar, su miedo a ser capturado si regresa a raíz de las pruebas contundentes que están llegando del Brasil sobre los millonarios sobornos que recibió de Odebrecht”, aseveró en el programa No Hay Derecho, de Ideeleradio. “Esto es lo que hace que García ataque de esa manera y genere un ambiente de inestabilidad y zozobra frente al Gobierno que lo está combatiendo en lo político. Yo por eso comprendo la reacción de Vizcarra y también se entiende así esta campaña interesada de desprestigio lanzada irresponsablemente desde Madrid, para preparar el camino a ver si le funciona también como en el 92 de decir que es un perseguido político”, declaró. “García Pérez está dando señales de que se le puede venir la noche, porque se comenzaría a hacer justicia y acabar esta trama indignante de impunidad del cual hace gala desde hace tantos años” aseveró. Estimó que il Capo della Maffia habría tenido en mente tres posibilidades frente a un escenario judicial. Explicó que a su juicio el “plan A”, no ser incluido en ninguna denuncia, y el “plan B”, generar una trama, no le ha funcionado. “El plan A era no ser incluido en ningún tipo de denuncia, a raíz del contubernio que tienen con el fujimorismo en el Congreso sus cinco peones, sus cinco congresistas que le sirven para blindar, sobre todo Mauricio Mulder, Jorge del Castillo, Javier Velásquez. Su plan A, que era salir ‘limpio de polvo y paja’ y que no se le incluya para nada, se está cayendo” agregó. “El plan B era que funcionara en el Poder Judicial una trama corrupta, que se les ha venido abajo con el tema de esta investigación que iniciaron en el Callao. Su plan B era que a nivel del Poder Judicial con el exjuez Hinostroza en contubernio con un fiscal como Pedro Chávarry lograra la impunidad a nivel judicial. Eso no ha funcionado”, manifestó. Advirtió que el “plan C” que estaría contemplando García Pérez sería el de advertir de un supuesto “golpe de Estado” para generar un ambiente que le permita no regresar al país. “Y el plan C llega en el sentido de una salida política, a ver si le funciona como sucedió en el año 1992, que a raíz del autogolpe de Estado del 5 de abril de Kenyo Fujimori arguyo que sí había condiciones para alegar que no existía en el Perú garantías jurídicas de ninguna especie, y ahí sí pudo afirmar que se trataba de una persecución política, consiguiendo en tan ansiado asilo político. Eso le funcionó, y ahora quiere que ese mismo plan funcione en el plan C ante la desesperación de ver que sus otros planes no le han dado resultado”, puntualizó. Se pueden criticar los permanentes pronunciamientos de Vizcarra y otros representantes del Ejecutivo sobre la “conveniencia” de que el actual Fiscal de la Nación Pedro Chávarry deje su cargo, con mayor razón cuando este ha declarado como prioridad absoluta de su gestión investigar el Caso Chinchero, donde los peruanos perdieron millones de soles y hasta hoy increíblemente no hay responsables - donde como sabéis, el propio Vizcarra como ministro de Transportes de Kuczynski, aparece seriamente involucrado, al intentar favorecer groseramente al consorcio chileno Kuntur Wasi para que se encargara de la construcción del aeropuerto internacional de Chinchero (Cuzco) intentando presionar al por entonces Contralor General Edgar Alarcón para que aprobará la addenda al contrato original firmada a su favor, el cual iba en contra de los intereses del Perú, por lo que a raíz del escándalo desatado al descubrirse la trama, el contrato fue resuelto y Vizcarra destituido - ello no puede ser una excusa esgrimida por García para evitar rendir cuentas ante la justicia. Trátese de quien se trate - García, Toledo, Fujimori, Kuczynski o Vizcarra - nadie puede creerse intocable como para no responder por sus delitos cometidos, con mayor razón cuando existen pruebas abrumadoras que los comprometen seriamente en sonados casos de corrupción. Dejemos que jueces y fiscales hagan su trabajo - sin amenazas ni presiones de por medio tanto del gobierno como del Congreso - y que les caiga todo el peso de la Ley y sin contemplación alguna a quienes se lo merecen. Basta de impunidad (Por cierto, a modo de respuesta a las medidas tomadas por el Fiscal de la Nación, Vizcarra adelantó este jueves que a pesar de los graves cuestionamientos existentes, el aeropuerto en el Cuzco sí se hará "a partir de este año", dejando entrever el negociado que tiene entre manos, razón demás para profundizar las investigaciones en su contra. No nos extraña por ello la virulenta campaña en la prensa oficialista contra Chávarry para removerlo de su cargo a como de lugar. Por lo visto, García no es el único que tiene miedo) :)

