TV EN VIVO

sábado, 1 de octubre de 2022

PERÚ: Un loco suelto en las calles

Un desequilibrado mental, despreciable asesino de policías y consuetudinario adicto a la marihuana llamado Antauro Humala, recorre el país andino desde que de una manera ilegal fuera liberado de prisión por el filosenderista Pedro Castillo, sin que haya cumplido toda su condena, con el objetivo de que prepare una asonada terrorista, el cual mediante la violencia extrema disuelva el Congreso e instaure su “república popular de nueva democracia” que le permita eternizarse en el poder y salvarse de la cárcel que le espera por corrupto y por ladrón. En efecto, ‘gracias’ a evidentes movidas del lumpenesco régimen, Humala está suelto en plaza y quiere a toda costa “refundar” el Perú, afirmando demagógicamente durante sus recorridos ante una indiada exaltada, que “el poder deben ejercerlo los de piel cobriza”. Ha advertido su postulación a la presidencia mientras intenta relanzar una prédica ideológica y política extremista que además en el colmo del cinismo, posa de “anticorrupción” y “antisistema”. Como sabéis, a muchos años de la asonada violenta del 2005 - que termino en un sonado fracaso y le costó la cárcel - Antauro quiere jugar ahora hipócritamente dentro de la democracia representativa; aquella en la que no cree realmente y que en reiteradas ocasiones ha jurado destruir, pero que le puede dar una ventana táctica - como sucedió con sujetos de la peor calaña, como el golpista Hugo Chávez en Venezuela , el narcopedófilo Evo Morales en Bolivia, el asesino Daniel Ortega en Nicaragua, los herederos de Sendero Luminoso en el 2021 en el Perú y hace poco con el exguerrillero Gustavo Petro en Colombia - para proyectarse hacia el poder congresal y presidencial. Al fin y al cabo, si hasta el analfabeto de Pedro Castillo (de limitado lenguaje y nula inteligencia) pudo llegar, qué impediría que ese demente también repita la rentable apuesta. Para ello, encabeza un movimiento autocalificado como ‘etnocacerista’ que agrupa principalmente a veteranos militares - llamados reservistas o antauristas -, rechaza a la élite blanca y promueve que descendientes de indígenas accedan al poder, ya que de acuerdo a la disparatada ideología que formuló su padre, Isaac Humala - otro loco como el - “la raza cobriza debe gobernar el país”. Para el etnocacerista la “gran transformación” y el “polo rojo” que abandonara su hermano Ollanta en el 2011 y la “refundación del Perú” que Castillo y Cerrón no pueden aún viabilizar - gracias a la contención de los peruanos advertidos - son objetivos políticos pendientes, por resolver. Y no oculta su deseo de hacerlo por medio de la violencia. Se nota en sus virulentos discursos y actitudes matonescas con quienes no están de acuerdo con sus delirantes ideas anacrónicas en todo sentido, propias de un demente embrutecido por la droga, como él. Podrá decir de boca para afuera “que mantiene una aparente distancia con Castillo y Cerrón”, pero los hechos lo desmienten ya que ha logrado que uno de sus secuaces sea nombrado nada menos que ministro de Defensa con el claro objetivo de intentar controlar mediante el al ejército, como se pudo escuchar en un audio difundido meses atrás. Además de ello, es innegable que la intensidad y el odio al liberalismo económico como a la democracia representativa también los une; aquel factor que los demócratas liberales continúan subestimando como elemento de fondo que dio forma al actual sistema de conflictos peruano. Hace unos años atrás se comentaba de cómo el antaurismo o “radicalismo reservista” iba difundiendo pacientemente una narrativa potente para el combate político por distritos, provincias y regiones a pesar del encarcelamiento de su mentor. La retórica sacó lustre a las “contradicciones” mientras las arengas fueron absorbidas por mentes juveniles y veteranas en revancha por una “Asamblea Constituyente auténticamente etnopatriótica”. De estos esfuerzos se verá mucho más en los próximos meses… y años si es necesario. Por lo pronto, la intención de ubicar a Antauro como un “verdadero luchador contra la corrupción” dará mucho trabajo a quienes financian su campaña y asesores políticos. ¿Les resultará la desquiciada idea de querer fusilar a todos los que llama como “presidelincuentes” y no con Castillo - a quien defiende - que ha demostrado ser el peor de todos? No hay que olvidar cómo los fabricados caudillos “salvadores anticorrupción”, intentan instrumentalizar a la población contra un sistema político hipertenso e incapaz de autorregenerarse. Lo cierto es que apartando las tradicionales bufonadas de su cabecilla, no subyace a los discursos del antaurismo una verdadera prédica democrática ni de “combate anticorrupción”. Mucho menos una prédica “libertaria” como señalan sus auspiciadores. Cero. Solo la ingenuidad o el temerario cálculo político pueden considerar sus bravuconadas de esa forma. Hay que repetirlo: el antaurismo encarna un peligroso planteamiento que incuba el odio y los conflictos extremos y proviolentos. No se conforma con el factor “clasista” de lucha de clases marxista, además cruza destornillado vía el factor “etnocultural” hacia la lucha de razas, en un país tan mezclado racialmente como el Perú. Ello es letal. Sazonando e incitando los instintos sociales básicos para la polarización política, aparece además la xenofobia como arma política y electoral, amenazando por ejemplo, con fusilar a los venezolanos, que cual plaga de langostas arribaron al Perú desde los tiempos de Kuczysnki quien les abrió las puertas de par en par, los cuales - hay que reconocer - se han convertido en un grave problema de seguridad ciudadana, ya que ‘gracias’ a ellos se ha multiplicado la delincuencia en las calles a niveles nunca vistos, pero de allí a fusilarlos en masa como propone Antauro, es algo absurdo. No han sido menores los efectos que estas disparatadas narrativas han tenido dentro de la famosa conflictividad social en los últimos veinte años (aparte de las que se montaron contra el “modelo económico” y la Constitución que lo contiene). En esencia eso es el etnocacerismo peruano con su mezcla anacrónica de nacionalismo étnico y de una impuesta colectivización absoluta de las decisiones y de los resultados en todos los ámbitos. El totalitarismo y la violencia gradual y “popular”. No se trata así de simple radicalismo, sino de un extremismo puro y duro. De cierta forma los efectos de este tipo de proyectos de poder que se pretende implantar en el Perú han afectado a su vecino del sur. “Chile se salvó de caer en una turbia dinámica de desarticulación social e institucional que pudo haber conducido a una confrontación devastadora”, ha resaltado con razón el analista político chileno Sergio Muñoz Riveros de El Mercurio, a propósito del importante rechazo ciudadano el pasado 4 de septiembre al afán refundacional de la extrema izquierda vía una “nueva” Constitución producto del griterío populista y el vandalismo terrorista. Si en el Perú, a punta de insistencia, prospera ese discurso dosificado además por el compás de la violencia, el país irá de una pretendida y falsa “refundación” constituyente a hundirse en el abismo aún más de lo que ya está. A todo ello, hay que agregar que ese criminal no se ha arrepentido en ningún momento de la muerte de cuatro policías que el ocasiono durante su asonada del 2005, y con el mayor desparpajo afirma: “Nos sentimos muy orgullosos de lo que hicimos en Andahuaylas” lo cual a todas luces constituye una apología al delito por lo que merece ser denunciado y volver a la cárcel del cual nunca debió haber salido vivo como Abimael. Asimismo, amenaza una y otra vez al Congreso con asaltarlo violentamente “con miles de sus reservistas” si se aprueba el proyecto de ley impulsado por el congresista Carlos Anderson que impediría su postulación en el 2026. La propuesta que busca modificar la Ley Orgánica de Elecciones e incorporar el impedimento de postulación a la presidencia y vicepresidencia a los sentenciados por el delito de homicidio. Además, se suscribe que también aplicaría para las personas que hayan sido rehabilitadas. Ahí entraría a tallar el caso de Antauro, quien como podéis suponer se encuentra desesperado ante esa posibilidad: “He convocado a una gran marcha nacional y patriótica para conminar a los parlamentarios a ‘derogar esa ley antinacional’ que bloquearía mis intenciones de llegar al Ejecutivo” ladro rabiosamente en uno de sus recientes mítines a una masa ignorante y resentida en el interior del país. “Hago la [convocaría] a todos los reservistas, licenciados de las Fuerzas Armadas del Perú, a aunarse a una gran marcha hacia Lima, de ser necesario para cerrar el Congreso y conminarlos a derogar esa ley antinacional, de impedir la presidencia de la República a un representante de ustedes. Porque yo solamente soy un átomo encima de la gran ola del pueblo peruano que se quiere emanciparse desde hace 500 años, en un nuevo Pachacutec. Yo solo soy una molécula de todos ustedes. Ustedes son yo, y yo ustedes”, dijo Humala en su insania. No cabe duda alguna que a este anormal la droga le ha fundido el cerebro, pero no por ello deja de ser peligroso ya que en su lastimosa condición de enfermo terminal nada tiene que perder y es capaz de cometer otra de sus locuras para intentar salirse con la suya. Si alguien no lo detiene antes de un disparo, días terribles le esperan al Perú :(

