TV EN VIVO

sábado, 14 de julio de 2018

KEIKO FUJIMORI: La Señora K

Una grave denuncia dada a conocer esta semana por IDL Reporteros que involucra directamente a Keiko Fujimori (“La Señora K”) cabecilla de la banda delincuencial Fuerza Popular (“La Fuerza número uno”) que tiene el control del Congreso, revela los altísimos niveles de corrupción existentes en el Consejo Nacional de la Magistratura (CNM), el Poder Judicial y la política peruana. En efecto, los llamados ‘audios del escándalo’ dejan al descubierto su omnímodo poder en un organismo creado precisamente durante el fujimorismo para nombrar jueces y fiscales ‘de confianza’ en el Poder Judicial con el objetivo de ‘blindarles’ de todas las acusaciones que se pueden formular contra ellos, enviándolos sin mas al archivo a pesar de las múltiples pruebas para sustentarlas. Ahora podemos comprender como Keiko Fujimori y su entorno familiar, así como dirigentes de su movimiento político, involucrados en sonados casos de narcotráfico y lavado de activos - como su ‘financista’ el narcotraficante Joaquín Ramírez - se pasean muy orondos, libres como el viento sabiendo que gozan de total impunidad ya que están convencidos que nadie les va a pedir cuentas de sus múltiples delitos porque tienen quienes los ‘protegen’. Si bien es cierto que la susodicha salia rápidamente a los medios para negar cualquier vinculación con lo que se escucha en los audios ¿alguien puede creerle una sola palabra? Pero eso no es todo, ya que simultáneamente mando a sus esbirros insertados en la Fiscalía para prácticamente asaltar la sede de IDL Reporteros en su afán de apoderarse de mas pruebas comprometedoras antes de que se hagan públicas, pero fracasaron en su intento. Al respecto, debido a su interés, quisiera compartir en esta ocasión un articulo escrito por Rosa Maria Palacios, entrecomillado claro esta ¿vale?: “El dominio fujimorista en el Congreso y, por muchos momentos, en otros poderes del Estado, parecía habernos regresado a finales de los noventa. Lejos quedo la Keiko Fujimori de Harvard, la de las promesas de “desalbertizaciòn”, la de la apertura democrática. Al perder las elecciones, lo peor de un rostro que se mantuvo oculto en dos procesos electorales, salió a la luz. El fujimorismo autoritario, obstruccionista, destructivo, calmuniador emergió con una corte de nuevas figuras reclutada en los sótanos de la indecencia. Incondicionales que escupen insultos impunemente y que todo lo reducen a palabras distorsionadas como “caviar”, “terruco” o “rojete”. Gente, con antecedentes dignos de prontuario ocupa cargos públicos y se aferra a ellos con la anuencia de la lìder Fujimori. Yesenia Ponce o Hector Becerril representan el nivel académico y ético de este neofujimorismo que, además, se renueva en una versión hiper conservadora (en lo religioso y en lo militar) y mercantilista, como no fue ni la del padre. Keiko Fujimori tiene bien definidos a sus enemigos: PPK, su hermano, su padre y la prensa. De todos se ha ocupado con bastante éxito. Al primero lo saco de la presidencia (con su propia colaboración) al padre y al hermano los tiene con un pie en prisión y para la prensa ha usado un espejo del modelo Montesinista. A los empresarios no los compra, los quiebra y a los periodistas no les manda la prensa chicha, sino insultos a través de empleados de sus congresistas en redes sociales. Su siguiente asalto tenía dos escenarios. El primero, ejecutar una reforma electoral que la favorezca. El rango de opciones va desde eliminar a la competencia hasta eliminar la segunda vuelta por completo. El segundo, limpiar el Ministerio Publico y el Poder Judicial de cualquier proceso iniciado o por iniciarse. Los casos de lavado de activos por donaciones de campañas o el oscuro origen de la fortuna de Joaquín Ramírez están dentro de los asuntos a ‘desaparecer’. Keiko Fujimori ha tenido muchos aliados. Desde la prensa, muchos de sus empresarios apostaron abiertamente por ella. El zarpazo a sus finanzas - diminuto o grande - los agarró de sorpresa. Algunos, que nunca faltan y siempre yerran, creen que es cuestión de botar periodistas incómodos a cambio de recuperar la publicidad del