TV EN VIVO

sábado, 5 de marzo de 2011

NO TIENE VERGUENZA: Toledo, un Gobierno "Jhonnie Walker"

Lo que haga este folklórico candidato no debe sorprender a nadie. Resulta que el consumo de bebidas alcohólicas durante el gobierno de Alejandro Toledo ha sido materia de comentarios, chismes y anécdotas en los últimos años, pero muy pocas veces se ha tratado el tema con cifras concretas. En esta oportunidad, podemos enterarnos de los gastos innecesarios realizados por este indígena con dinero de la Arcas Públicas dando la sensación de frivolidad en la administración del país, especialmente por la compra de buenos lotes de un fino licor. Esta información se desprende de órdenes de compras y facturas a las que accedió este diario. Palacio de Gobierno adquirió para el Despacho Presidencial 1,753 botellas de whisky Johnnie Walker en los 1,826 días que duró el gobierno de la chakana. A simple cálculo, estas compras fueron a razón de 350 por año, 29 por mes y casi una botella por día, y eso sin tomar en cuenta los días que el cholo estuvo fuera del país. Si bien es cierto que ya se ha informado que en el gobierno de Toledo se compró licores por más de 540 mil soles, lo que no se había detallado era cuánto de esas adquisiciones correspondía a botellas de Johnnie Walker etiqueta negra. El análisis de las facturas permite detectar que, por lo menos, en cada una de las compras de licor se incluía esta bebida.Por citar algunos ejemplos de esta información basada en documentos oficiales, en la factura del 13 de agosto de 2002 se adquirieron 120 botellas de este whisky a Bar Market EIRL, según factura #001-19917. De acuerdo con la información proporcionada, ese año fue el de mayor compra de Johnnie Walker etiqueta negra. En total fueron 615 botellas.Lo que llama la atención es que el hoy candidato presidencial señaló hace poco, en entrevista al programa Prensa libre, que solo gusta dos o tres copas de vino por semana. La pregunta cae por su peso: ¿Para quién era el whisky que compraba Palacio de Gobierno? Pero la revisión no solo ha incluido las compras de whisky. Toledo y su comitiva de arribistas no solo gustaban de los viajes al exterior sino de salir a comer a restaurantes fuera de Palacio de Gobierno y esto costó S/.417 mil. La buena vida - con dinero ajeno - implicaba no solo el trago y la comida sino también la música con la contratación de grupos folklóricos por el valor de miles de soles.. Adicionalmente, existen facturas que confirman las compras de finos perfumes para uso del entonces mandatario.Fragancias de Hugo Boss, Paco Rabanne, Pierre Cardin, entre otros, entraron en las adquisiciones palaciegas que, en ese entonces, el cholo consideró indispensables.Y pensar que en su tierra olía a queso rancio. Lo que hay que ver :(

miércoles, 2 de marzo de 2011

AMENAZA CON VOLVER: ¿Cual fue el destino del diario La Crónica?


La Crónica fue un diario editado en Lima como tabloide - siendo el primero de este género impreso en el Perú - y el único que en una época dio a la publicidad tres ediciones diarias (La Crónica, La Segunda - de corta vida - y La Tercera) Siempre estuvo ligado al poder político de turno, aunque no incidió mucho en el tratamiento de la información política - como El Comercio o La Prensa - y se orientó más a las campañas de interés popular,las noticias policiales y los deportes. Fundado por Manuel Moral y Vega con la denominación de "gran diario popular del siglo", apareció un 7 de abril de 1912, siendo su director Clemente Palma hasta el año 1929. Se constituyó por entonces en una novedad en el medio periodístico limeño, por el tratamiento que le daba a las noticias. En la década de los treinta paso a estar bajo el control de la familia Prado, que construyó un edificio en la avenida Tacna (en el centro de Lima) para acoger a la redacción, talleres y administración del periódico. No obstante tales cambios, el periódico se orientó siempre hacia la información ágil, denotando especial preferencia por las campañas de interés popular, la actividad deportiva y las ocurrencias locales. Al inicio del gobierno militar de la década de 1970, La Crónica, junto con La Tercera, fueron confiscadas al igual que las otras empresas quebradas de los Prado (como el Banco Popular) y puestas bajo el control de Editora Perú - que editaba el diario Oficial El Peruano - convirtiéndose de esa manera en el vocero oficioso del régimen, como lo demuestra la portada que ilustra la nota. Con la vuelta de la democracia en 1980 La Crónica continuó bajo control estatal, pero debido pésimo manejo al que fue sometida la empresa, produjo una caída total tanto en ventas como en lectoría. En sus últimos años, el tiraje llegó a los 2.500 ejemplares distribuidos a nivel nacional, aunque un gran porcentaje (1.000) de la edición se repartía como ejemplares de cortesía en ministerios y dependencias oficiales. Al llegar Kenyo Fujimori al poder - el mismo que años después seria condenado a 25 años de prisión por Crímenes de Lesa Humanidad - dispuso arbitrariamente el recorte del subsidio que mantenía en funcionamiento al diario, sin importarle la historia que tenia y que bien pudo reprivatizarse para salvarla, por lo que su cierre definitivo se produjo un 22 de diciembre de 1990 y su valioso archivo paso a ser resguardado por El Peruano. Tuvo una revista ilustrada llamada Variedades, la cual desde el 2 de Junio del 2006 ha vuelto a salir cada viernes junto al diario oficial. Últimamente, hubo rumores sobre el posible regreso de su hermano menor La Tercera, pero quedo solo en el intento (Actualizando la nota el 24 de febrero del 2013, solo me queda agregar que ha sido dado a conocer la compra de la cabecera de La Crónica por un ex ministro aprista, quien lo convertirá en un vocero de la campaña de Alan García para el 2016. Lo que hay que ver) :(
Se ha producido un error en este gadget.
Creative Commons License
Esta obra está bajo una Licencia de Creative Commons.