TV EN VIVO

sábado, 6 de agosto de 2022

PERÚ: Todo tiene su límite

Curioso y triste escenario a su vez, se vive en el país andino. Si el Perú tuviera hoy a Keiko Fujimori en la presidencia y no a la dupla Castillo/Cerrón, con todo lo que ahora se está viendo en asuntos de corrupción, ineptitud e infiltración de terroristas en el sector público - lo que demuestra su abierta afinidad con Sendero Luminoso - ya habría sido expectorada hace mucho tiempo de la presidencia. Quizá no duraba ni un mes luego del 28 de julio del 2021. Para ello una fuerte convergencia de la protesta en las calles y un Congreso corajudo habrían ya actuado para defenestrar con toda razón a la podredumbre como la que hoy se ve. Pero ¿por qué no pasa lo mismo con el filosenderismo corrupto que representa Pedro Castillo y su organización criminal, tal como lo ha catalogado acertadamente la Fiscalía de la Nación? No es un error apuntar que es quizás el factor del “antifujimorismo” el que sigue dando un efecto teflón que le permite a esa izquierda parasita la sobrevivencia y la impunidad de sus innumerables delitos, que salen a la luz casi diariamente gracias a las graves denuncias periodísticas de aquella prensa al que el analfabeto ese de Pedro Castillo quisiera desaparecer, y al que ataca con especial virulencia en su medio lenguaje cada vez que puede. Hay quien ha dicho que “a este paso, ese oscuro individuo va a empezar a recibir sobornos en vivo por TV Perú e igual no va a pasar nada” (Ronald Cross). Son en realidad múltiples factores los que impiden el fin de este nefasto (des)gobierno. Uno es el enjuague que ha alineado a un número de congresistas corruptos y vendidos al poder - los “niños” de Acción Popular y los oportunistas de APP y Podemos Perú - que juegan a favor de ese delincuente neutralizando todo pedido en el Congreso de vacancia legítima y constitucional. Pero es quizá la resistencia que genera cualquier posible beneficio político de rebote a favor del fujimorismo si Castillo cae, la que puede estar conteniendo los desenlaces. Ese afán receloso se observa mucho en la prensa (sobre todo en la que dio soporte a dos impresentables sujetos como Vizcarra y Sagasti, aunque va disminuyendo ante lo obvio y las groseras evidencias). Ello influye en sectores de la opinión pública bloqueando que pueda formarse una ola de indignación general que revierta al fin la dinámica tóxica del conflicto y la situación de poder nacional. A ello debemos agregar que el antifujimorismo (casi profesional en algunos “influencers”) ha logrado establecer su campaña por años con tanto éxito que hasta Abimael Guzmán o Victor Polay Campos del MRTA (de haber sido liberados) hubiesen podido llegar a ser presidentes como otros “males menores” en competencia con cualquier heredero del fujimorismo. Ese es el “éxito” comunicacional - que además les aseguró a estas sanguijuelas cuotas de poder en varios gobiernos desde Paniagua - de estas fuerzas que terminaron de propiciar el triunfo fraudulento de Castillo/Cerrón sobre la base de impulsar, como diría la presuntuosa politología, (caprichosas) “identidades políticas negativas”. Hoy esos cojudignos se lamentan, reculan, aunque los más termocéfalos persisten en su posición de defender lo indefendible, ahora que el derrumbe del régimen es evidente, lo que ha propiciado sin embargo que algunas ratas inmundas - como ese viejo senil de Aníbal Torres - intenten abandonar el barco que se hunde. Curiosamente, cierto otrora sector del antifujimorismo tradicional como el de los Vargas Llosa, salvaron cierta consistencia al ayudar a advertir y diagnosticar sobre los peligros de alta gama que el (mal mayor) neosenderismo corruptor provocaría. Como recordareis, en el año 2000 no fueron en estricto las marchas las que hicieron sucumbir al fujimorismo primigenio, sino fue un explosivo vladivideo. Quizá algo de eso falta hoy. Aun así cabe preguntarse que si de darse el caso, el antifujimorismo actual seguiría desestimando lo evidente agarrando tercamente la cuerda que aún sostiene a Castillo y sus secuaces. De otro lado, bien haría Keiko en dar pruebas tangibles de que no volvería a presentarse como candidata en caso caiga el régimen, ya que debe entender que ella representa el antivoto que le impidió salir triunfadora en anteriores comicios. El fujimorismo debe dar paso a otras fuerzas democráticas que no hayan tenido relación con ellos para enfrentar a la izquierda parasita y caviar, que perdería así una de sus principales banderas. Mientras ello no ocurra, se repetirá el mismo escenario ad infinitum que ha conducido al país a la trágica situación en la que hoy se encuentra. Pero nada es eterno, y a medida que salgan a la luz más pruebas incriminatorias que comprometan seriamente a Castillo - entregados a la fiscalía por sus secuaces que se adhirieron a la colaboración eficaz y que serán conocidos en los próximos días - el apoyo que ese infeliz aun tiene por parte de los caviares terminara por romperse, ya que no querrán hundirse junto con él. Al respecto y con su acostumbrada lucidez que lo caracteriza, el jurista Enrique Ghersi señaló: “Las revelaciones de los colaboradores eficaces revisten máxima gravedad; eso explica por qué se están produciendo renuncias sistemáticas en diferentes bancadas. Es posible que obedezcan a una ola de acogimientos a colaboración eficaz, ya que quien llega primero y entrega información relevante y corroborable a la Fiscalía tiene más opciones de conseguir el beneficio. Quienes se demoren, simplemente ya no tendrán nada que ofrecer. Puestos en esta circunstancia, aquellos que se estén acogiendo terminarán favoreciendo la vacancia. No por convicción, sino porque no les va a quedar más remedio” acotó. Por lo pronto, los caviares ya están hablando de estar a favor de unas elecciones generales, previa renuncia de Castillo y colocar en su lugar a la cuestionada Dina Boluarte, que les garantice continuar en el poder, manipulando nuevamente los comicios para posibilitar que Francisco Sagasti sea el elegido …y todo diga igual para ellos. Por su parte, en Palacio saben muy bien que el final de esta grotesca puesta en escena montada el año pasado esta cercana y se dice que Castillo busca la manera en cómo fugar del país - tal como lo hizo Fujimori en el año 2000 - para evitar terminar en la cárcel. Para ello no dudo en invitar al Perú al canciller mejicano con el propósito de ‘sondearlo’ a ver si pueden otorgarle refugio seguro y una vez que se lo garanticen, poder renunciar al cargo. Solo faltaba el pretexto para salir del país y así como Fujimori uso la reunión de APEC en Brunei para escapar, Castillo pretendió usar la asunción al mando en Colombia de Gustavo Petro, aprovechando esa oportunidad para refugiarse en Méjico, donde estaría a salvo de la justicia gracias a la ‘protección’ de López Obrador. Pero ello no pudo ser porque el Congreso denegó la autorización para su viaje - algo inédito en el Perú - debido precisamente a que tiene abiertos 5 investigaciones fiscales durante su gestión, así como al evidente peligro de fuga. Visto así las cosas, sin poder escapar y cada vez mas acorralado por la justicia - vale aquí un reconocimiento a la Fiscal de la Nación por su valentía y no dejarse avasallar por la sucia campaña denigratoria en su contra por parte del régimen - a Castillo le esperan horas muy negras (Por cierto, su fracaso de conformar un nuevo gabinete ante la negativa de aquellos de no querer inmolarse junto a él, lo obligo a reciclar a los prontuariados de siempre, completándolo con otros elementos sacados de presidio, como en anteriores oportunidades. No cabe duda que la descomposición del régimen es total y ello nadie puede negarlo) :)

