TV EN VIVO

martes, 21 de febrero de 2017

EL CRISTO DEL PACIFICO: Un símbolo de la corrupción que debe ser demolido

Se trata de una horrible estructura de acrílico - una de las tantas variedades del plástico - que se levanta en Chorrillos y que fue un ‘regalo’ de Odebrecht a Alan García como ‘agradecimiento’ por haberlos favorecido en la entrega de la concesión de multimillonarios proyectos de obras públicas (por los cuales el bufón aprista recibió también suculentos sobornos de varios millones de dólares). Ubicado en el Morro Solar, esta monstruosa estatua, que es una burda imitación del que se encuentra en Río de Janeiro, nació en medio de la polémica al final de su desastroso gobierno en el 2011, ya que muchos rechazaron que le levantara en aquel deprimente lugar en medio de chabolas y basurales, porque consideraron y con justa razón, que era otra muestra de la megalomanía aprista. Han pasado varios años desde su inauguración y ‘el Cristo del Gordovago’ como fue rebautizado por sus adversarios, languidece pintarrajeada en su base, sucia y abandonada a su suerte en aquel polvoriento lugar, que no se parece en nada a lo que prometieron que se convertiría cuando lo erigieron allí. En efecto, con 37 metros de altura e instalado en una ridícula ceremonia el 11 de Junio del 2011, el recinto que la acoge luce hoy descuidado y maltratado. Todos los trámites para instalar tamaña monstruosidad apenas demoraron un mes, ya que estaba a cargo la Presidencia del Consejo de Ministros ante el ministerio de Cultura. Así, en solo un día, casi en secreto, se gestionaron 11 trámites administrativos. No se realizó ningún tipo de consulta legal, cultural, arquitectónica o urbanística ni de ninguna otra índole, generando duros cuestionamientos en las autoridades edilicias de entonces. El gerente de la municipalidad de Chorrillos, Celso Becerra, sostiene que se trató, sencillamente, de una imposición. La estructura fue traída desde Brasil en un carguero de ese país y fue diseñada por el artista Tatti Moreno. Detrás de esta gestión estuvo una asociación constituida por la empresa Odebrecht en febrero del 2011, expresamente para hacer realidad lo que se denominó: Patronato del Cristo Del Pacifico y cuyo representante era nada menos que Jorge Barata. Alan García figuraba en la escritura pública como promotor. Odebrecht donó 833 mil dólares y García donó 25 mil. Odebrecht tuvo en esos 5 años, más de 3 mil millones de dólares en obras, aún no se sabía que la constructora brasileña pagó al menos 29 millones de dólares en sobornos a Alejandro Toledo, Pedro Pablo Kuczynski y Alan García. Según la constitución del referido Patronato, este tenía la misión de “poner en valor la zona costera de Lima”, para lo cual “apoyarán el levantamiento de un eje turístico en la zona histórica del Morro Solar”. Sin embargo, han pasado seis años, y el Cristo del Pacífico y sus alrededores parecen reflejar la pésima reputación que hoy ostenta Odebrecht, su principal donante, involucrado en un caso de corrupción continental. Bancas tiradas en el piso, suciedad, mugre por todos lados y con la delincuencia que campea a sus anchas en el lugar, hacen que la visita a lo que se suponía iba a ser un ‘atractivo turístico’ sea a todas luces, peligroso. El famoso patronato se liquidó al año de su formación y dejó encargado su mantenimiento al municipio de Chorrillos, que tiene que destinar parte de su propio presupuesto para pagar los casi 600 soles mensuales que genera el juego de 26 luces de colores que la estatua ostenta por las noches, tratando de disimular la miseria que lo rodea. Es por ese motivo que ante el excesivo gato que generaría remodelar el lugar y el escándalo originado precisamente por Odebrecht quien ‘donó’ la obra, cada vez mas voces la consideran como un símbolo de la corrupción y exigen su demolición inmediata (¿con el panzón de Alan García encadenado a su base?). Veremos en que termina este enredo :)

WEATHER BUG

Creative Commons License
Esta obra está bajo una Licencia de Creative Commons.