TV EN VIVO

martes, 22 de diciembre de 2015

¿COMO SE PUDO LLEGAR A ESOS EXTREMOS?: El día que se quiso “peruanizar” la Navidad

A escasos días del 24 de diciembre, que mejor momento para ocuparnos en esta oportunidad de una curiosa costumbre que quiso implantarse a la fuerza en todo el Perú, pero que fracasó en su intento. Sucede que en el Cuzco se venera desde los tiempos de la dominación española la imagen de un niño regordete, llamado “Manuelito” (una representación andina del imaginario Jesús, adaptada a las costumbres locales) el cual aparece tratando de sacar una espina que tiene clavada en el pie. Resulta que hubo una época cuando los militares de tendencia socialista que gobernaban este país, quisieron imponer esta celebración en todo el Perú, para reemplazar los símbolos “alienantes e imperialistas” que salían a relucir en estas fechas, como Santa Claus y el árbol de Navidad, considerados en ese entonces como “iconos del capitalismo” (?). En efecto, según pude averiguar, en 1972, durante el régimen militar del General Velasco Alvarado se quiso “peruanizar” las celebraciones “cristianas”, desterrando todo aquello “políticamente incorrecto” como lo llamaríamos ahora, reemplazándolo con elementos nativos. Así por ejemplo, en los Belenes (llamados “pesebres” en este país) fue eliminado el niño Jesús, sustituido por el tal “Manuelito” y al igual que Maria y José dejaron de ser caucásicos, “volviéndose” cobrizos como los indios, vistiendo desde entonces trajes típicos, mientras que el buey y las ovejas fueron “metamorfoseadas” en llamas y alpacas. En cuanto a Santa Claus fue desterrado y reemplazado por un grotesco personaje llamado “Taita Noel”- quien se hacia pasar como autóctono y revolucionario – pero que en realidad era el mismo Santa, solo que en lugar de su tradicional traje rojo usaba un poncho y llevaba un chullo en la cabeza, quien era acompañado por llamas en vez de renos, mientras que el árbol de Navidad simplemente “desapareció” por decreto. Hasta el pavo en la cena navideña era mal visto al no tener origen peruano y trataron de cambiarlo por el cuy (o conejillo de Indias). Como era de esperar, y por más esfuerzos que hicieron por imponerlo, esta arbitraria medida no prospero y pasado unos años, todo volvió a la “normalidad” por así decirlo. De toda esa parafernalia “socialista” solo sobrevivió el “Manuelito”, ello debido a que ya era venerado con anterioridad y a quien esta dedicado la festividad del “Santuranticuy” – una feria artesanal que coincide con la Navidad - el cual se prepara con seis meses de anticipación y se escenifica en la Plaza Mayor del Cuzco. Venga ya, si bien a mi lo “cristiano” ni me va ni me viene, me parece ridículo que en esos años se haya llegado a esos extremos. Si por “alienante y elemento extranjero” - según repetía el gobierno militar de ese entonces - se trato de erradicar la Navidad, bien podrían haber dejado de hablar español, vestir con taparrabos y lucir escudos y lanzas como en la época de los incas y adorar al Sol ¿no os parece? (Aprovecho el momento para desearos unas Felices Fiestas) :)
Creative Commons License
Esta obra está bajo una Licencia de Creative Commons.