martes, 2 de agosto de 2022

MUNDO VICÚS / MUERTE, TRANSFORMACIÓN Y VIDA: Una conexión inquebrantable

El Museo Central del Banco Central de Reserva del Perú (MUCEN), como parte del programa de exposiciones del Proyecto Nación (2021-2024), inauguró su más reciente exposición “Mundo Vicús: muerte, transformación y vida”. Esta muestra es el resultado de una detallada investigación y una novedosa interpretación del mundo vicús, realizada con el fin de resaltar la riqueza y diversidad cultural del Antiguo Perú. Es a través de la observación y del análisis de las piezas vicús y de sus contextos, que el curador de la muestra, el arqueólogo Hugo Ikehara, logra ofrecer una nueva lectura de las comunidades vicús con el fin de ilustrar cómo era ese antiguo mundo, con énfasis en la conexión entre la vida y la muerte. El recorrido que propone esta exposición se sustenta también en investigaciones arqueológicas realizadas décadas atrás, así como en la exploración de objetos que en su momento final fueron depositados en tumbas. Si bien estos objetos fueron usados en otras ocasiones, como en fiestas, ceremonias o a modo de regalos entre personas, finalmente formaron parte de las creencias sobre la muerte de las comunidades vicús. La exposición “Mundo Vicús: muerte, transformación y vida” aborda tanto temas relacionados con la vida cotidiana, como con la arquitectura, el cuerpo como signo, las festividades y el paisaje animal (re)imaginado; así como con interpretaciones vinculadas a la muerte, las que incluyen los rituales fúnebres, la sonoridad y las transformaciones. Además, se presenta también el contexto del mundo vicús, haciendo un análisis de quiénes eran sus vecinos, cómo ha influenciado el estilo vicús en la cerámica contemporánea de Chulucanas y una detallada descripción del estilo artístico vicús. Como sabéis, esta civilización se desarrollo en el norte del país en los años 100 a.C. - hasta los 400 d.C. y pertenece al periodo denominado Intermedio Temprano. Ocupó la zona del alto Piura, en el norte del Perú, y fue descubierta por excavadores clandestinos, a fines de la década de 1950, en la zona de Frías, provincia de Ayabaca. En la década siguiente, estudios hechos en la zona del cerro Vicús lograron ubicar el cementerio más extenso de este estilo. Se calcula que durante los años que fue explotado clandestinamente se habrían profanado más de dos mil tumbas, cuyo contenido, más de 40 mil especímenes habría pasado en su mayoría a integrar colecciones en el extranjero. Al desconocerse la cultura al cual pertenecían esas piezas, se le dio el nombre del lugar donde los encontraron. Vicús aparece como el centro de interacción entre las culturas antiguas de Perú y Ecuador, ya que su uso del color es parecido al de algunos estilos ecuatorianos, y sus ceramios se parecen a los ceramios del Mochica temprano. La cultura vicús se desarrolló principalmente en tierras altas al pie de los Andes, aunque se relacionó también con la costa y la sierra. Se trata de una zona desértica, pero cuenta con algunos ríos y lagunas que son una importante fuente hídrica para el asentamiento humano y para el desarrollo agrícola, factible también por la abundancia de tierras aptas para el cultivo. Además cuenta con abundantes pastos para el ganado y con bosques para la caza. La cerámica vicús destaca, principalmente, por su decoración modelada, que plasma diversos aspectos de su vida. Por un lado, refleja la fauna local, como ciervos, roedores, felinos, monos, patos, loros, lechuzas, iguanas y serpientes. Algunas veces estas representaciones contienen las características de dos o más animales, lo que alude al carácter mítico de estos seres. Por otro, son comunes también las vasijas que representan a seres humanos en distintas actitudes o actividades, tales como guerreros, tejedoras o personajes con atuendos singulares que han sido interpretados como sacerdotes. Asimismo, desarrollaron en metal una gran cantidad de artículos para el adorno personal, como orejeras, máscaras, narigueras, cuentas de collar, láminas, coronas y tocados con lentejuelas y plumas que producen sonidos con el movimiento, además de sonajeras propiamente tales. Muchos de estos artículos eran adornados con motivos antropomorfos, zoomorfos, geométricos e híbridos. Por cierto, una de sus más famosas representaciones es la denominada Venus de Frías, que identifica a dicha cultura. En cuanto a sus rituales funerarios, las tumbas eran tubulares y muchas en forma de bota, con una cámara en la parte más profunda. Allí depositaban los cuerpos acompañados por ajuares de distinta riqueza según la jerarquía del difunto, quien, aparentemente, en muchos casos era incinerado. Eso se cree porque en las excavaciones realizadas no se encontraron restos humanos, por lo que aún faltan muchos estudios para saber más sobre su cultura. En cuanto a la exposición, esta podrá visitarse hasta el 20 de noviembre del presente año :)

