TV EN VIVO

sábado, 14 de enero de 2017

ODEBRECHT: Todo se pudre en el Perú

En estos días en que se habla de la implicación de ex presidentes peruanos -incluido el actual Pedro Pablo Kuczynski quien como ministro de Toledo estuvo al tanto de la operación - en la red de corrupción de la constructora Odebrecht (el mayor escándalo político en años y que involucra a varios gobiernos de América Latina) es por lo demás sospechoso el silencio por parte de los medios de comunicación para no referirse a los socios peruanos de la empresa brasileña y que son tan culpables como ellos en los graves delitos cometidos. Al respecto, hace un tiempo atrás, César Hildebrandt escribió un articulo sobre los profundos lazos existentes entre Odebrecht y la constructora peruana Graña y Montero, accionista mayoritario del Grupo El Comercio (que edita varias publicaciones y además es propietario de América TV y Canal N), un tema que vuelve a cobrar gran actualidad y es por ese motivo que he decidido reproducirlo, entrecomillado claro está ¿vale?: “En los negocios tener socios estratégicos lo es casi todo. Eso lo sabía muy bien Marcelo Odebrecht, dueño de la constructora brasileña Odebrecht, cuando, en el 2005, decidió dar el gran salto al mercado peruano interesado en hacerse con la adjudicación de la construcción de la carretera Interoceánica. Por eso, a la hora de elegir a sus anfitriones, puso en la mira a los más poderosos: "JJC Contratistas Generales S A", "Graña y Montero" e "Ingenieros Civiles y Contratistas Generales S A (ICCG-SA)". Hoy Odebrecht es investigada por haber pagado coimas para hacerse con los contratos. Sin embargo, nada se ha dicho del papel que sus socios nacionales jugaron en la ilegal adjudicación. JJC Contratistas Generales tiene como accionista mayoritaria a la familia Camet, cuyo patriarca, Jorge Camet Dickmann, fue ministro de Economía de Kenyo Fujimori entre 1993 y 1997. Camet murió en octubre del 2013 y desde entonces, es su hijo, Fernando Camet Piccone, quien dirige la compañía. El Grupo Castillo Petit es el principal accionista de la constructora ICCGSA que tiene como actual presidente a Fernando Castillo Dibós. Y en el caso de Graña y Montero, la constructora más grande, está presidida por José Grana Miró Quesada, a su vez accionista importante del Grupo El Comercio. Este trío empresarial forma parte, desde hace más de una década, del top five de las constructoras más importantes del país y, coincidencias o no, sus nombres han sido cuidadosamente omitidos en la avalancha mediática por las irregularidades en la Interoceánica y el escándalo Odebrecht. Fue en junio del 2005 cuando la historia de la Interoceánica comenzó a escribirse con pluma brasileña y tinta peruana. El 23 de ese mes Pro inversión entregó la construcción de los tramos 2 (Urcos-Puente Inambari), 3 (Puente Inambari-Iñapari) y 4 (Azángaro-Puente Inambari) de la vía al consorcio Conirsa, nacido de la junta de Odebrecht, experto en matrimonios internacionales, y las peruanas Graña y Montero, J JC e ICCGSA. La licitación se adjudicó por $ 231 millones el tramo 2 y 294 millones de dólares el tramo 3. El 4 quedó en manos de un consorcio 100% brasileño, integrado por Camargo Correa, Andrade Gutiérrez y Queiroz Galvao que, como Odebrecht, también están involucradas en el escándalo de las coimas. Pero fueron las adendas que se anexaron al contrato las que hicieron que el asunto comenzara a oler feo. Según un informe de Ositrán de marzo del 2015, el presupuesto del Tramo 2 se ha incrementado en 207%, alcanzando un costo de US$ 653 millones. Mientras que el Tramo 3 aumentó en 105% llegando a costar 602 millones de dólares. Jugosísimos aumentos del presupuesto que no sólo han beneficiado a los extranjeros sino también a sus socios peruanos. Pocos meses después de hacerse con la concesión de la Interoceánica, Graña y Montero volvió a arrimarse a Odebrecht y a Andrade Gutiérrez para engendrar y parir un nuevo consorcio: IIRSA Norte, al que se le adjudicó la vía que une Paita con Yurimaguas. Una carretera de 955 Kilómetros de pista que les fue entregada por 25 años a cambio de