TV EN VIVO

martes, 7 de febrero de 2017

LA LIMA QUE NO CONOCES: La Casa de Correos y Telégrafos

Ubicado en el centro histórico de la ciudad, a unos pasos de la Plaza Mayor, se encuentra un edificio construido en 1897 en un estilo arquitectónico francés, la Casa de Correos y Telégrafos, el cual albergaba el Museo Nacional Postal y Filatélico y mostraba exposiciones relativas al servicio postal, donde se podía encontrar objetos relacionados con la historia limeña. Situado a lo largo de la calle Conde de Superunda, su fachada contiene un reloj  custodiado por dos ángeles alados, y un león de bronce representado con su hocico abierto devorando ka correspondencia. El edificio ocupa una superficie de 6.537 metros cuadrados, en cuyo hall exhibe una carreta postal de 1837, donde se repartía la correspondencia de la época. En la parte posterior del histórico edificio, existe un pasaje cubierto con un techo de vidrio, donde se ubicaban los vendedores de postales, estampillas y monedas antiguas. Lamentablemente sin ningún respeto por su pasado, el bufón aprista Alan García Pérez lo convirtió en el 2011 en la llamada ‘Casa de la Gastronomía’, cuando muy bien podría haber destinado otro lugar mas adecuado para esa actividad y no precisamente este museo, cuyas piezas fueron desalojadas, terminando en la bóveda de un banco, Pero ¿Qué se podía esperar de ese indeseable ladrón, involucrado en el sonado Caso Odebrecht, donde es acusado de haber recibido varios millones de dólares en sobornos de esa empresa brasileña para favorecerla en la construcción de grandes obras públicas a sobrecosto, perjudicando gravemente los intereses del Estado peruano? Volviendo a lo nuestro, es indignante por ello que se haya cambiado el uso original para el cual fue construido el edificio. Se trata a no dudarlo de un atentado contra la historia, porque se despojó al museo de correos y filatelia de un espacio natural, apropiado para su funcionamiento. Lo peor de todo es que el siguiente gobierno no hizo el menor gesto para reparar tamaña injusticia – por mas que le sugirió en mas de una ocasión - y hoy seguimos con lo mismo. Para tratar de disimular el desastre, el Ministerio de Cultura ha reacondicionado un pequeño espacio para exhibir periódicamente pequeñas muestras filatélicas de su colección original. No cabe duda que el  cambio de uso haya afectado el edificio porque, sus ambientes tenían características que sólo servían para un propósito determinado y ha sido transformado para convertirse en un simple espacio de cocina. Menuda vergüenza :(
Se ha producido un error en este gadget.
Creative Commons License
Esta obra está bajo una Licencia de Creative Commons.