sábado, 30 de julio de 2022

PERÚ: Annus horribilis

Como sabéis, el filosenderista Pedro Castillo acaba de cumplir un año en el poder, al que por cierto, llego mediante el fraude - lo cual no puede ser olvidado en ningún momento - y el balance de lo que va de su desastrosa gestión no podría ser peor, dominado por las alarmas que enciende una omnipresente corrupción. Cuatro presidentes del Consejo de Ministros, 59 ministros a los que se les ha tomado juramento en general y siete en la cartera del Interior en particular (todos con un amplio prontuario delictivo), dan una idea de la inestabilidad y falta de norte que existe en el régimen. Pero no son esas las únicas cifras que encienden alarmas en la opinión pública. Un informe elaborado por la empresa consultora Métrica y divulgado en las redes ha puesto sobre el tapete otros datos que confirman que la permanente situación de crisis en la que los peruanos estaban habituados a vivir durante décadas, ha alcanzado ahora niveles que hacen parecer todo lo anterior un vago trance ingrato. En efecto, la desaprobación de la gestión de ese oscuro individuo en el país andino, que siempre fue elevada, ha llegado a niveles inauditos, como consecuencia de su incapacidad manifiesta, absoluta incompetencia e improvisación mostrada hasta el hartazgo desde que usurpó el cargo. En Lima, además, la desaprobación se empina hasta el 87% y sigue subiendo. Una clara indicación de que el sujeto en cuestión - de limitado lenguaje y nula inteligencia - ha perdido rápidamente la mayor porción del respaldo entre la ciudadanía que de una forma estúpida lo escogió como “el mal menor”. Y vaya que se equivocaron, al elegir a un terrorista afín a Sendero Luminoso. De otro lado, diez han sido los ministros interpelados por el Congreso y cuatro, los censurados; amén de aquellos que renunciaron ante la evidencia de que pronto correrían esa misma suerte. Una elocuente muestra de que, casi invariablemente, las personas que esta administración ha nombrado en la función pública fueron elegidas con un criterio que no era precisamente el de su idoneidad técnica o moral para el cargo. No en vano, acumula 138 designaciones cuestionadas y ha protagonizado un escándalo cada 36 horas. Los contactos con la prensa, por otra parte, han sido escasos - quedando de la peor manera por su verborrea populista para tratar de disimular sus carencias - y el trato hacia los periodistas, abiertamente hostil, azuzando a una indiada ignorante en el interior del país con sus incendiarias proclamas de plazuela para que los agredan y hasta los secuestren, pero nada les pasa por ello, ya que tienen patente de corso para seguir haciéndolo con total impunidad, porque se sienten “blindados” desde Palacio. Un síntoma inequívoco de la tirria de este aprendiz de dictador hacia la transparencia y el rencor que le guarda al gremio responsable de las múltiples denuncias que lo tienen contra las cuerdas, por lo que más temprano que tarde, terminará junto con su banda criminal en prisión - Yanamayo, Challapalca o El Frontón - purgando sus delitos. En lo que concierne al manejo de la economía, los registros son también desastrosos. Mientras en 16 ciudades del territorio nacional la inflación acumulada en el último año supera el 10%, la más alta en décadas, el empleo formal ha sido sistemáticamente desincentivado a través de medidas populistas que lo encarecen y solo benefician al magro 20% que ya goza de ese privilegio, en tanto la actividad minera ha sido atacada con un discurso incendiario contra las empresas que la realizan y los conflictos sociales que tienen maniatado su potencial productivo imperan en todos los rincones donde podría florecer (sobre todo en Cuajone y Las Bambas), beneficiando a través de impuestos, regalías y cánones a la población de esas mismas regiones y a la población del país en su conjunto. Entretanto, el precio del dólar, que se vería positivamente afectado por el mayor ingreso de divisas que el incremento en la exportación de metales generaría, ha llegado a S/3,93. No tanto como los S/4,14 que alcanzó en la cúspide de la desconfianza hacia el actual régimen, pero igualmente perjudicial para quienes consumen bienes importados o tienen deudas contraídas en esa moneda. Paralelamente, las expectativas empresariales y las proyecciones de crecimiento económico para este año se contraen de manera significativa (en junio, el BCR ajustó su cálculo inicial del 3,4% al 3,1%, una cifra que sigue pareciendo optimista); y, solo en los primeros seis meses del año, la inversión pública cayó 13,5%. En seguridad, no se distingue avance alguno. Por el contrario, lo que avanza es la criminalidad en las calles: una circunstancia que tiene relación directa con los permanentes cambios en el sector Interior y con el escándalo de los ascensos “comprados” en la Policía Nacional. Por cierto, nada rescatable puede encontrarse en su gestión de (des)gobierno a lo largo del año que paso, donde si se pudo de manifiesto, es su capacidad para robar a manos llenas las Arcas Públicas, tanto el cómo su familia de muertos de hambre, por lo que ahora son millonarios, lo que nos lleva al más grande de los problemas que lo enlodan hasta el infinito: la corrupción. Un mal que está en el origen y en las consecuencias de todos los desaguisados realizados por el inquilino de Palacio. Jamás en la historia del Perú, un gobernante en funciones había sido investigado por innumerables delitos cometidos durante su ejercicio del poder, quien de momento tiene cuatro pesquisas de esa naturaleza abiertas por el Ministerio Público, aparte de una quinta por plagios en su tesis para obtener el grado de magíster