martes, 27 de septiembre de 2022

CRÓNICAS DEL HORROR: Compromiso de sangre

El totalitarismo no es novedad en la historia de la humanidad. Lo define con exactitud el filósofo inglés Thomas Hobbes (1588- 1679) en su obra “Leviatán”, donde describe magistralmente un Estado dentro del cual la vida individual está incorporada casi por completo. La voluntad del individuo se concentra en el soberano que gobierna al monstruo colectivo por derecho divino. Eso precisamente se repitió en la banda terrorista marxista- leninista-maoísta-mariateguista Sendero Luminoso creada por el genocida Abimael Guzmán Reynoso, que como detallamos en capítulos anteriores, en la práctica, era quien disponía de la vida de sus seguidores, en su mayoría jóvenes universitarios, campesinos e ilusos obreros que cayeron en las redes del siniestro “pensamiento Gonzalo”. Aquellos que se enrolaron en las huestes asesinas de Sendero sellaron un compromiso de sangre similar al gansteril código “Omerta” que imponía la mafia siciliana en la década de 1920 a sus integrantes, quienes antes de delatar a los miembros y “capos” de la criminal organización se vieron muchas veces obligados a asesinar a sus propios familiares o entregar sus vidas. Los terroristas de Sendero consagraban su existencia al “Partido” desde el instante que eran captados por las satánicas prédicas y promesas de Guzmán y los miembros de su cúpula, según reveló en marzo de 1992 Jairo Ramírez el primer arrepentido que fue acogido por el Servicio de Inteligencia del Ejército (SIE). Este sujeto proporcionó valiosa información que hizo posible la desactivación de numerosas “células” senderistas que operaban en los valles del Ene, Apurímac, Mantaro y alturas de Huancavelica y Apurímac. “Los errores se pagaban con la muerte. Yo deserté porque no cumplí con dar muerte a un juez que se dirigía a Ucayali y al cual por orden directa de Abimael Guzmán debía liquidar cuando se detuviese a almorzar en el camino. No lo hice porque al acercarme al tambo donde se encontraba comiendo me encontré con un amigo de la infancia al que no veía hacía muchos años desde que salimos de la escuela. El destino hizo que nos reencontrásemos, él era policía y estaba encargado de la seguridad del magistrado y yo un sicario de Sendero, confesó el arrepentido al coronel EP (r) Alberto Pinto Cárdenas, entonces jefe del SIE y a su equipo de analistas. “Me acerqué, lo abracé y le dije que era senderista y que tenía el encargo de asesinar al juez. Sorprendido escucho mis palabras sin abrir la boca. Le pedí que siguieran su camino, ya que no podía asesinar a mi primer amigo de la infancia. Así le salvé la vida, pero quien manejaba la moto en la que llegué al lugar donde debía cumplir el encargo del “presidente Gonzalo” me delató y fui encerrado en una choza a la espera de ser sometido a un juicio popular”, contó. Indicó que como a lo largo de su trayectoria de más de cinco años había aniquilado con éxito a más de treinta opositores a Sendero, la cúpula demoró en decidir mi suerte. Al cabo de casi un mes, una joven con la que convivía lo liberó y logró escapar. Jairo se presentó una madrugada en el cuartel de los “sinchis” en Mazamari y se autodelató como “combatiente del Ejército Guerrillero Popular”. Inicialmente fue objeto de burla por parte del personal policial de dicha unidad especializada. Nadie concebía racional que un sedicioso se entregase tan fácilmente, pero cuando ofreció información y evidencias de pertenecer a la horda genocida fue traído a Lima e internado en el SIE. Ello dio lugar a una fuerte discusión entre el coronel EP (r) Pinto Cárdenas y el ex comandante general del Ejército Nicolás Hermoza Ríos. Este último sostenía que se trataba de un peligroso elemento que ponía en riesgo las instalaciones del Pentagonito. Jairo Ramírez fue evaluado por estrategas del SIE, conducido al desaparecido Servicio de Inteligencia Nacional (SIN) donde Vladimiro Montesinos y su equipo de analistas estudiaron su perfil psicológico y luego volvió al Cuartel General del Ejército. A las pocas semanas se le permitió que se reencontrase con sus padres y hermanos en un hotel de Miraflores y regresó a las instalaciones del SIE convirtiéndose en uno de los mejores informantes en la guerra antisubversiva. “Muchos temían cometer errores, sabían que sus vidas ya no les pertenecían, eran de Sendero, es decir de Abimael Guzmán, el ‘guía supremo” con quien nadie se atrevía a discutir. El ‘presidente Gonzalo’ actuaba como un soberano de la época medioeval”, señaló Jairo. Sin lugar a dudas, las palabras de Guzmán eran ley y miles siguieron sin replicar sus órdenes hasta la muerte. “La sangre nos fortalece y si es el baño que nos han hecho las fuerzas reaccionarias, la sangre está corriendo, no nos hace daño, por el contrario nos fortalece”, afirmaba el sátrapa. Posteriores revelaciones de senderistas arrepentidos pusieron al descubierto que muchas veces asesinaron a sus familiares