TV EN VIVO

miércoles, 24 de abril de 2013

A VER SI NOS VAMOS ENTENDIENDO: ¿Quien les ha hecho creer a Toledo y Vargas Llosa que eran “garantes” del gobierno?

Venga ya, la semana ha comenzado alterada por una tenaz campaña mediática orquestada por la derecha a través de la prensa basura como consecuencia del viaje de Ollanta Humala a Caracas el pasado viernes para participar en la toma de posesión de Nicolás Maduro como Presidente Constitucional de Venezuela. Rabiosa y fuera de si, esos sectores retrógrados y cavernarios intentaron por todos los modos posibles de frustrar su viaje – por instrucciones de la embajada estadounidense en Lima – ya que el candidato de sus presencias fue el gran derrotado en unas elecciones inobjetables, quien desesperado por ello, salio al frente para denunciar irresponsablemente los comicios realizados en su país como un “fraude”, cuando ello no es cierto ni por asomo. Es por eso que fue patético ver desde entonces en todos los canales de televisión a las mismas caras viejas, feas y desgastadas - llámense Alan García, Keiko Fujimori, Lourdes Flores y Martha Chávez, entre otros engendros - pasear por todos los programas con la misma cantaleta atacando al gobierno venezolano, inmiscuyéndose groseramente en los asuntos internos de otro país. Lo risible de todo, es que esta menuda panda de indeseables pretendan presentarse nada menos que como “paladines de la democracia”(?) cuando por todos es sabido que son responsables de los mayores delitos cometidos en la historia reciente en el Perú : Crímenes abominables como la matanzas de los Penales, Bagua y La Cantuta, Hiperinflación descocada y saqueo generalizado, de las Arcas Publicas cuando estuvieron en el gobierno, copartícipes del Autogolpe de Estado de 1992 junto a un despreciable genocida - quien posteriormente fue condenado a 25 años de prisión por Crímenes de Lesa Humanidad - confabulación con el narcotráfico para financiar sus campañas electorales y cuyos capos condenados a largos años de prisión, pagaban al contado para salir en libertad, vía indultos firmados por quien se cargaba la pasta, etc. Estos miserables de demócratas no tienen nada y harían mejor en responder por sus delitos ante la justicia. Por otro lado, tenemos a los autodenominados “garantes” del gobierno como Vargas Llosa y Toledo - vaya uno a saber quien les ha hecho creer ello - quienes sin rubor alguno se unieron a ese coro interesado fustigando al gobierno por su posición soberana en relación a su apoyo incondicional a Venezuela., acusando el primero de los nombrados al señor Humala por su actitud “cómplice” debido el espaldarazo de UNASUR dado en Lima al presidente electo venezolano y acudir de inmediato a su investidura en Caracas, mientras que Toledo afirmo que no debió hacerlo porque con ello “legitimo” al señor Maduro, a quien la derecha apátrida no le perdona el haber ganado las elecciones. Es por ello acertada la posición del gobierno al afirmar que ambos no son garantes de nada porque el gobierno no necesita de garante alguno y ellos no tienen nada que garantizar, más cuando no viven en el Perú. Es más, el primero es un renegado quien abjuro de su nacionalidad peruana y “adoptó” la española (aun cuando para un verdadero español - como quien escribe esta nota - Varguitas siempre será un sudaca) mientras que Toledo no tiene ninguna autoridad moral para cuestionar nada, ya que por todos son conocidos los escándalos sexuales en los que estuvo involucrado cuando fue gobierno. Es más, el cholo queda peor parado, ya que ¿como puede criticar y aun amenazar con “ interpelar y censurar” al canciller Rafael Roncagliolo cuando fue su bancada quien apoyo con sus votos en el Congreso la autorización para el viaje de Humala a Venezuela, mas aun cuando en días previos sus voceros insistían que votarían en contra? Sin embargo, afirmo que a pesar de todo “no piensa romper su alianza con el gobierno por el peligro que supone que este busque aliarse con el fujimorismo en el Congreso, el cual a cambio de indultar a Fujimori, apoyaría la candidatura de Nadine Heredia en el 2016” Vamos, dichas afiebradas afirmaciones lo habrá hecho acompañado de una botella, porque nadie en su sano juicio se aliaría con la mafia homicida. Es algo absurdo desde todo punto de vista. Antes se clausura el Congreso y se acabó. Si Toledo y Vargas Llosa quieren irse, tienen las puertas abiertas para ello, y mejor vayan haciéndolo ya mismo antes que se les eche de una merecida patada en el culo, ya que si por no se han enterado, este es el comienzo de la Gran Transformación :)