que pone en entredicho “su honestidad intelectual” como si alguna vez este pobre analfabeto e iletrado lo hubiera tenido. Las otras cuatro, en cualquier caso, están referidas a la orientación de licitaciones desde el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC), a una compra de biodiésel por Petro-Perú ya anulada, a la intervención en los procesos de ascenso en las Fuerzas Armadas y la PNP, y por encubrimiento personal a los prófugos Juan Silva (extitular del MTC), Fray Vásquez Castillo (su sobrino) y Bruno Pacheco (exsecretario del despacho presidencial, quien recientemente se ha entregado a las autoridades). Un cuadro que, en opinión de la fiscalía, lo coloca en el centro de una organización criminal. Hay que sumarle a ello los casos focalizados en otros sectores (como contrataciones de parientes, utilización de recursos del Estado en beneficio personal, etc.) que se explican por una atmósfera de tolerancia hacia ese tipo de prácticas instalada en la corrupta administración que encabeza. En cuanto a su incoloro e insípido Mensaje a la Nación el 28 de julio, poco hay que decir. Como un diario lo titulo en su portada: “Fuera de la realidad” porque pinto en su discurso preparado, un país de fantasía y del primer mundo - algo así como Suiza - y no pobre y miserable como el Perú, que hoy lo es más, ‘gracias’ a sus disparatadas decisiones, donde los pobres - que dice representar- no tienen ni que comer. Cercado por cinco investigaciones fiscales, con antiguos y actuales colaboradores y familiares cuestionados, investigados o prófugos, las expectativas por lo que ese vil sujeto pudiera decir en su discurso estaban, a decir verdad, por todo lo alto. Más aún, cuando él mismo había adelantado semanas atrás que su mensaje de este año traería “más de una sorpresa” que muchos interpretaron como la disolución del Congreso, su renuncia al cargo o una llamada a elecciones generales, pero nada de ello ocurrió. Por el contrario, fue un discurso demagógico y ramplón que repitió una y otra vez las mismas taras de victimización, omisiones y falacias que han caracterizado su mísera retórica desde el primer día. Sostuvo, en primer lugar, que el propósito de su mensaje era el de informar sobre “aquellos logros” que los medios de comunicación, en sus palabras, intentaron “ocultar” para dedicarse “a difamar y a mentir, acusándonos sin ninguna prueba”. “Se ha ocultado lo que hemos hecho en estos 12 meses” y “solo se emiten mentiras y noticias falsas de Pedro Castillo”, señaló en diferentes momentos. La verdad, no obstante, es que, por un lado, los medios no tienen por qué ser caja de resonancia de un denostado régimen ni trabajar ‘hermanados’ con el Ejecutivo, como sugirió tiempo atrás la vicepresidenta Dina Boluarte. Lo que necesita una democracia es una prensa que sea una herramienta de fiscalización de quienes ostentan el poder, no su comparsa. Y, por el otro, ¿de qué ‘ocultamiento’ habla cuando él ha vivido en las sombras en estos 12 meses ha sido él, escondiéndose de los micrófonos de los reporteros en las calles, negándose a dar entrevistas y hasta frecuentando lugares ajenos a Palacio de Gobierno a los que también llegaban funcionarios y empresarios con intereses en licitaciones públicas? Sostuvo hipócritamente, que él “se somete a la justicia para aclarar los delitos que se me pretenden imputar” cuando ello es completamente falso, ya que ha sido desmentido por los hechos en más de una ocasión. Extraña forma esa de allanarse, sin duda, de quien cesó arbitrariamente al procurador general que lo denunció ante el Ministerio Público, que despidió a un ministro del Interior que le imprimió algo de interés a la captura de sus allegados prófugos y cuya defensa legal ha planteado cuanto recurso ha podido para intentar frustrar las investigaciones fiscales en su contra. No está de más recordarle que una de las pesquisas en su contra es por encubrimiento personal y que el compromiso de su gestión por la transparencia y la rendición de cuentas están más ausentes que su sobrino y su exministro de Transportes a los que la policía aún sigue buscando y a los que el propio Castillo protege, tal como confesó recientemente el detenido Bruno Pacheco. Ciertamente, hubo otros pasajes del mensaje en los que el correlato entre los dichos del usurpador del cargo y la realidad era, por decir lo menos, problemática. Cifras fantasiosas como aquellas relacionadas “con el crecimiento económico de este año, la inversión privada o la reducción de la pobreza” fueron presentadas de manera engañosa. También hubo omisiones que no pasaron desapercibidas, como los anuncios sobre qué hará “para gestionar los conflictos sociales” que han venido paralizando importantes operaciones mineras, o la captura de los prófugos de su administración. Pero, sin duda, la omisión más grande tuvo que ver con aquella dosis de autocrítica que algunos esperaban y que nunca llegó. No está de más recordarle que si su régimen hoy se balancea sobre el abismo, es en buena cuenta por culpa suya y no de la prensa que pone al descubierto sus delitos. Por su propensión desde el día uno a dar cabida en su administración a gentuza de la peor calaña, salidos de algún presidio y con reconocidos lazos con el narcoterrorismo. Y, sin embargo, lo que se vio fue a quien de una forma desesperada, intenta convencer a los peruanos (o quizá de convencerse a sí mismo) de que, si “los numerosos logros de su gestión” no se conocen tanto como los numerosos cuestionamientos en su contra, “es debido a los malvados medios de comunicación”. Pero, lo único de lo que nos ha convencido es de que su divorcio de la realidad es tan grande como aflictivo :(