antes que desacatar las consignas de los cabecillas. Tenían que salvarse, sus vidas ya no les pertenecían, según fuentes del SIE. Sin embargo, el “pensamiento Gonzalo”, con toda la capacidad dialéctica que puede contener, no consiguió superar los avatares de la guerra causados por la precariedad de los medios bélicos con que contaba el autodenominado “Ejército Guerrillero Popular” y sobre todo por la equivoca preparación de los vándalos que lo integraban ya que se trataban simplemente una gavilla de asesinos fanatizados y enviados como carne de cañón para enfrentar a las FF.AA. por lo que no tenían ninguna posibilidad de salir airosos , a criterio de diversos estrategas militares. Ello dio lugar a que en más de una ocasión surgieran discrepancias en torno a la actitud “filosófica” de Guzmán como conductor militar, originándose sangrientas purgas y numerosas deserciones. Senderistas arrepentidos revelaron posteriormente a analistas del SIE que la extrema crueldad con que se actuó por orden del “presidente Gonzalo” generó el rechazo de un sector de combatientes que fueron eliminados a los pocos días luego de que los jerarcas de Sendero advirtieran: “están con el Partido o contra el Partido”. Narraron que la barbarie que desataron, especialmente en agravio de miles de humildes campesinos, creó temor e inseguridad entre los propios seguidores de Abimael Guzmán. Así, cuando en una ocasión fracasó el asalto al centro penitenciario de Jaén (Cajamarca), donde se hallaban recluidos elementos de un pelotón subversivo formado por Osmán Morote Barrionuevo (a) “Nicolás” y asimismo, cuando abortó la liberación de unos terroristas internados en el Hospital Nacional de Huamanga, Abimael Guzmán puso en la mira a quienes había asignado a ejecutar dichas acciones delictivas. Como si fuera un emperador romano, no titubeó en bajarle el dedo a quienes dirigían el “Comité Regional de Cajamarca” y luego al de Ayacucho, respectivamente. Todos fueron acusados de complotar contra la dirección del “Partido” y fundamentalmente contra el “presidente Gonzalo”. Como consecuencia, se produjo una purga de cabecillas que afectó a la totalidad de la organización terrorista. Luego de dos meses se reorganizaron ambos comités bajo las directivas y planteamientos de Osmán Morote Barrionuevo y Margot Liendo, que se concretaron en la “Conferencia Nacional” de marzo de 1986. Se denominaba así a reuniones periódicas convocadas por el “Comité Central” para dar solución a problemas de relativa importancia que no podían ser solucionados por los “Comités Regionales”. Esos cónclaves a los que asistían Abimael Guzmán y su cúpula criminal se dieron en diciembre de 1979, junio de 1982, septiembre de 1983 y octubre de 1986. Llegó un momento en que solo Guzmán, emulando las normas impuestas en la etapa virreinal por los españoles, podía autorizar a sus seguidores entablar una relación de pareja. Todos, incluso los cabecillas y miembros de su cúpula estaban obligados a pedir su autorización y consentimiento. A tal extremo llegó su tiranía que obligó a los campesinos casados y convivientes a someterse a un ritual que denominó “procedimiento para la celebración de matrimonios ante el Partido”. El citado ceremonial era oficiado por el “mando” senderista de la zona vestido con un poncho en el que destacaban la hoz y el martillo bordados con hilo rojo. La unión conforme a las leyes del “Nuevo Estado” se iniciaba cuando el representante del “presidente Gonzalo” daba lectura a un manuscrito que a la letra señalaba: “los aquí presentes estamos reunidos para celebrar la ceremonia de matrimonio de (….) ante el Partido” A continuación daba lectura a reflexiones señaladas en la obra “Escritos Económicos” de Karl Marx y Friedrich Engels (1884) , cuyas teorías encubren una pasión por la justicia y hermandad que tiene sus raíces en los profetas hebreos. Habitualmente a los contrayentes se les leía: “Marx nos enseñó la relación entre un hombre y una mujer es más directa y estrictamente humana, constituye una relación social, Cuando quienes contraen esa relación son comunistas o revolucionarios esa unión debe coadyuvar a la brega que ambos realizan por la revolución”. Y añadía; “hoy que vivimos en el III Momento de la sociedad peruana contemporánea y que nuestro pueblo se levanta en armas bajo la dirección del Partido Comunista Peruano que transforma la sociedad a través de la guerra popular del campo a la ciudad los camaradas (…) han decidido contraer matrimonio para que su unión sirva al desarrollo de nuestra revolución. En nombre del nuevo Estado que representa la nueva sociedad y ante los testigos camaradas (…) los declaro marido y mujer para que se apoyen, ayuden y asistan y sirvan más a la revolución”. De esta manera, se comprometían de por vida tanto a Abimael como al “Partido”. A ese grado llego su fanatismo criminal. Ahora llegaba el tiempo de pasar a la acción. (Próximo capítulo: Ayacucho, tierra de los muertos) :(