comprometerse a invertir 550 millones de dólares. Como en los negocios no hay amistad sino rentabilidad, Graña y Montero y Odebrecht, luego de esta concesión, apartaron a Andrade Gutiérrez de los nuevos negocios que estaban porvenir. Y en marzo del 2010, juntos, Marcelo Odebrecht y José Graña, volvieron a crear un consorcio ganador: Línea 1 Metro de Lima (67% brasileño y 33% peruano). Ofertaron 519 millones de dólares en el concurso de licitación y se metieron la obra al bolsillo. No se quedaron conformes y también fueron por el tramo 2, La obra, que comprende el tramo avenida Grau-San Juan de Lurigancho, también la ganaron con una adjudicación de 900 millones de dólares. A Alan García las fotos de la inauguración de estas obras inconclusas le sirvieron para despedirse de su paso por Palacio en el 2011. El 26 de junio el fiscal Hamilton Castro, de la Fiscalía Anticorrupción, anunciaba que se había abierto una investigación a la concesión de la Interoceánica. Siete días más tarde, el Contralor informaba, sin pizca de vergüenza, que la Contraloría tenía encajonados cinco informes de auditorías desde el año 2006, en los que "se revela una serie de irregularidades en la adjudicación de la buena pro en la concesión de IIRSA Norte". Y añade: "En relación a la Interoceánica sur, tramo III, la Contraloría identificó problemas constructivos en los puentes Chiporongo y Chaquimayo así como la colocación de pavimentos en espesores menores a lo ofertado en la concesión y la presencia generalizada de fisuras en pavimento, entre otros problemas". La omisión de funciones de Fuad Khouri, escondiendo estos informes, les ha servido a estas empresas para seguir contratando con el Estado impunemente. Al dúo Odebrecht-Graña y Montero también les fue bien en la era Humala. De hecho, volvieron a concebir un nuevo hijo: Río Santo (74% brasileño y 26% peruano) y se hicieron de la tercera etapa del proyecto de irrigación Chavimochic, a finales del 2013. La oferta de cofinanciamiento fue de 373 millones de dólares. La construcción estaba previsto entregarse en 2019. La alianza Graña y Montero y Odebrecht se resquebrajó en marzo del año pasado, cuando iban a ir por un premio bastante grande: la Línea 2 del Metro de Lima, Para ello conformaron el Consorcio Metro de Lima Línea 2, donde, entre las observaciones a la licitación, pidieron a Pro inversión la postergación de la buena pro. Pro inversión no aceptó las sugerencias, dejando fuera de juego a los socios peruano-brasileños. El millonario contrato quedó en manos del Consorcio Nuevo Metro de Lima, integrado por empresas españolas e italianas, que propusieron un costo de 3,695'064,879 dólares. Según fuentes del rubro, esa derrota no gustó a los brasileños, que culparon del fracaso a sus socios peruanos de Graña y Montero. "Cuando una empresa peruana y una extranjera van en consorcio, la compañía nacional siempre es la encargada del tema legal y del lobby. La extranjera se encarga de traer el dinero", dice una fuente especializada en licitaciones. El enfriamiento de los negocios de Odebrecht con Graña y Montero se hizo público en la siguiente licitación: el Gasoducto Sur Peruano. Por esta puja, que tuvo lugar en junio del 2014, Odebrecht prefirió correr con nuevo socio, la española Enagás. Ofertaron US$ 7,192 millones. La licitación ganada también fue duramente cuestionada. Cuando el programa Cuarto Poder emitió por esos días un reportaje señalando todas las obras ganadas por Odebrecht ‘que deberían estar bajo la lupa’, como era de esperar, en ningún momento mencionó a Graña y Montero, accionista por extensión de América TV” puntualiza la nota. Desde entonces, han pasado más de dos años de la denuncia y la justicia continua sin hacer nada ni mucho menos ha emprendido acciones contra ese grupo empresarial que está implicado como Odebrecht en los mismos casos de corrupción, cuyas irregularidades en ejecuciones de obras públicas generaron un perjuicio económico de 283 millones de dólares al Estado peruano entre 1998 y 2015, según informo esta semana la Contraloría General de la República ¿A que está esperando para actuar? :(