Estado. Otros, están aprendiendo en el bolsillo lo que les dan a cambio del servilismo. Lo mismo ocurre en Confiep. Ya no es todo sonrisas como lo fue en el pasado y hoy sería difícil que Fujimori lograse levantar una ‘colaboración’ empresarial ‘para salvar la democracia’. La fuerza política que mas ha coordinado con el fujimorismo es el APRA al punto de perder agenda propia. Sus 5 votos en el Congreso serán poca cosa pero, no hay duda que Mauricio Mulder es un mejor líder de la bancada de Fuerza Popular que cualquiera de sus integrantes. Sin embargo, es en materia de contactos con el sistema de justicia donde el APRA ha sido siempre una maquinaria indestructible. No en vano la inmunidad perpetua de sus líderes y esa ayuda, para Keiko Fujimori, es invaluable. En este escenario la presidencia del improvisado Martín Vizcarra era una solución transitoria ideal. La única ventaja que tiene es que su sucesora es Mercedes Araoz a la cual Fujimori detesta y no quiere tener de Presidenta. Esto no asegura nada, pero algún tiempo de vida le presta a Vizcarra. Todo iba entonces muy bien para Keiko Fujimori hasta el sábado. Como con el primer ‘Vladivideo’ hace 18 años, a pesar del escándalo, creía que tenía un poco de aire. Sin embargo, el audio de la Señora K le ha quitado oxigeno mientras un tinglado de corrupción cae sobre su cabeza y sobre la de los apristas. Ambos grupos tienen hoy antiguas y elaboradas conexiones que les permiten a todos sacar lo que quieren del mecanismo de corrupción. Los consejeros, prebendas y arreglos judiciales; los jueces y fiscales desde ‘10 verdecitos’, su permanencia, su ascenso o hasta un viaje a la luna. Todo esta en remate. Los políticos lo saben y lo permiten porque medran del caos. Nunca son acusados, nunca son llevados a juicio, nunca pagan. Keiko no quiere ser su padre que en ese campo perdió. Quiere ser Alan García. Como suele suceder cuando hay metástasis no importa que órgano toques. Todo esta podrido. Basto una modesta investigación en el Callao buscando evidencia contra ‘Las Castañuelas de Rich Port’ - un banda del hampa chalaca - para que una sencilla fiscal, un juez de poco rango y un discreto equipo de policías se diera de narices con el más descarado tráfico de influencias, ventas de puestos y de conciencias. La escucha legal - para ira del fujimorismo y aprismo, perfectamente legal - no deja lugar a dudas. ¿Que hacer ahora? Aunque no lo quieran, aunque se resistan, el Congreso debe destituir a todo el CNM, accesitarios incluidos. No hay nada que salvar ahí. Unos por serlo, otros por parecerlo y otros por no hacer nada para evitarlo. La falta grave es para todos. Remoción inmediata de acuerdo al artículo 157 de la Constitución. En tanto se reforme el CNM y se elijan nuevos miembros todo el personal administrativo se liquida. Parte de la corrupción transita por esos pasillos paralelos. No hay nuevos concursos y la OCMA suspende magistrados en tanto no los destituya el nuevo CNM o el Congreso. ¿No lo hará el Parlamento dominado por el fujimorismo? Será el fin de Keiko. Ni con todas las trafas del mundo podrá ganar unas elecciones en que será recordada por siempre como la Señora K. Y esto es sólo el comienzo. La prensa no va a callar nada” puntualiza la nota. Vaya nuestra solidaridad con Gustavo Gorriti, Rosana Cueva y todos aquellos que valientemente dieron a conocer esta noticia que desnuda una vez mas la putrefacción total del fujimorismo y a quienes la Fiscalía Suprema de Control Interno por orden de “La Señora K” amenaza con procesarlos exigiendo que revelen sus fuentes “en un plazo no mayor a tres días”. Si bien es cierto que podemos tener algunas diferencias como es el caso de la Ley de Medios - ya que estoy convencido que el Estado no puede ni debe seguir manteniendo medios privados, destinando anualmente cientos de millones de dólares en publicidad, que bien puede hacerlo en sus propios medios a un precio razonable - eso no significa que no estemos del mismo lado a la hora de combatir a la mafia homicida. Siempre lo he hecho y siempre lo haré. De ello pueden estar seguros :)
Creative Commons License
Esta obra está bajo una Licencia de Creative Commons.