sábado, 24 de septiembre de 2022

PERÚ: El abismo insondable

Nadie puede negar que la crisis política en el que se debate actualmente el país andino sea de larga data, pero lo que hoy se ve demuestra que se ha llegado a niveles de putrefacción nunca antes visto y que lamentablemente parece no tener fin. Durante el período del auge económico de los primeros 15 años del siglo XXI, no se la negó, pero se prefirió pensar que podían ir por cuerdas separadas. Craso error, ya que el resultado electoral del 2016, que dejó en minoría al Ejecutivo frente a un Congreso que no le dio tregua, marcó un nuevo momento de deterioro, al parecer irreversible. Cuatro presidentes y dos congresos en un corto periodo de tiempo lo resumen muy bien. Aun así, nadie podía suponer que se llegaría a los extremos en los que el filosenderista Pedro Castillo ha colocado al país: (des)gobierno total, improvisación extrema, clientelismo político, mediocridad en su máxima expresión y corrupción generalizada a todo nivel se quedan cortos para describir el dantesco escenario que los peruanos viven a diario. Hay que reconocer sin embargo, que esta crisis no se inicio con Castillo y probablemente no vaya a terminar con su ignominiosa caída. Pero sus 14 meses que lleva en el poder gracias al fraude, ha llevado al Perú a abismos antes inimaginados. ¿Cómo se sale de un hoyo tan profundo en el que sigue hundiéndose cada día que pasa? Una visión comparativa indica que, en algunos lugares, una refundación constitucional abrió un camino (Colombia en 1991, por ejemplo). Nada más lejano de la realidad peruana, donde la demanda para cambiar la Carta Magna proviene exclusivamente de una izquierda parasita y radical, que no es precisamente para construir nuevos consensos sino por el contrario ahondar más las diferencias, producto de su odio y resentimiento. A ello debemos agregar que no existen los votos suficientes en el Congreso para vacar a Castillo (cabecilla de la organización delincuencial La Chota Nostra, calificada así acertadamente por la Fiscalía de la Nación, que le ha abierto hasta el momento seis investigaciones) y todos los intentos por llenar de gente las calles demandándolo han sido un rotundo fracaso. Una característica particular y especial de la crisis peruana es que se da solo en las alturas del poder y no por indiferencia de la gente, la que tiene una opinión muy mayoritaria a favor de que esto termine ya, pero que lamentablemente no se movilizan para manifestarlo. Así, mientras no haya multitudes exigiéndolo, la disputa va a ser solo en las alturas del poder. Habría que descartar también opciones golpistas que propician desde el régimen el propio Castillo y sus secuaces. A los que quieren una salida autoritaria cerrando el Congreso para instaurar su “república popular de nueva democracia”, tendría que recordárseles que la realidad es radicalmente diferente de cuando sucedió el autogolpe de Kenyo Fujimori en 1992, cuando tenía a las FF.AA. de su lado, cosa que el actual usurpador del cargo no lo tiene. No es necesario explicar las razones de ello, pero habría que tener una mente muy alucinada para imaginar la escena del general Williams Zapata siendo sacado a la fuerza de la presidencia del Congreso por un oficial del Ejército. Otra situación es la que los militares se decidan de una vez por todas en sacar a patadas a Castillo de Palacio, tal como hicieron con Belaúnde en 1968, pero es la última opción y al que se va llegar si la situación continúa deteriorándose aun más de lo que ya está. De momento se sabe que están a la espera de los acontecimientos para actuar si es que el Congreso no hace el papel que le corresponde. En resumen, todo depende de lo que ocurra precisamente en el Legislativo, donde por estos días la Comisión de Constitución presidida por el diputado Hernando Guerra - de Fuerza Popular - debate dos iniciativas parlamentarias que proponen agilizar la declaración de la vacancia presidencial, rebajando de 87 a 78 el número de votos necesarios para destituir a ese oscuro individuo o ampliando en el reglamento las causales para suspender de sus funciones a ese incapaz. Cualquier avance de estos proyectos parlamentarios incidirá en el futuro de Castillo, quien ya superó dos solicitudes de vacancia pero lo acecha una tercera. En cuanto a la opción de adelantar las elecciones generales, previas reformas políticas con las que se podría abrir (subrayo el condicional) una etapa mejor en la política peruana, parece en principio la mejor alternativa. Pero es ingenuo pensar que se va a convencer a un Congreso elegido para cinco años de que se inmole y renuncien voluntariamente a unos privilegios que nunca antes habían tenido, para solucionar una crisis a la que ellos han contribuido, pero cuya responsabilidad central recae en el propio Castillo. Quienes prefieren esa opción, no debieran cerrarse a que “es eso o nada”. Esa sería una complicidad involuntaria con ese impresentable sujeto de limitado lenguaje y nula inteligencia, que busca la manera de eternizarse en el poder a como dé lugar, para evitar terminar en la cárcel por corrupto y por ladrón. Si el Perú fuera un laboratorio que permitiese explorar con todo el tiempo del mundo la fórmula perfecta y los peruanos fueran ratones cuya vida no importa a nadie, se podría esperar indefinidamente. Así las cosas, la opción que podría ser viable es la vacancia por incapacidad moral; existen motivos más que suficientes por todos conocidos, pero que no se puede lograr hasta ahora debido a la cantidad de “infiltrados” en las bancadas del Congreso que le hacen el juego al régimen, impidiendo que ese deseo de millones de peruanos salga adelante. Pero la realidad se mueve rápidamente. Pese a la grosera obstaculización de la justicia por parte del régimen, la fiscalía acumula evidencias cada día que comprometen seriamente a Castillo y su banda delincuencial, por lo que seguramente en las próximas semanas se conocerán nuevas y más graves revelaciones. Los 94 votos logrados para censurar a Geiner Alvarado por estar sindicado como parte de la organización criminal que dirige personalmente el propio Castillo, son un indicador de que puede haber cambios. Algunos se pueden dar cuenta de lo peligroso de seguir jugándosela por ese sujeto y todo lo que representa. Ha trascendido que ciertos congresistas que antes lo “blindaban” con sus votos, ahora tienen una posición distinta y han dejado entrever que apoyaran un nuevo pedido de vacancia. Falta saber si se podrá alcanzar el número suficiente para lograrlo, con mayor razón si se logra reducir la cantidad de votos necesaria gracias a los proyectos de ley descritos líneas arriba. Pero no podemos olvidar que los que no van a cambiar son los filosenderistas de Perú Libre (de Vladimir Cerrón), la Bancada Magisterial (los Fenatep) y Perú Democrático (de Guillermo Bermejo) acusados todos ellos de tener estrechos vínculos con el narcoterrorismo. A ellos podemos agregar a la ‘terruca’ Verónika Mendoza (de JPP o mejor dicho, Juntos por el Empleo) quien para mayor ignominia, apoya a un sujeto acusado de abuso sexual por su propio hijo como candidato a la alcaldía de Lima, quien por cierto, ya exhibe todos los “meritos” para ser ministro de Castillo. Ellos comparten el tener un acceso enorme a los beneficios del poder y se aferran a ello, porque es algo que nunca volverían a conseguir en sus tristes y patéticas vidas, por lo cual van a hacer todo lo posible - incluso una asonada terrorista de la mano del adicto a la marihuana Antauro Humala - para seguir viviendo a costa del Estado cual garrapatas que son. Pero cuando llegue la hora final de este oprobioso régimen, serán los primeros en ser liquidados para evitar que el monstruo del comunismo vuelva a levantar su horrible cabeza. No habrá piedad para estos miserables, ya que lo que están haciendo con el país no tiene perdón. A que ya están advertidos :)