jueves, 8 de noviembre de 2018

MICHELOB ULTRA: La primera cerveza premium diseñada para la vida activa

Tomar una cerveza puede ser divertido si se hace con amigos o para disfrutar de un momento de tranquilidad a solas al terminar la jornada diaria. Pero hay quienes prefieren no hacerlo porque en una botella de 355 ml hay, en promedio, 142 calorías. Un exceso para algunos, ya que equivale a comerse media hamburguesa, con papas fritas y todas las cremas. ¿Pero qué pasa con quienes buscan un balance entre una vida social activa y un cuerpo sano? Para ellos, llegó al mercado peruano Michelob Ultra, una cerveza light superior con tan solo 95 calorías y 2,6 carbohidratos: 51% menos calorías que un cuba libre y 54% menos que una copa de vino*. Es una cerveza premiun de sabor superior, la respuesta que buscan quienes valoran estar en armonía con su cuerpo. Aunque muchos creen que una cerveza con menos calorías pierde su sabor original y les puede resultar insípida, esto no sucede con Michelob Ultra, que se caracteriza por la dulzura y la amargura de su sabor en un mismo nivel. Tiene notas sutiles de cítricos envueltas en un color claro y dorado. Esta nueva cerveza perteneciente al portafolio de Backus Ab InBev, ya se encuentra en su presentación de 355 ml. disponible en autoservicios, supermercados, restaurantes y bares, buscando captar un público que hasta el momento parecía olvidado en el segmento de las cervezas: aquellos que buscan un estilo de vida saludable pero que a la vez se divierten :)