martes, 26 de julio de 2022

CRÓNICAS DEL HORROR: “El Ejército Guerrillero Popular”

“Para combatir al enemigo, primero hay que conocerlo” es una máxima de Sun Tzu, escrita en su suprema obra Arte de la Guerra, la cual me guía para presentar esta serie, en la cual mostramos al mayor responsable de una ola de crímenes y destrucción que padeció el país andino en las últimas décadas del pasado siglo, quien se valió de hordas asesinas para tratar de imponer sus demenciales ideas mediante el uso de la violencia, el cual por cierto, cayó como un pelele en manos de la policía en 1992, quien condenado por sus monstruosas atrocidades a Cadena Perpetua, murió en la cárcel en el 2021. Obviamente nos referimos a Abimael Guzmán y al grupo terrorista por el creado, Sendero Luminoso. Como anotamos en el anterior capítulo, una vez que Gonzalo doto de ideología a su movimiento subversivo, era primordial que estos se impongan para lograr sus perversos fines, que no era otro que instaurar una sangrienta dictadura comunista en el Perú. Cuando en unas controvertidas elecciones, Kenyo Fujimori ocupó Palacio de Gobierno en julio en 1990 (sin imaginar que pasado dos años, daría un autogolpe de Estado instaurando un régimen dictatorial), Sendero Luminoso contaba con el 2 % de simpatizantes a nivel nacional, vale decir de acuerdo a la población de la época a más de cuatrocientas mil personas. Estas constituían una importante base social y cantera de nuevos terroristas de acuerdo a un informe de inteligencia elaborado por José Paéz Warton, estratega del desaparecido Comando del Frente Interno (COFI) del sector Defensa. Además, la banda maoísta contaba con el denominado “Ejército Guerrillero Popular” (EGP), integrado por aproximadamente cinco mil criminales provistos de armas de guerra y un número no precisado de destacamentos de aniquilamiento que operaban descentralizadamente en las principales ciudades del país dando muerte a autoridades, líderes comunales y todo aquel que se opusiera al demencial “pensamiento Gonzalo”. De allí, que tomando en cuenta las experiencias de la guerrillas de Malasia (1948 – 1960), China (1927-1949) y entre otras, la de Filipinas (1927 – 1946), estrategas del Grupo de Trabajo sobre Incidentes Terroristas estadounidenses advirtieron que derrotar a Sendero “demoraría por lo menos veinticinco años” sin imaginar que el mismo año del autogolpe de Fujimori, donde Sendero se mostraba más activo que nunca - con Lima como centro de su accionar asesino - cayera el propio Abimael Guzmán en manos de la policía, desarticulando su organización genocida, de la cual quedaron algunos remanentes que se negaron a reconocer su derrota, refugiándose en el impenetrable valle del Ene (ubicada en la Amazonia) convirtiéndose en un cartel del narcotráfico, pero no nos adelantemos a los acontecimientos ¿vale? Es por ello que a continuación, es preciso detallar como estaban organizadas estas hordas asesinas que desangraron al Perú. El 8 de octubre de 1980 a sólo tres meses de la activación del Movimiento de Iniciación de la Lucha Armada (ILA) se reunió el “Comité Ampliado• de Sendero en el que se hizo un balance de las primeras acciones subversivas para analizar cuando se debería dar paso a la “guerra de guerrillas”. En dicha reunión - según fuentes del Servicio de Inteligencia del Ejército (SIE) - Julio César Mezzich Eizaguirre, alto dirigente de SL, reprochó a Abimael Guzmán el que las acciones del Partido se vinieran ejecutando indistintamente en las ciudades dándole más importancia que a las realizadas en el campo, lo que suponía una desviación de la “pureza ideológica, ya que la ideología popular se orientaba a cercar las ciudades desde el campo”. A criterio de expertos en guerra antisubversiva, el declarar la dualidad de la “lucha armada” en ambos espacios fue un grave error, no sólo causó un giro inesperado en la estrategia terrorista sino que transformó el discurso de Sendero en algo gaseoso ya que no era posible de que llevara su insensata guerra al ámbito citadino. En la misma reunión de la cúpula maoísta se diseñaron las nuevas estrategias genocidas. Estableciéndose que el inició de la “guerra de guerrillas” debía empezar con fuerza entre octubre y diciembre de ese año. Estimulando la “lucha de clases” en zonas rurales (enfrentado a propietarios de pequeños fundos con comuneros,) convirtiendo al campo como escenario principal, lo cual se evidenció con invasiones y destrucción de centros productivos. Contemplándose iniciar entonces la “guerra de guerrillas” previa formación del •Ejército Guerrillero Popular. Luego se consideró la formación de “destacamentos especiales”• (columnas) dependiente