martes, 20 de septiembre de 2022

CASTILLO DE CHANCAY: Un viaje a la imaginación

Al borde de un rocoso acantilado frente al Océano Pacifico en la ciudad de Chancay, provincia de Huaral (ubicado al norte de Lima), se encuentra una peculiar edificación “medieval” del cual se afirma que fue mandado a construir por Amanda Consuelo Amat y León (bisnieta del virrey Manuel de Amat y Juniet), en honor a su esposo Rómulo Boggio, en 1924 y duro aproximadamente 10 años. Su origen imaginativo se debe a las influencias que Consuelo recibió durante su estancia en Europa. La muerte de su esposo en 1924 fue lo que hizo que se decidiera levantar el castillo. En homenaje a él lo construyó al borde del acantilado, de manera que al ver al mar podía recordarlo. La obra tenía como objetivo ser un hogar donde ella pudiera vivir con toda su familia, pero no logro verla concluida, ya que falleció antes que ello ocurriera. Inicialmente, contaba con 250 habitaciones, tenía cuatro niveles y lo conformaban terrazas, torreones, miradores, escalinatas y pasadizos orientados hacia el mar. Era entonces conocido como el Castillo de la familia Boggio. Tras permanecer abandonado por casi tres décadas, Juan Barreto Boggio, nieto de Consuelo, tomó a su cargo la remodelación del castillo, de acuerdo a los planos ideados por su abuela y procurando conservar su estilo “medieval” mezclando sin embargo estilos de diferentes épocas, lo que dio como resultado un parque temático, que sería su denominación correcta. Son 15.000 m² de extensión, que alberga jardines, terrazas, un museo y pasadizos subterráneos. Ya por entonces era conocido como el Castillo de Chancay, en torno al cual corrían las más variadas leyendas. Basta detenerse en la entrada que da a la calle Primero de Mayo para daros cuenta de que el recorrido lo llevará por diferentes continentes y etapas de la historia. En un momento estará admirando “los puentes colgantes de Babilonia” y a los pocos minutos, podrá tomarse un selfie en “un castillo maya”. Tal vez quiera darse una idea de cómo era el “Templo de Ramsés”, acercarse al “Foro Romano”, animarse a visitar la “Fontana de Trevi” o llegar a “Camelot”, la fortaleza y reino del legendario rey Arturo. Luego de tomarse fotos de este primer recorrido, podrá subir al segundo nivel para visitar la zona de museos. Podrá llegar a la Sala de Caza, una impresionante colección de animales de diferentes zonas geográficas. La mayoría han sido disecados, y unos pocos son una simulación. Caminará entre leones, rinocerontes, jirafas, gorilas y más. Luego, puede darse el gusto de conocer parte de la historia local en el Museo de la Cultura Chancay. Contiene más de 2,000 ejemplares de cerámicos y momias muy bien conservadas. Y es que este museo ha sido declarado Recurso Turístico del Perú, en junio del 2002. Y si quiere conocer los muebles y enseres de inicios del siglo pasado, acceda al museo familiar del castillo. Una cuna de bebé o una caja registradora de la época lo hará recordar los años maravillosos y, a los pequeños, los pondrá a pensar cómo funcionaban esos objetos. Satisfecho de haber recorrido parte de la historia y diversos escenarios, ahora tiene la oportunidad de convertirse en un Sir o caballero. Coja un disfraz, una espada y que se dispare la cámara. Tal vez quiera reírse de usted mismo. La sala de los espejos es la voz. Diez espejos lo convertirán en el más alto, más flaco, más bajo o el más guapo. O si desea vaya al Castillo del Terror. Serán largos minutos de terrorífica experiencia en realidad virtual. Asimismo, si quiere ser testigo del mismo lugar donde se hundió la goleta chilena Covadonga durante la Guerra del Pacífico, entonces acomódese en la réplica de este buque ubicado en la zona del castillo que da a la playa. Actualmente es uno de los más importantes atractivos turísticos de Chancay, que os invita a conocerla :)