jueves, 12 de enero de 2017

¿NO DESEARIAS TENERLOS?: Los personajes de Sing en la Cajita Feliz de McDonalds

Una gran noticia llega para todos los amantes de “Sing ¡Ven y Canta!” el último estreno de Universal Studios. Y res que desde el 5 de enero, McDonald’s incluye en su Cajita Feliz una colección de 10 juguetes inspirados en los personajes de esta divertida película, los cuales reproducen frases emblemáticas y canciones originales. Se trata de la primera película animada inspirada en los reality musicales, y protagonizada por Buster Moon, un koala que es propietario de un teatro al borde de la quiebra. Para recaudar dinero, tiene la gran idea de crear un concurso de canto. Durante las audiciones, varios animales sorprenderán con su talento en el escenario, creando divertidas situaciones que harán reír a grandes y chicos. La colección está compuesta por Buster Moon y sus amigos Gunter, Ash, Meena, Rosita, Johnny, Mike, Señorita Crawly, Eddie y The Q-Teez. Además, los fanáticos de esta divertida película podrán enterarse de más novedades que llegan con McDonald’s a través de las redes sociales con los hashtag #CajitaFeliz y #SingVenYCanta. Como sabéis, McDonald’s brinda en su Cajita Feliz una alimentación nutritiva, que cumple con los estándares de la Organización Mundial de la Salud, incluyendo productos como agua, jugo natural sin azúcar agregada, fruta fresca, postre lácteo, hamburguesa con queso y porción de papas; ofreciendo también diversión, música e innovación con estos nuevos juguetes :)

martes, 10 de enero de 2017

¿PERÚ RUMBO AL MUNDIAL 2026?: Soñar no cuesta nada

En lo que puede considerarse como un exabrupto que atenta contra el espectáculo, la cuestionadísima FIFA - con varios de sus principales directivos en la cárcel por estar involucrados en sonados casos de corrupción - ha decidido esta semana en Zurich de manera apresurada ampliar a 48 el número de selecciones que participarán en la Copa del Mundo 2026, una ‘genial’ idea que defiende su presidente Gianni Infantino, quien como sabéis, llego inesperadamente al cargo tras el escándalo que origino la renuncia del prontuariado Joseph Blatter, al conocerse que tanto el como otros dirigentes de la FIFA fueron sobornados para adjudicar a Qatar el Mundial del 2022. Para hacer realidad ese torneo de 48 selecciones - que muchos ya consideran que será un completo fracaso - Infantino apuesta por un sistema de competición que consta de 16 grupos de tres equipos. Así, las dos mejores selecciones de cada grupo avanzarán a dieciseisavos y, desde ahí hasta la final, eliminatorias. En total, se jugarán 80 partidos. Las modificaciones no acaban ahí. Las tres primeras eliminatorias, en caso de acabar en empate, se resolverán en lanzamientos de penaltis. Las prórrogas quedan reservadas para la semifinal y la final. El torneo comprende 12 estadios y 32 días de competición. De esta manera la Copa del Mundo aumentaría sus ingresos netos hasta los 3.950 millones de euros, en vez de los 3.345 millones de euros que se estiman para el Mundial de Rusia 2018, según las proyecciones realizadas en diversos estudios, aumentando los gastos en unos 300 millones de euros. Los ingresos de los derechos de televisión crecerían en 480 millones de euros y los del marketing en 350 millones de euros, aportando a este nuevo Mundial unos 600 millones más de ingresos. Este es el verdadero motivo por el cual amplia el número de participantes, cargándose el mejor invento del fútbol, convirtiendo al Mundial en una ONG para los países mas débiles que sueñan con llegar algún día a esa competición. El caso no es que jueguen cuantos más equipos mejor, el punto es que estén los mejores de cada continente, no cualquiera, pero a la FIFA ello no parece importarle ya que solo busca la pasta de los patrocinadores. De esta manera, insignificantes países que futbolísticamente no son nada (como Uzbekistán, Somalia, Burkina Faso, Haití o Perú por ejemplo) van a tener su ‘oportunidad’ para asistir a un Mundial … a hacer el ridículo. ¿Se imaginan la cantidad de goles que recibirían por partido? ¿Habrá emoción alguna al ver un Senegal-Madagascar, un Vietnam-Bhután o tal vez un Gibraltar-Islas Feroe? ‘Vibrantes’ encuentros si que no van a ser. A que es otra estafa de la FIFA y todo para seguir llenándose los bolsillos. Menuda panda de ladrones (En cuanto a Perú, que no se hagan ilusiones por más que amplíen las plazas de Sudamérica para un Mundial que recién en mayo del 2020 se sabrá donde se realizará  - aunque se piensa que le tocara el turno a China -  ya que ni así clasificaran) :)

WEATHER BUG

Creative Commons License
Esta obra está bajo una Licencia de Creative Commons.