de los “Comités Regionales” senderistas y cuya misión fue ejecutar asesinatos selectivos de autoridades civiles y militares. Es de esa manera como a punta de torturas y masacres, Sendero consiguió establecer “Bases de Apoyo” en numerosas zonas andinas y de cejas de selva, donde tuvieron en cautiverio a cientos de campesinos y pobladores de comunidades nativas, en especial de la etnia asháninka, donde esclavizaron a mujeres y niños. En esas circunstancias el EGP creó tres fuerzas: •”principal”, “local”• y de “base” con las que ejecutó movilizaciones, sabotajes, asaltos, hostigamientos y genocidios en pueblos que se negaron a someterse al “pensamiento Gonzalo”. Ante el avance de la subversión entre abril y mayo de 1981 durante la “II Conferencia Nacional” de Sendero Abimael Guzmán salió fortalecido como líder indiscutible y su “pensamiento guía” entronizado. Es decir, convertido en dogma. Ese cónclave que reunió a los jerarcas de Sendero evaluó desplegar la “guerra de guerrillas” ante la ineptitud de los servicios secretos del régimen de aquellos años les había permitido éxitos en su accionar genocida. Así se dio paso a los que Abimael Guzmán llamó “batir el campo” que significó arrasar con todo con miras a la construcción del “nuevo poder”, a través de los “comités populares” Su mayor preocupación - según reveló en años posteriores tras su captura, durante los diálogos que sostuvo con Vladimiro Montesinos y otros analistas del desaparecido Servicio de Inteligencia Nacional (SIN) - se centró en evitar que durante la conducción de esa escalada de horror y muerte lo “militar” terminase imponiéndose sobre su demencial proyecto político. En esa ocasión en que también mencionó sus conceptos sobre la violencia recordando lo que había declarado en la famosa “Entrevista del Siglo”• publicada por el vocero senderista “El Diario” donde textualmente declaro: “Partimos de un principio establecido por el presidente Mao Tse Tung: la violencia es una ley universal sin excepción alguna, quiero decir la violencia revolucionaria; esa violencia es la que nos permite resolver las contradicciones (….) es una cuestión sustantiva del marxismo, porque sin violencia revolucionaria no se puede sustituir una clase por otra, no se puede derrumbar un viejo orden para crear uno nuevo, un nuevo orden dirigido por el proletariado (…)”. Indudablemente Guzmán se movía entre los espectros de Marx, Lenin y Mao. Su estrategia fue estructurada bajo los cánones maoístas olvidando que en tiempos del líder chino existía la esclavitud, millones de chinos vivían pauperizados y que el Perú no podía compararse a lo que ocurrió en el país asiático. Razón por la cual el autodenominado “presidente Gonzalo” se vio forzado a estructurar planes y más planes y dentro de ello implementar sanguinarias masacres y crímenes para mediante el terror intentar neutralizar el rechazo de todos los peruanos. El “presidente Gonzalo” según confesó, había previsto lograr sus objetivos de fundar su utópica “República Popular de Nueva Democracia” (RPND) entre 1997 y el 2000 pero el trabajo integrado de las fuerzas armadas y policiales impidieron tal siniestra premonición. La creación de esas bandas asesinas dio lugar a una clara diferencia entre el accionar terrorista. El “Ejército Guerrillero Popular” asestaba golpes a poblaciones, entre tanto los “destacamentos de aniquilamiento” daba muerte a todo aquel que era considerado opositor al “pensamiento Gonzalo”. Las columnas del EGP arrasaron con pueblos enteros y siempre tuvo en sus filas un ideólogo (encargado de realizar proselitismo), un “mando político” y un “mando militar”• Un primer pelotón con propaganda y seguridad, un segundo pelotón para cumplir acciones estrictamente militares (sitiar el área donde iba a realizarse la incursión) y un tercer pelotón que se encargaba de segar la vida de los pobladores, según analistas del SIE. Las directivas incluían las previsiones para desarrollar una segunda avanzada, es decir, siguiendo la clásica metodología comunista de las “organizaciones paralelas” para tener una fuerza de reserva, lista para entrar en acción cuando la fuerza principal operaba. En la práctica esta segunda avanzada sirvió para mantener la continuidad de las acciones, ya que cuando la fuerza principal era anulada por las patrullas militares, aquella aparecía intentado dar la imagen de huestes con potencial bélico que en realidad no existían. Y es que en lugar de haber alcanzado el “equilibrio estratégico” que esgrimía vomitivamente su propaganda, esta nunca se dio, como se verá en la siguiente entrega (Próximo capítulo: “Hacia la conquista del Poder”) :(