martes, 6 de noviembre de 2018

LIMA: Un patrimonio convertido en cenizas

Una triste imagen nos muestra por estos días la céntrica Plaza San Martín, donde un incendio dejó en ruinas el edificio Giacoletti. Junto al Teatro Colón (1914), el inmueble siniestrado era el más antiguo de esta zona, explica el historiador Juan Luís Orrego. El año de su inauguración, fue premiado por la Municipalidad de Lima con la medalla como la mejor construcción. Los otros edificios que comprenden la Plaza San Martín se edificaron luego de la inauguración de esta, el 27 de julio de 1921, durante la dictadura de Augusto B. Leguía. "Son edificios preexistentes a la Plaza San Martín y corresponden a la República Aristocrática. Son clásicos, academicistas y con connotación afrancesada, como era la moda urbanística y arquitectónica entre finales de siglo XIX y comienzos del siglo XX. Son contemporáneos a las primeras construcción del Paseo Colón y a algunas casonas de la avenida Colmena (Nicolás de Piérola)", indicó. En eso radica su particularidad: los que lo siguieron se enmarcan en el estilo neocolonial. Construido por los reconocidos arquitectos italianos Hermanos Masperi en 1912, el edificio fue nombrado en recuerdo a la confitería del italiano Pedro Giacoletti, que funcionó en el lugar hasta los años 30. Además de dulcería, también fue un bar y la bodega y pastelería Juan Romano, una de las primeras en vender pavos para la cena navideña. Vladimir Velásquez, director del proyecto Lima Antigua, indica que a lo largo de su historia pasó por una importante modificación arquitectónica. “Tenía un decorado en la fachada con elementos modernistas o llamados Art Nouveau, pero en los años 40 se eliminan estos detalles artísticos para tener un diseño un poco más plano y regular a los otros edificios que rodean la plaza. Es el diseño que se conservaba hasta la noche del incendio” detalló. Todavía no se conoce con precisión qué inició la emergencia, pero Defensa Civil de la Municipalidad de Lima no descarta que se haya tratado de un incidente en la cocina de la pollería Rocky's, la cual operaba desde el año 2012 en la primera planta del histórico inmueble. Precisamente este detalle es lo que el historiador Orrego califica como negligencia. En su opinión, no se debería permitir negocios relacionados con la cocina en edificios declarados patrimonio. "Está demostrado que ciertos tipos de negocio no se pueden colocar en edificios históricos porque estos son vulnerables por su antigüedad, arquitectura y el material con el que están construidos. Si instalamos pollerías o de carnes, donde hay hornos y ductos que tienen que ser mantenidos escrupulosamente porque son bombas de tiempo, estas cosas ocurren", enfatizó. A esto se suma la pérdida de patrimonio histórico de la ciudad por incendios ocurridos en el Colegio Real, una casona de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, en abril de 2015; y de la casona de 90 años de antigüedad situada en la Plaza Dos de Mayo (octubre de 2014) y que aun no han sido reconstruidas. Y así como estas, existen muchas edificaciones antiguas en Lima en grave riesgo. Pero ¿que esperan las autoridades para actuar? Sucede que el 70% de los predios históricos son de propiedad privada y toca a sus dueños recuperarlas. Sin embargo, debido a la inexistencia de incentivos tributarios que faciliten la inversión en estos inmuebles, simplemente no los hacen, por lo que acaban deteriorándose. A ello debemos agregar la antigüedad de los edificios, por lo que es muy complicado y costoso restaurarlos, ya que al ser monumentos históricos deben tener autorización de las autoridades para ser reconstruidos utilizando los mismos materiales de construcción con el que fueron levantados con el objetivo de respetar su apariencia original. Eso cuesta mucho dinero y junto con los interminables trámites burocráticos, terminan desanimando a muchos. Según Luís Felipe Villacorta, viceministro de Patrimonio Cultural del Ministerio de Cultura, su entidad "no puede invertir en predios privados porque existen muchos entrampamientos. Estos predios están tugurizados, tienen más de un propietario y muchos tienen condición de ruinas", explicó el viceministro. “A ello debemos agregar que todos los incentivos legales y tributarios para promover inversiones no se aplican para los predios privados” aseguró, y puso como ejemplo que ni las donaciones culturales ni el régimen de obras por impuesto son aplicables para que una empresa invierta en la restauración del edificio Giacoletti a cambio de beneficios tributarios. “Ambos mecanismos solo permiten invertir en bienes de propiedad del Estado o de organismos sin fines de lucro”, señaló. La opción que queda es la expropiación del predio. Según la Ley del Patrimonio Cultural, esto se puede hacer cuando el monumento está en peligro y el dueño no puede recuperarlo. Sin embargo, este es un camino más engorroso. “Lo ideal es que el dueño invierta su dinero en su predio, que es monumento histórico. Y para eso, el sistema debe cambiar, de modo que se le dé más facilidades para invertir en este, algo que no existe hoy en día”, aseveró. No cabe duda que el Giacoletti se ha convertido en otra “torre” más caída del damero que es el Centro Histórico de Lima. Ya han caído (se han incendiado) otras quince edificaciones en los últimos seis años. De las 660 reconocidas oficialmente, el 83% corre el riesgo de incendiarse o desplomarse. Debido a ello, ya en el 2008, Lima entró en la lista negra de los cien monumentos del mundo más amenazados en su conservación que elaboró la ONG internacional World Monuments Fund (WMF). Esto para llamar la atención de las autoridades. Han pasado diez años, y se persiste en el error, incendio tras incendio, derrumbe tras derrumbe. Hay intenciones de recuperar y dar valor al centro histórico. El Banco Interamericano del Desarrollo (BID) anunció el 2012 un préstamo importante de 40 millones de dólares para la primera etapa de recuperación, pero Castañeda no lo solicito porque no podría desviarlo para otros fines ajenos como es su costumbre. Toca ahora a la nueva gestión de Jorge Muñoz hacer realidad estos planes apenas entre al municipio. De lo contrario, se corre el riesgo de perder la memoria de esta ciudad rica en pasado. El fuego y el abandono no deben acabar con ella :(
Creative Commons License
Esta obra está bajo una Licencia de Creative Commons.