sábado, 17 de septiembre de 2022

PERÚ: Un fracaso mas, si importa

Como sabéis, el pasado 12 de septiembre, día de los Defensores de la Democracia en el país andino, tenía este año un especial significado al conmemorarse los 30 años de la captura del genocida Abimael Guzmán, cabecilla del grupo terrorista Sendero Luminoso que baño de sangre al Perú, quien condenado por sus monstruosos crímenes a Cadena Perpetua en 1992, murió en la cárcel el año pasado, cuyos herederos con Pedro Castillo a la cabeza - gracias al fraude - actualmente usurpan el poder. Pero a la permanente crisis política en el que se debate el Perú, se superpuso un acontecimiento coyuntural, pero también de gran importancia: la elección de un nuevo presidente del Congreso. En Palacio de Gobierno, horas antes de ambos eventos, Castillo, en un acto público acompañado solamente del cuestionado congresista Guillermo Bermejo (con conocidos lazos con el narcoterrorismo) y del impresentable primer ministro Aníbal Torres, se reunió con líderes de comunidades indígenas ashánincas. Parecía que para ellos se venía un día de festejos; al fin y al cabo, los tres habían planificado la crisis. Cabe precisar que el audio de César Acuña que terminó con la censura de Lady Camones no es para enorgullecer a nadie. Una conversación privada de un grupo partidario que da cuenta de algo tan cuestionable como frecuente en la política: el poder adquirido se usa de mala manera para tratar de obtener más poder. Pero de allí a censurar a la presidenta del Congreso, que no había hecho nada en el sentido de lo que se le pedía, había mucho trecho y permitió lo que se parecía era una victoria política importante para el mencionado trío delincuencial. ¿Fue una “infiltrada” de APP quien grabó la conversación? Obviamente esa es la sensación que se tiene y por ello la responsable de haberlo filtrado - quien sospechosamente se reunió previamente con Castillo antes que se diera a conocer el audio - fue expulsada de su partido, pero el daño ya estaba hecho. Aunque hay quienes piensan en una teoría bastante más siniestra. La tecnología para que la grabación pueda haber sido realizada por terceros sobra. Y el hecho de abusar del poder y utilizar métodos vedados para saber lo que piensa el adversario no se detuvo con Montesinos y ha tenido a más de un imitador. ¿Castillo y sus secuaces podrían haber recurrido a métodos similares? No sería de extrañar esa posibilidad, más aun cuando estamos ante un oscuro individuo como Castillo - alias ‘prosor’ - acusado por la Fiscalía de la Nación de liderar una organización criminal denominada La Chota Nostra y que actúa en función de lograr la impunidad de sus múltiples delitos, que terminen por llevarlo a Challapalca, El Frontón o mejor aún, a ocupar la celda en la Base Naval que en vida fue utilizada por su idolatrado líder Abimael Guzmán. Se trata de un miserable de la más baja estofa, quien por obtener algo de popularidad, fue capaz de llevar a decenas de niños a Palacio, presentándolos como “enfermos de cáncer” - cuando no lo eran - y anunciando, enorme cheque en mano, más de S/4.000 millones “para ayudarlos” pero nada de ello ocurrió. Fue una inhumana burla para los que sufren el horror de tener a sus niños viviendo ese drama. Por ello hay quienes están convencidos que si ese analfabeto fue capaz de esa bajeza, también podría haber grabado subrepticiamente el audio que provoco la caída de Camones. Pero más allá de este ejercicio teórico, es más que evidente que este se había grabado para favorecer al régimen y le sacaron todo el jugo posible. Obsérvese, si no, la secuencia de los hechos. Revelado por Epicentro (un portal "alternativo"), ese mismo día Bermejo, que bien podría estar aconsejándolo para que se deje “de pelotudeces democráticas”, planteo la urgencia ética de que “toda la directiva renuncie por el audio”. Al día siguiente, el domingo, compitiendo con los programas políticos, el Gabinete Ministerial se presento en pleno “exigiendo” la renuncia de Camones. Ojo, no fueron las bancadas oficialistas, en un asunto que, en todo caso, era congresal. Y al día siguiente, con apoyo de parte de una adormecida oposición, ella es censurada. La historia bien pudo terminar con el nombramiento del acciopopulista Aragón, con amplio apoyo de ‘los Niños’ de su partido, traidores vendidos al régimen. Pero Vladimir Cerrón ordenó a sus 16 fieles votar en abstención (una decisión que encierra varios mensajes y ninguno halagüeño para Castillo); ello, sumado al apoyo de algunas bancadas menores en segunda vuelta, permitió al general José Williams - con bastante más peso en la sociedad que sus predecesoras y parte del bloque más duro de la oposición - una holgada victoria. Una razón adicional para que Castillo se sienta muy incómodo con Williams es que este promovió la ley que le da dos años de permanencia al comandante general de la PNP, cargo que, por cosas del destino, ha caído en un oficial de excelente trayectoria que podría hacerle mucho bien a su institución… y varios dolores de cabeza al usurpador y su banda delincuencial. Por cierto, el mismo 12 de septiembre, el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas - enviándole una señal de advertencia al régimen - condecoraba al teniente general PNP Vera Llerena, sacado de muy mala manera del cargo por Castillo hace pocas semanas. Ahí no acaban las desdichas para este vil sujeto. Al mediodía, Castillo llegó a la ceremonia donde homenajeaban a los miembros del GEIN, a los mismos que, rompiendo la tradición de los últimos años, les impidió desfilar el 29 de julio. La gran mayoría de ellos apenas lo vieron llegar, se retiraron en abierto desplante, exigiendo a gritos su renuncia. Pero en horas de la noche, el coronel Harvey Colchado experimentó un nuevo episodio de la venganza de Castillo, por haber allanado Palacio de Gobierno, para capturar a la delincuente de su cuñada, que se había refugiado allí. Es así como el cuestionado director de Inteligencia de la Digimin, Luis Sánchez Lira, decide (por ordenes de ya saben quién) sacarlo de la División de Búsquedas. La movida aborta cuando sale la fiscal Marita Barreto describiendo lo hecho como un grave atentado a las investigaciones y una decisión arbitraria y obstruccionista del ministro. Huerta, que parece haber cobrado consciencia sobre lo precario de su situación, decide recular y tratar de salvar su ya maltratado pellejo. Fue una derrota clamorosa para el oficialismo en todo sentido. Cabe advertir por ultimo que la fracasada remoción de Colchado y su inmediata reposición no puede quedar solo como “que aquí no paso nada” por lo que merece ser investigado y sancionado ejemplarmente. Aquí lo que ha ocurrido es que el régimen se ha visto forzado a retroceder al ver que la condena generalizada de los ciudadanos, del equipo especial de fiscales encargado de las pesquisas contra los familiares y allegados del usurpador del cargo, y de instituciones como la Defensoría del Pueblo era prácticamente unánime, además de las consecuencias legales para los implicados en esa burda maniobra obstruccionista de la justicia. Por lo que, lejos de calmar las aguas, lo ocurrido con el coronel Colchado debería más bien encender todas las alarmas, en la medida en que es una advertencia de hasta dónde está dispuesto a llegar Castillo con tal de proteger a sus secuaces y a el mismo ante el avance de las investigaciones fiscales, que ya se encuentran en su recta final, por lo que están dispuestos a echar mano de todos los recursos - sin importar su legalidad - que puedan hasta verlo caer. En ese sentido, sería un error que el Congreso interprete los sucesos de los últimos dos días solo como un desliz del Mininter. Aquí no ha habido mandos policiales tomando decisiones sin consultar con el ministro del sector, Willy Huerta, ni a espaldas del Ejecutivo como del oficialismo quieren hacer creer. Aquí lo que ha habido es un uso abusivo del poder y un evidente acto de perturbación de la acción de la justicia que, cuando menos, debería servir para que la representación nacional censure de inmediato al ministro Huerta. No se puede pasar página ante una acción flagrantemente obstruccionista con tanta facilidad. Y si el régimen cree que sí, es deber del Congreso hacerle saber lo contrario :)

martes, 13 de septiembre de 2022

LA “PRENSA ALTERNATIVA” EN EL PERÚ: De algo tienen que comer...