sábado, 23 de julio de 2022

PERÚ: Fuera de la Ley

Graves noticias que nos llegan del país andino, indican que el desenlace del drama que está sufriendo el Perú desde que mediante el fraude, asumiera el cargo el filosenderista Pedro Castillo, puede ocurrir antes de lo que uno se imagina. En efecto, lo que ha pasado la noche del martes en el Ministerio del Interior (Mininter) es otro escándalo de proporciones. Y debe ser, con toda seguridad, una de las muestras más palmarias de que ese iletrado que okupa ilegalmente Palacio, se encuentra desesperado por atajar cuanto antes la posibilidad de que quienes fueron hasta hace poco sus hombres de confianza y cómplices del delito, quienes hoy se hallan en la clandestinidad con su protección, puedan ser detenidos y llevados ante la justicia, arrastrándolo junto con ellos a la cárcel. Sucedió que poco antes de las 9 de la noche, Castillo informó a través de su cuenta de Twitter que Mariano González, el titular del Interior al que había tomado juramento apenas 15 días atrás, iba a ser reemplazado. Así, sin ofrecer mayores explicaciones, este vil sujeto anunciaba el recambio del que era su sexto ministro del sector en menos de un año de (des)gobierno. En realidad, no hace falta esperar las alegaciones que podría expresar en su lenguaje mal hablado. A estas alturas, resulta evidente que la salida del ministro González se debe a una circunstancia en particular. Como sabéis, el ya extitular del Mininter había dispuesto la creación de un grupo especial al interior de la Policía Nacional que pudiese trabajar con el flamante equipo de fiscales que tiene entre sus manos las investigaciones vinculadas al poder político; entre ellas, aquellas que, sin incluir directamente a Castillo (cuyas pesquisas han quedado por mandato legal en manos de la fiscal de la Nación), respiran muy de cerca de él y de su círculo más próximo, como las del Puente Tarata III, Petro-Perú o la que involucra a su cuñada. Dicho grupo especial de la policía estaba integrado por cuatro jefes de divisiones de Inteligencia y Búsqueda; entre ellos, el coronel PNP Harvey Colchado, exdirector de la División de Investigación de Delitos de Alta Complejidad (Diviac) y en cuya trayectoria personal destacan, entre otras cosas, su participación en la captura del terrorista ‘Artemio’ y en la desarticulación de decenas de mafias, incluidas algunas infiltradas por policías. Evidentemente, este equipo representaba un cambio de timón en los nulos esfuerzos que hasta ahora se venían desplegando para dar con el paradero de los prófugos delincuentes Juan Silva (exministro de Transportes), Bruno Pacheco (ex secretario general de Palacio) y Fray Vásquez Castillo (sobrino del usurpador). Por obvias razones, a Castillo no le conviene que este trío sea detenido y pueda ser llevado ante las autoridades. Solo ello explica la extraña pasividad con la que se ha venido realizando la “búsqueda” de los dos primeros desde marzo y la manera extremadamente sospechosa en la que el primero consiguió desaparecer del radar cuando todo hacía pensar que su detención era cuestión de tiempo. Por eso mismo, la salida de González luce ahora como un intento desesperado de Castillo por lastrar la posibilidad de que sus secuaces pudieran ser capturados y lo señalasen como cabecilla de la organización criminal, así como una represalia contra un funcionario que tomó una decisión importante para que esto pueda resultar un poco más factible. Si eso no es obstrucción a la acción de la justicia (que es, en última instancia, la que ha requerido a Silva, Pacheco y Vásquez Castillo), entonces se le parece demasiado. En cuanto al equipo especial de la policía, su desactivación es un hecho. González, por otro lado, es el segundo ministro del Interior que habría caído por los prófugos del régimen, luego de que Dimitri Senmache fuera censurado a finales de junio por el Congreso luego de su cuestionable accionar durante el pase a la clandestinidad de Silva. Su abrupta salida, además, demuestra que a Castillo no le interesa respetar la institucionalidad del Mininter (entre cuyas tareas se encuentra nada menos que la lucha contra la inseguridad ciudadana, hoy desbocada en todo el país) y remover a su cabeza con tal de protegerse a sí mismo y a sus allegados en los trances penales en los que se hallan inmersos. Pero eso no es todo, ya que, el propio González afirmó en una entrevista que no tenía ninguna duda de que el propio Castillo está comprometido seriamente en actos de corrupción. Una sensación que ya era visible desde hace muchísimo tiempo atrás, gracias a las múltiples denuncias dadas a conocer por la prensa independiente (aquella que Castillo quiere silenciar), pero que al provenir de alguien que hasta el mismo martes formaba parte de ese putrefacto régimen no puede ser pasado por alto. Por ello mismo, la abrupta salida del ahora extitular del Interior constituye prácticamente una autoinculpación de Castillo en varios de los casos por los que el Ministerio Público lo investiga. Como es evidente, lo sucedido traerá cola. Por lo pronto, ya motivó la renuncia del flamante jefe de la Dirección de Inteligencia del Ministerio del Interior (Digimin), general PNP César Vallejos Mori. Visto así las cosas, es imprescindible que tanto el propio Ministerio Público como el Congreso reaccionen de inmediato. El primero, recogiendo los datos que este nuevo escenario aporta a sus indagaciones; y el segundo, tomando las medidas políticas que la circunstancia exige. Por lo pronto, ya se han realizado acciones en ese sentido: la fiscalía citó al exministro González para tomar su declaración por los hechos relatados que configurarían actos delictivos y la presidenta del Congreso, María del Carmen Alva, anunció el adelanto de su regreso al país desde Panamá y coordinó con la vicepresidenta del Legislativo, Lady Camones, la convocación de Junta de Portavoces con el claro propósito de abordar la materia. La representación nacional, sin embargo, no puede quedarse solamente en eso y esperar impávida a que el okupa se presente el 28 de julio en el hemiciclo para pronunciar su mensaje con “sorpresas”; máxime, luego de las embozadas amenazas del titular de Justicia sobre un cierre del Congreso y las alusiones del propio Castillo sobre los “zánganos de la política tradicional” a los que quiere “quitarles la mamadera”, lanzando además sus dardos venenosos contra los medios de comunicación que denuncian sus múltiples delitos. Si los motivos para sostener que existe en él una incapacidad moral permanente estaban antes a la vista, ahora resultan ya ineludibles. No hay que olvidar, además, que esta no es la primera vez en la que oscuro individuo intenta socavar los esfuerzos para que la acción de la justicia se mantenga lejos de él. Como recordaréis, solo para hacer un rápido repaso, la arbitraria destitución del entonces procurador general Daniel Soria en febrero luego de que este lo denunciara ante el Ministerio Público precisamente por el Caso Puente Tarata III, la denuncia de que impidió una diligencia fiscal en Palacio a finales del año pasado o los constantes recursos planteados por su defensa para frustrar las dos investigaciones por corrupción - las que, de por sí, constituyen una vergüenza sin atenuantes - que vienen realizándose en el Ministerio Público. Tampoco olvidemos su tendencia a conducirse de manera opaca, sin pronunciarse sobre los prófugos del régimen, sin dar entrevistas a la prensa, impulsando una ‘ley mordaza’ para condenar los detalles de sus investigaciones al silencio y - ahora -sin haber dicho una sola palabra sobre la salida de González y las graves denuncias que este formuló luego de ser defenestrado del cargo. Desde el mismo instante que asumió ilegalmente el poder en medio de grandes cuestionamientos y nombrar a elementos afines a Sendero Luminoso como ministros , diversos analistas señalaron que su renuncia era lo mejor para el país. Sin embargo, al seguir aferrado al poder para continuar obstaculizando los avances de la justicia en su contra y en la de sus cómplices del delito, entonces le corresponde al Congreso estar a la altura de las circunstancias. Porque esta situación de envilecimiento de los valores y la institucionalidad en el país ya no dan para más. Es el momento para actuar de inmediato y salvar al país del desastre que se avecina si se permite que este mísero aprendiz de dictador continúe adelante con sus infames planes de destruir la frágil institucionalidad democrática que serán dados a conocer el próximo 28 de julio, como el mismo adelanto. No hay tiempo que perder :(