martes, 23 de abril de 2013

SAN LUIS: 60 años de historia e innovación

San Luís cumple 60 años en el mercado peruano y lanza su campaña “60 AÑOS EN 60 SEGUNDOS” en la cual repasa toda su historia en tan breve lapso de tiempo. Como sabéis, el agua mineral San Luis es un agua con tradición en el Perú. Convertido en un sinónimo de pureza, se suele servir en los restaurantes, bares, discotecas, etc. De hecho, quizás por el éxito que tiene es por lo que cuesta más cara que otras Viene en 2 presentaciones: agua gasificada y agua sin gas. La etiqueta del agua con gas es azul con blanco y la que no contiene gas es celeste con blanco. Cuenta con 2 premios de calidad que son ISO 9001 e ISO 14001.El Agua San Luis es bastante fresca, que te deja un buen paladar y no un cierto sabor (cosa que ocurre con otras aguas).Haciendo un poco de historia, San Luis nació en 1953 cuando la compañía Embotelladora El Pacifico (CEPSA) lanzó el agua de mesa San Luis, una de las pioneras en el mercado. En 1970 hace la primera innovación lanzando al mercado los bidones de vidrio los cuales impresionan en las oficinas y restaurantes. En 1984.se inicia la producción de bidones de plástico con la más alta tecnología de la región. Esta modernidad hizo que la producción sea más eficiente, logrando embotellar 22000 bidones al día y masificando el agua embotellada. En 1988 la marca innova nuevamente y lanza San Luis sabor Limón. Un primer intento de acercarse a las aguas saborizadas y una forma de manifestar la constante búsqueda por satisfacer las necesidades de los consumidores; En 1993 celebra sus 40 años con una edición de colección y una nueva planta de envasado de botellones; En 1995 obtiene el liderazgo en el mercado de las aguas, posición que mantiene hasta la actualidad. En 1997. CEPSA embotelladora de Pepsi, vende la marca San Luís a embotelladora Latinoamericana S.A. (ELSA), embotelladora de Coca-Cola. En el 2004. Corporacion Lindley adquiere las acciones de ELSA y como embotellador oficial de The Coca-Cola Company, la marca San Luis pasa a formar parte del portafolio de bebidas de la compañía. Desde entonces, San Luis se propone a acompañar a los peruanos brindándoles la propuesta más completa dentro del mundo de las aguas. En el 2011.- San Luis continúa innovando y lanza al mercado los siguientes empaques: 350 ml en elegante botella de vidrio; Un novedoso envase de 1 Lt. Personal con tapa deportiva; Un bidón de 7Lt en botella con práctica asa y un bidón de 20Lt en caja. Estos empaques consolidaron el liderazgo de la marca, volviéndose emblemáticos para la categoría. Hoy con 60 años de existencia, no encontró mejor forma de celebrarlo lanzando una nueva presentación que simboliza su preocupación y compromiso por el cuidado del medio ambiente. San Luis, eso que te mueve desde hace 60 años :)

domingo, 21 de abril de 2013

LA OLLA REVOLUCIONARIA: ¿Un símbolo de protesta o un arma letal del terrorismo?

Venga ya, este cacharro parece que no sabe cual es su lugar -la cocina- y se inmiscuye en asuntos que no son de su competencia. En el Perú por ejemplo, desde los tiempos de la Independencia era utilizado para conspirar contra el poder español al ser usado por los insurgentes en trasladar mensajes comprometedores en el doble fondo que tenían, según cuenta Ricardo Palma en sus Tradiciones Peruanas. A finales del pasado siglo durante la oprobiosa dictadura fujimorista, hizo su reaparición triunfal en el Congreso donde el despreciable genocida Kenyo Fujimori – posteriormente condenado a 25 años de prisión por Crímenes de Lesa Humanidad – pretendía dar su discurso anual del 28 de julio, cuando una congresista del opositor partido Perú Posible, Anel Townsend coloco sorpresivamente una olla en el estrado del dictador, quien desconcertado trato de no hacerle caso y siguió con lo suyo, aunque evidentemente la olla se convirtió en la protagonista de la jornada de quien todos hablaban, y según me contaron dicho acontecimiento fue televisado en cadena nacional, para mayor bochorno del sátrapa. En el 2006 reapareció durante la campaña electoral de Ollanta Humala como símbolo del partido por el cual postulaba a la presidencia, el cual era una olla de barro pintada con los colores de la bandera peruana. Sin embargo, no solo en el Perú ha sido utilizado con fines políticos que no tienen nada que ver para lo que fueron creados. Hoy a vuelto a cobrar inusual protagonismo ya que es utilizado en Venezuela por sectores golpistas de la derecha retrograda y cavernaria en los llamados “cacerolazos” contra el gobierno revolucionario, el cual consiste en golpearla incesantemente con el cucharón al borde de la ventana de los edificios de Caracas. Un espectáculo verdaderamente deprimente propio de lo perdedores que son al no querer reconocer su derrota en las recientes elecciones presidenciales donde el judío Henrique Capriles fracaso en su intento de llegar al Palacio de Miraflores a pesar de los millones de dólares que gasto y que deberá pagar a sus “financistas” sin saber como. De allí su desesperación de no poder echar mano de los millones de dólares del Erario Público. Menudo ladrón el impresentable este. ¿A que se debe su uso? Se dice que una olla vacía representa los tiempos malos y exhibida en público es una manera de llamar la atención con el objetivo de que les den una solución a sus problemas de toda índole. Asimismo, ha sido utilizado recientemente en Boston por rebeldes chechenos (en su versión de olla a presión de procedencia española, marca Fagor, la cual ilustra nuestra nota) para detonar bombas en su interior, que causaron numerosas victimas durante un espectáculo deportivo realizado en dicha ciudad estadounidense, demostrando que un inofensivo utensilio de cocina utilizado para acelerar el tiempo de cocción de los alimentos, puede convertirse en un arma letal de movimientos integristas,algo que ya ocurre en países del Medio Oriente como Iraq, Afganistán, Pakistán o la India. Como podéis ver, las ollas hace mucho que han dejado el papel para el cual han sido fabricadas, convirtiéndose en actores políticos de primer orden. Quien lo iba a imaginar :)
Se ha producido un error en este gadget.
Creative Commons License
Esta obra está bajo una Licencia de Creative Commons.