“Miserables”, “arrastrados”, “lamebotas”, “asalariados”, “ganapanes”... son algunos de los adjetivos con los que son calificados unánimemente en las redes sociales aquellos medios clandestinos de desinformación y propaganda surgidos de la noche a la mañana, caracterizados todos ellos por estar al servicio del régimen filosenderista de Pedro Castillo, tratando inútilmente de ocultar sus miserias. Es la llamada prensa basura (propia de otras épocas de infausta recordación en el país andino), solo que ahora se presenta con otro nombre, autodenominándose “alternativa” (?). Como sabéis, ese oscuro individuo junto al viejo senil de Aníbal Torres han instaurado una nueva modalidad para evadir las preguntas que no quieren escuchar - cuando se les cuestiona sus múltiples delitos por los cuales tarde o temprano terminaran en la cárcel - con unos personajes que se hacen llamar “prensa alternativa”. Estos pobres diablos se estrenaron el pasado 4 de septiembre, cuando ingresaron a Palacio en medio de una conferencia de prensa, Ese domingo, la PCM anunció, de manera repentina, que Torres y su gabinete darían declaraciones en el Salón Pizarro de Palacio de Gobierno “para informar sobre aspectos de interés nacional” donde se refirieron como era de esperar, sobre los audios de César Acuña y la defenestrada Lady Camones. Además de los medios acreditados y reconocidos, a la conferencia asistieron ciertos sujetos que nadie conocía y decían ser de la “prensa alternativa”. Todos ellos fueron colocados al lado izquierdo del salón. Luego de las palabras de Torres, se inició la ronda de preguntas. Ahí apareció Shirley Basilio, coordinadora de No al Golpe, quien despotricó contra los medios de comunicación presentes. Sin embargo, esta no portaba credencial ni equipo periodístico. Antes de su patética intervención, Basilio solo habló con una sujeta - que tampoco portaba fotocheck - y con una integrante del equipo de prensa de Palacio. Luego de soltar su veneno, previamente aprendido, la susodicha se retiró inmediatamente del salón con la mujer que la acompañaba y con un efectivo de seguridad, sin escuchar las respuestas de quienes agravio. Otro de esos esperpénticos elementos, llamado Jefferson Atencio también estuvo del lado izquierdo en el Salón Pizarro. Él entrevistó al Torres el 8 de julio a través de la página de Facebook Rimac Llaqta. Su postura oficialista fue la misma que la de Shirley Basilio. Se ha llegado a saber además que este coordinó su pregunta con Marco Torres, hijo de Aníbal Torres, según una fotografía que mostró el programa Beto a saber de WillaxTV. Otro personaje deleznable fue Freddy Ramos, quien en el 2021 hizo ridículas vigilias junto con las rondas campesinas frente al Jurado Nacional de Elecciones para exigir que proclamen a Castillo ganador de la contienda electoral. Ramos ingresó a la sede presidencial como representante de una fantasmal “Red Nacional de Prensa de Provincia” y a los que el régimen destina millones de soles en “publicidad estatal”. Asimismo, el 26 de agosto, Castillo aceptó una entrevista con la página de Facebook Ágora Popular de la Plaza San Martín. En el diálogo que duró poco más de 28 minutos, nunca se abordaron las graves denuncias que viene investigando la Fiscalía y que alcanzan a su familia de ladrones. “¿Qué es lo que más extraña de su vida antes de que fuera presidente?” fue una de las interrogantes de quien lo ‘entrevistaba’. “Extraño estar en el campo, extraño estar libre”, respondió alegremente el cabecilla de la organización delincuencial La Chota Nostra, tal como fue calificado acertadamente por la Fiscalía de la Nación. “Los verdaderos medios alternativos difunden las demandas sociales que no atendidas por el Estado. No están alineados con el gobierno y son oposición o fiscalizadores del poder de turno”, señaló Rubén Cano, exsecretario de comunicaciones de la PCM durante dos gestiones. “Pero estos no son medios alternativos, ni siquiera es periodismo. Solo hacen propaganda, sirviendo de caja de resonancia del régimen a cambio de unas monedas”, expresó. “El rol de todo medio siempre va a ser fiscalizar de manera legítima. No un ataque sin sustento, sino documentado para que el Estado funcione a beneficio de la ciudadanía. Esta autodenominada ‘prensa alternativa’ no hace periodismo ni nada que se le parezca”, agregó. Cabe precisar ante todo que la verdadera prensa alternativa no es nueva, pero se ha multiplicado gracias al Internet y las redes sociales. Pedro Córdova, docente de Comunicaciones de la USIL, indicó que siempre hubo espacios alternativos, como radios comunitarias que todavía funcionan en muchos lugares del país. Apuntó que los grupos que asistieron a la conferencia en Palacio se aprovechan de la polarización y pretenden dar una imagen de “imparcialidad” sin conseguirlo. “Con la actitud del régimen quieren hacer creer que estos llamados ‘medios alternativos’ son inocuos, carecen de intereses, pero no necesariamente es así”, aseveró. Por su parte, el historiador Emilio Candela, autor del libro Prensa, conspiraciones y elecciones, anotó que “siembre hubo conflictos” entre los gobiernos y los medios de comunicación. “Siempre hubo intentos de los regímenes autoritarios para controlar la información que se difunde”, manifestó. Detalló que los dictadores de turno buscaron generar una “prensa alternativa” para distraer de los temas más urgentes, como son denuncias de corrupción. “Es un medio que más funciona como un distractivo de la población”, aclaró. Al respecto, Manuel A. Odría, Óscar R. Benavides, Juan Velasco Alvarado y Kenyo Fujimori son algunos ejemplos del mal uso de poder para torcer la prensa a su favor. “En el caso de Velasco quería una ‘prensa popular’. Ellos lo controlaban todo tras confiscar los medios de comunicación y colocar a directores que seguían la línea de la dictadura, por lo que no existía una prensa crítica. Quienes se atrevían a hacerlo, terminaban en la cárcel o exiliados del país”, afirmó. En tanto, Pedro Córdova señalo que existe una intención en los medios de comunicación masivos para mejorar la información que ofrecen a la ciudadanía. “Ahora se ven más notas con fact checking, importante para verificar los datos y acabar con bulos que hay en redes sociales”, expresó. Se espera que en los próximos días, los nuevos “voceros periodísticos” de Palacio aparezcan en otras actividades oficiales de Castillo y Torres. De una cosa estamos seguros, cuando llegue la hora final de ese oprobioso régimen, esos medios “alternativos” y quienes los dirigen volverán al lugar de donde han salido, la basura ¿A qué no? :)
Creative Commons License
Esta obra está bajo una Licencia de Creative Commons.