martes, 19 de julio de 2022

LAS VIUDAS DE GARECA: Una especie que (lamentablemente) no se encuentra en extinción

Ha pasado más de mes de la humillante derrota del Perú ante Australia que lo dejo fuera del Mundial de Qatar que se celebrara a finales de año, y ríos de lágrimas continúan desbordándose en el país andino, no solo por aquel resultado que los despertó a su triste y patética realidad, sino también por el anuncio del alejamiento de quien fungía de “entrenador”, el cual durante siete años cobro una pasta prácticamente sin hacer nada, pero al enterarse de que como producto de su fracaso se le iba a recortar su sueldo en un 40% así como reducir a la mitad su comando técnico, decidió dar un paso al costado, dejando en el abandono a quienes creían ciegamente en sus mentiras, los cuales - apodados acertadamente como “las viudas de Gareca”- presas de la ira y la frustración, han dirigido sus despiadados ataques tanto en las redes sociales como en los medios impresos y programas deportivos de la televisión, contra el impresentable presidente de la FPF Agustín Lozano, culpándolo de ser el responsable de que ese parrillero no haya querido renovar su contrato. Venga ya, hay que ser un caradura para pretender seguir cobrando sin trabajar, y encima - según ha trascendido - había solicitado un jugoso aumento debido “a su esforzada labor” ¿Pero cuál, se podría saber? Si el tipo se la ha pasado todo ese tiempo rascándose la barriga y solo unos quince días antes de los partidos eliminatorios considerados como fechas oficiales por la FIFA, se reunía con los seleccionados y tras el encuentro, volvía a lo de siempre, al de no hacer nada hasta la próxima convocatoria… Y así se la paso siete largos años. Pero en lugar de viajar intensamente por el interior del país para buscar nuevos valores y trabajar con ellos, a ver si encontraba material para la selección - que para eso se le pagaba y era su obligación hacerlo - prefería darse la gran vida con el suculento sueldo que tenia, ya que insólitamente era el segundo mejor pagado de Sudamérica. A ello debemos agregar que solía venir continuamente a Europa, con los gastos pagados por la FPF obviamente, para “conversar” con los jugadores en lugar de hacerlo a través del ordenador… para ello sí que tenía tiempo. Eso no es todo, ya que al momento de convocar a los jugadores siempre elegía a los mismos, así sean viejos, estén sin equipo, jugasen en ligas desconocidas o en equipos de segunda y hasta tercera división. De nada le valía a aquel que jugaba y se esforzaba en la devaluada liga peruana o en la de otros países que podrían serle de utilidad, ya que simplemente lo ignoraba porque de antemano tenía a sus “favoritos” a quienes les consentía todo y si por presión de la prensa, terminaba por llamar a uno que no pertenecía al “grupo”, al momento de hacer la lista definitiva de quienes jugarían el partido, inobjetablemente este quedaba fuera. Siempre se ha comportado así y nadie me lo puede desmentir. Ahora bien, entre los falsos mitos que se han tejido alrededor de ese sujeto - que sus “viudas” repiten sin cesar por estos días - está el de haber “clasificado” a Perú al Mundial de Rusia o que haya sido finalista en una Copa América, cuando lo que callan es que fue exclusivamente gracias a los tres puntos regalados en mesa por Bolivia que pudieron asistir al torneo, y en el segundo caso, los demás países jugaron con suplentes el torneo. Me pregunto ¿dónde está el “merito” de Gareca en ello? Pero ciegos ante la realidad, sus “viudas” siguen repitiendo insistentemente las mismas falacias una y otra vez. Allá quien les crea. De seguro, el que lo suceda en el cargo no lo hará peor (Por cierto, al momento de escribir esta nota, me entero que el susodicho esta en el Perú, adonde fue a despedirse y mostrar su “agradecimiento” por haberse llevado cerca de 21 millones de dólares libres de impuestos y que no los merecía. Encima, hay descerebrados que lo idolatran… “Mirá, que boludos son los peruanos” pensará por ello al verlos a la salida del hotel donde ofreció su conferencia. Por lo visto, lo de masoquistas no se los quita nadie) :)
Creative Commons License
Esta obra está bajo una Licencia de Creative Commons.